Lametones de Amor

Una llamada a la incorrección en agradables tonos pastel

Página 2 de 47

Palancas

Escalofriante documentoEstos días ando francamente jodido, y no ya por el resfriado que lleva insinuándoseme casi una semana, sino más bien por un incidente estúpido que me aconteció hace dos días. Veréis, no soy yo una de esas personas que ponen gran empeño en morderse las uñas en ese extraño ritual diario de autofagia parcial, principalmente porque yo amo y mimo mis uñas e intento mantenerlas siempre con una redondez perfecta y una superficie pulida e impoluta. Aunque es cierto que una vez, hace bastante tiempo, tuve una temporada en la que empecé a morderme las uñas de la manera más estúpida: me acuerdo perfectamente de aquel día que descubrí en clase de naturales (8º de E.G.B.) que al hacerme la manicura casera me había olvidado de igualar la uña del dedo anular de la mano izquierda con sus compañeras de mano. Tal era (y es) mi obsesión en guardar la simetría dentro de mis manos que me mordisquee aquella oveja negra, aquel hijo descarriado, hasta que la igualé toscamente al resto. Y debí encontrar un cierto placer en ello, una perversa desviación de mi amor hacia mis protogarras queratinosas, a las que no dudaba en limar y cortar pero también castigar con el furor de mis mordiscos, como si éstos fuesen abrasivos besos paternales. Así que continué royéndome las uñas con cierta periodicidad hasta que llegó un día en que pudo comprender que esta relación de amor odio sólo podía llevarme a la autodesctrucción. Y así, de la noche a la mañana, dejé tajantemente de morderme las uñas.
Pero perdonad, que me voy por los cerros de Úbeda, sin embargo lo que quería contaros hoy tiene relación con las uñas. El otro día, por culpa de unos calcetines gordotes y unos zapatos relativamente nuevos, se me clavo en la carne la uña del dedo gordo del pie derecho… creo que en el castellano más granado este desgraciado suceso se llama “uñero”. Una cosa muy desafortunada y terriblemente dolorosa, al llegar a casa me quité el calzado y comprobé como uña y piel se confundían bajo una gruesa capa de sangre coagulada; empero, lo que me agurdaba tras una higienización somera con agua jabonosa no era más agradable a la vista: la dura esquina queratinosa de mi uña se clavaba varios milímetros en el dedo y mi preciado humor carmesí se había filtrado debajo de la primera por capilaridad. Algo grotesco de ver y peor de sentir, pero hice de tripas corazón y estiré hasta sentir que se aliviaba el dolor.

Pensé que ahí acababa todo, que el tiempo sanaría la sangrante herida, pero obviamente me equivocaba. Nada más meterme en la cama y sentir el roce de las sábanas una punzada de dolor laceró mi pierna de abajo a arriba, como si unas mini-hienas hambrientas me estuviesen arrancando el dedo a dentelladas. Intenté ponerme en mil posturas, pero era imposible: al más mínimo roce de cualquier superficie, por etérea que fuese, con mi herida uña sentía un indescriptible tormento que no me dejó conciliar el sueño hasta las tres y media de la noche. Fue entonces cuando volví a armarme de valor y de inconsciencia para arreglar el problema; rocié de cloretilo (cloroetano, por si a alguien le interesa) la zona afectada y, aprovechando el adormecimiento de las terminaciones nerviosas que acompaña a esta aplicación, levanté la uña haciendo palanca con una lima de ídems para eliminar progresivamente toda arista que sobresaliese de la curva imaginaria de mi dedo.
Ya os avisaré cuando vuelva a tener todas mis uñas, es un tema que me preocupa.

“En la selva hay que cuidar de los pies (Teniente Dan)”, y también en la urbana, añado yo.

Analgesia emocional infantil

sstreet.jpgHola hola gentes de internet, llega de nuevo uno de esos artículos de Lametones de Amor que ya nadie lee; es decir, los que tienen letra. Hoy tenemos que hacer de defensores de una causa cultural en favor de las futuras generaciones, si es que llega a haberlas, porque aunque seamos partidarios de la extinción voluntaria y pacífica de la humanidad esto no implica el sacrificio de los retoños aún por desarrollar como personas adultas y de verdad. Además, a modo de terapia, intentaremos ser lo más sintéticos posible… a ver si se nos pasa la enfermedad de la divagación.
La cuestión que nos ocupa y preocupa es la calificación del DVD de la popularísima serie Barrio Sésamo como material para adultos. Así es, ya sabemos que habrán leido la noticia en su periódico de referencia, pero no por ello se van a salvar de nuestra necia reflexión ni del enlace de rigor. Esta calificación no está hecha a la ligera, es más, se veía venir. A saber:

  • Niñas casquivanas que van a tomar vaso-leche-con-galletas a casa de desconocidos hombres adultos.
  • Monstruos de peluche azul. El azul no es un color natural para el pelaje.
  • Monstruos de peluche azul que comían frenéticamente galletas (de forma simulada) y se comportaban a menudo de manera compulsiva y estúpida.
  • Monstruos de peluche azul bulímicos. Triqui siempre fue nuestro favorito.
  • Relaciones xenosexuales entre cerdos y ranas.
  • Vampiros. Los vampiros son aberraciones sobrenaturales del orden divino y no son buen ejemplo, aunque le enseñen a uno a contar y reirse mucho.
  • Peluches con síndrome de Diógenes en diversos grados.
  • Peluches mariquitas ambiguos que compartían no sólo piso, no sólo habitación, no sólo DUCHA, sino también jabón.
  • Peluches esquizofrénicos y paranoides graves, con tendencias suicidas.
  • Escenas de surrealismo puro y duro, como la de la maquina del millón o el “maná-maná” que todos ustedes se habrán chupado en el Youtube unas cuantas veces.

Realmente, todos estos comportamientos son intolerables y sólo un gobierno que conduzca a su pueblo a la anarquía y a la concupiscencia pecaminosa (como el de Zapatero) permitiría que los protohombres y protomujeres sufriesen el azote de tan obscenas escenas. Por fortuna un país civilizado como los U.S.A. ha extirpado el cáncer de la imaginación y han hecho que Triqui sólo pueda comer zanahorias.
Penúltima consideración. Si estos episodios son material para adultos, ¿se los comprarán jóvenes de la generación del grunge para videarlos en sus poderosos equipos digitales, cómodos en la burguesa posición desahogada del adulto comprador de merchandising de los Autos Locos? Muerte a la nostalgia. Os odiamos, hijos de puta.

Si Madeleine no hubiese visto tanto Barrio Sésamo y la hubiesen educado correctamente ahora sabría que las drogas son malas y no estaría ahora de parranda por ahí. Ende.

Feo, católico y sentimental

Hola hola hola; hola, amiguitos y niñas del mundo entero, venimos hoy cargados de duelo y de congoja porque una de las parejas más rabiosamente glamourosas y populares de toda España están en horas bajas. Unos auténticos modelos de comportamiento para hombres y mujeres de todas las edades como son la Infanta Elena (la menos guapa de las dos (2)) y uno de los referentes más antiguos y queridos de Lametones de Amor, Don Jaime de Marichalar ponen fin a su convivencia conyugal. Ainss, con lo buena pareja que hacian… tan altos ellos, tan espunis. Qué será ahora de Froilán, hijo de una familia desestructurada y es más, ¿qué fue de aquello de ‘Un papá y una mamá’ que a buen seguro los Duques de Lugo hubieran coreado en alguna de las ínclitas manifestaciones del Foro de la Familia entre vítores populares?
Nosotros, desde este modesto rincón de Amor y posicionandonos como siempre hacemos a favor de lo más entrópico, queremos hacer una apuesta firme por la gañanificación de Don Jaime. Convertido en dandy caduco y trasnochado del nuevo milenio, le vemos embutido en estampados imposibles cuasi epilépticos, surcando con su donaire aristocrático las noches venideras de la Costa del Sol. Siguiendo peligrosamente lineas que se dibujan en la noche, cruzando rayas que no se deben cruzar. Erigiéndose en justo sucesor de aquel otro Don Jaime que fue de Mora y Aragón al poseer las tres (3) cualidades que titulan este mini-artículo… no lo decimos nosotros, lo dice El Mundo.

Marque la casilla o vaya al infierno
Por suerte los niños de esta pareja, que son siempre los que más sufren las separaciones, tienen el sustento asegurado y no acabarán en el arroyo utilizados como moneda de cambio en el retorcido juego de los exmatrimonios mal llevados; y no sólo porque sean parte indiscutible de la familia real (miren esos ojos, que con su acuosa mirada dicen a gritos: ¡borbón!) sino porque tenemos constancia de que si los padres han hecho alguna cosa bien ha sido llevar a los críos por el camino de la Rectitud y la Cristiandad y la Iglesia es como su segunda madre. Sí, amigos, hemos tardado por razones que a ustedes no les interesan y que tampoco tienen por qué preguntar, pero por fin les presentamos en Lametones de Amor el espacio publicitario que nos está volviendo locos en el sentido más divino de la palabra. Directo desde las arcas más profundos de los laboratorios comerciales secretos del Vaticano, de los que brotan monstruos de tiempos en los que los hombres no habían alzado aún su mirada animal a las estrellas tales como los Papa-Boys o el Kit del Peregrino, llegan los infocomerciales para la financiación de la Iglesia. A continuación y siguiendo reglas no escritas de la blogosfera, procedemos a insertar el vídeo entre nuestras líneas utilizando el protocolo de Youtube.

Huelgan las palabras, aunque nos vamos a permitir unos pequeños apuntes. El primero (1º) lo extraemos directamente de las palabras de don Marchu, que definió la estéticas de los vídeos como una campaña a medio camino entre las de Mapfre y las del ejercito español; no hemos encontrado una analogía mejor. El segundo, simplemente confesar que nuestro favorito es el que empieza con la categórica recomendación: “Creer en Dios”. Nunca habiamos visto antes nada tan osado en TV, anunciar fé. ¡FÉ! Nunca habiamos pensado que nuestro papel en el juicio final fuese a depender de lo que marcásemos en la declaración de la renta. ¡FÉ!

Para finalizar, aquí tienen la página web del maestro francés de origami Eric Joisel, para que vean que nosotros también tenemos sensibilidad y para rebajar tensiones.

La mala educación

¡Ignominia, atropello! ¡Cuánto cabrón y cuanto hijo-de-puta hay suelto por el mundo!, vive Dios que sí… Hola, amigos y amiga del internet, ya ven que venimos con la sangre en ebullición y no es para menos. No es todos los días que un dictador filosocialista-pseudocomunista torpedea lo honorabilidad de un expresidente español en una cumbre internacional, ¡y en directo! Como pueden pensar nos referimos a las duras palabras que le dedicó Hugo Chávez a Don José María Aznar López en la reunión esa de Chile y los paises latinoamericanos y qué-sabemos-nosotros, acusándole de fascista y de golpista por una nimiedad; una inquina que el protoabsolutista líder bolivarano le guarda al vallisoletano estadista todo por una tontera como apoyar el golpe de estado en Bolivia de hace unos añitos.
Pero no es ese el deshonor al que nos referimos, cualquiera puede llamar a un presidente español, esté éste en activo o no, fascista, comunista, progretarra, chupatintas, asesino, abrazafarolas o incluso tuercebotas y quedarse tan ancho. No. Lo insultante del caso es que con su intervención fuera de tiempo y tono, el rechoncho sudamericano mandamás disturbó de su real letargo a nuestro mandatario más sagrado e intachable. Sí.
Por si no se habían percatado, ustedes, ¡oh insignificantes plebeyos!, el monarca español ha cerrado los ojos en gesto de letárgica concentración en más de una de las reuniones e intervenciones que bendice con su presencia, por no decir en prácticamente todas. No nos malinterpreten, no es una crítica, ¿quienes somos nosotros para calificar despectivamente las maneras de un hombre de Estado que nos ha salvado a la vez de las garras del fascismo y de la hidra roja y que sólo cae mal a Llamazares, a Carod Rovira y a otros hijos de Stalin? ¿Eh? ¿EH? Bueno y a Losantos, que además de exhijo de Stalin es un cambiamangas, un arrepentido, un chaquetero… un exfumador ideológico de la peor calaña alimentado por las heidondas ubres de la corrupta jerarquía eclesiástica (presuntamente).
Perdonen, que nos hemos perdido y un punta y aparte nos sirve para clarificar. Íbamos diciendo que el Rey de España, Don Juan Carlos I (i) se le ve ya mayor. Muy mayor. Cogemos una moneda de veinticinco (25) pesetas y la comparamos con la de un Ecu y… joder, es que han pasado ya treinta y dos (32) años desde lo de “Franco ha muerto”, ¿no? El tiempo es tope de chungo y cruel, como un payaso cruel y maligno que no ceja en su empeño de recordarnos que antes molábamos más y que vamos directos a molar menos. Sin falta. Otro ejemplo de decrepitud palpable serían los sellos… pero ¿quién demonios usa sellos hoy en día? No sólo eso, sino que además, uno se puede dirigir al estanco a comprar su franqueo postal y en lugar de la cara del Rey comprobar que ha sido sustituida por la serie de “pájaros insectívoros del norte de la Sierra de Gredos” o “Los mejores dibujos descontextualizados de Ibáñez”.
A lo que íbamos, Juan Carlos I (i) está muy mayor ya: sesenta y nueve años no es edad para ir trotando de cumbre en cumbre, maltratando sus monárquicos biorritmos con jet lag y comidas de paises exóticos, que Dios sabe qué especias llevarán y si le sentarán bien a una persona de su calibre temporal (edad). Por lo tanto queremos mandarle un mensaje a nuestro jefe de estado español contemporáneo favorito, y queremos decirle que nos parece de puta madre super-chupi que mande a callar a un maleducado como Chávez si le interrumpe la siesta.
Fin.

¿Qué te ha paso Rey? Tu antes ligabas
¿Qué te ha paso Rey? Tu antes ligabas

Capítulo 23

¿Qué os ha pasado, cánidos?
Vosotros antes molabais.
Qué desgracia de animal

Fiebre del sábado noche

Hola, hola, hola, drugos y chicas, no hay nada tan reprobable como escribir una entrada en Lametones de Amor en jueves explicando nuestra paupérrima actividad sabática. Nada tan reprobable ni tan triste, pero henos aquí, cinco (5) días después relatándoles que el sábado, como se pueden llegar a imaginar, nos quedamos en casa. ¡Oh, viles Amanda y Casimiro!, proclamándose osada e inopinadamente adalides de la cultura y la modernidad y sin embargo quedándose en casa una víspera de festivo como una vieja o empollón cualquiera, ignorando los sinuosos cánticos de sirena del hedonismo noctuno barcelonés. Ah… amiguitos, si eso ocurrió así fue simplemente porque teniamos resaca asesina y cansancio mortífero, he ahí nuestra justificación crápula.
Así estábamos nosotros, en brazos de la fiebre que acarrea la incosciencia etílica y física desmesurada, cuando por suerte hubo algo que nos salvó de la locura y el arrepentiemiento (la rehabilitación es para rajados): la maldita y a la vez amada tele. Concretamente la Tele 5 (cinco), que en dosis adecuadas puede causar hilaración pero cuyo abuso está demostrado como adictivo y letal para las neuronas. No teman, que por suerte para todas somos consumidores ocasionales.

La superficie lunar en su TV
Aguantándose la cara, no se le caiga de vergüenzaComo las ocasiones en que coinciden un sábado y nosotros viendo la teleburra acontecen de higos a brevas ocurre que nos llevamos sorpresas que, si bien no podriamos tildar de agradables, nos sirven eficazmente como Goldstein de periodicidad irregular. El espacio que nos tocó revolcarnos en esta ocasión resultó ser la N-ésima rama de la tentacular zarza de “Aquí hay Tomate”, llamado para más señas “La Noria” y presentado por el infame Jordi González, caracráter amanerado oficial de las ondas. A parte de la basura estándar que suelen verter en las tribunas televisivas para desechos de sociedad acomodada, el bueno de Jordi organiza una mesa debate cada sábado a la que invita personajes de gran calado en la sociedad y que tiñen su programa con cierta dosis de pseudocultura. Por ejemplo, el día pasado estaban allí presentes Pedro Marín, el Calabuig, Risto Mejide, Ramón Márquez (Ramoncín) y Massiel para debatir acerca del supuesto escándalo que envuelve a las discográficas y los exorbitados precios que hay que pagar para entrar en las listas de éxitos. Uno puede imaginarse que esto devendría en una hora y media (3/2) de discusiones en torno a un asunto del que todo el mundo es más o menos conocedor: que si uno quiere lanzar a un artitta al estrellato generalista español deberá soltarle una fajonada de billetacos a Kiss FM, a Cadena Dial y/o a los 40 latinos (cuarenta). Por cierto, vive Dios que esta última más parece un nombre de banda étnico-urbana que de una cadena musical.
Sin embargo no fue así, para nuestra satisfacción, ya que “La Noria” había preparado un ejemplo ilustrativo de dos (2) intérpretes musicales cuyos casos paralelos ilustraban el dramatismo del debate: Shaila Durcal y Chayo Mohedano. Ambas jóvenes, guapas (sic) y con familiar directo del mundo del faranduleo y la actuación, mas sin embargo la primera (1ª) triunfando como la Coca-Cola en las listas y grabando anuncios para Tampax Compact y la segunda (2ª) arrastrándose por las ferias de segunda y las discotecas para exconcursantes de Gran Hermano… supuestamente porque la mini-Durcal habría soltado una morterada de pasta a los medios para que la elevasen a los altares de la clase media mientras que la otra, por lo que se deducía del contexto, era presa de una mano negra que la atrapaba en el cieno de la ignominia.
El programa, por supuesto, fue un desastre… pero para el irregular presentador. Resulta que a medida que avanzaba la conversación multilateral, Ramonc… Ramón, Massiel y Risto se apoderaron de ella para relatarnos que sí, que esa tontería de los pagos a las radios y programas musicales la sabe todo el mundo, y que si el programa había sacado el caso de la Mohedano es porque ésta sólo había promocionado su “arte” en el seno de la cadena amiga. Vamos, que era un producto de la casa y de ahí surgía el interés de “La Noria” en exponer el terrible caso de injusticia, y que si no había tenido mayor difusión era porque el single de la sobrina de la Jurado era una mierda pinchada en un palo que no había por donde cogerla y que no la habían querido ni pagando. Presuntamente.

E un diavolo
Pero centrémonos, que nos hemos ido por los cerros de Úbeda. Lo que veniamos a relatarles, en resumen, es que vimos a un Ramoncí… Ramón Márquez muy en forma, bastante más delgadito, con una mirada un tanto vidriosa y descargando duras, durísimas palabras contra el stablishment de la industria musical, de lo podrido de esta sociedad que prima la inversión económica sobre el verdadero talento y el demonio de las discográficas. Y no sólo eso, sino que cuando Massiel, la mujer que puede destruir a un hombre adulto sólo con su respiración afrutada, dijo textualmente y con gran ASPAVIENTO “¡que cada uno se baje toda la música que guste y quiera de internet!”, nuestro Ramón no salió para decir esta boca es mía y la S.G.A.E. habla por ella.
Y ante estos datos, he aquí nuestra ominosa profecía: Ramoncín, dentro de dos (2) años estará en sus TDT’s cargando contra las mafias de las sociedades de gestiones de derechos; mordiendo la mano que durante tantos años le ha dado de comer y le ha granjeado a la vez tantos odios. Tiempo al tiempo.

De copas con riñonera

Taro frito y caramelizado

Muy buenos dias tengan ustedes, amados lectores de Lametones de Amor. Despúes de un parón imperdonable pero necesario para nuestras vias gástricas y para nuestra salud física, hoy regresa a las pantallas de sus computadoras una de las secciones que más saliva ha hecho derramar por estos lares. Con todos ustedes una nueva y suculenta entrega de Semos lo que comemos. Sí, sabemos que lo añoraban y que desde hace tiempo vagaban sin referente ni rumbo fijo por el hipermercado de la esquina de su casa, pues bien, aquí estamos Amanda y Casimiro para recomendar lo más selecto de la estanteria del super.

Y para esta rentreé, hemos elegido un producto exótico, rosáceo y dulce, vamos, como nosotros mismos. Una exquisitez venida de allende los mares. Un manjar tropical. Algo que podriamos llamar Barritas de Taro crujientes. Algunos de ustedes, amorosos, se deben estar preguntando qué diantres es el taro, lo sabemos. Por eso, porque estamos aquí para instruir deleintando, ya hemos visitado por ustedes ese universo paralelo que es la wikipedia y les podemos dar en cuatro (4) palabras toda la información que necesitan a cerca de dicho alimento: es una raiz tropical.

La alternativa natural

Lo primero que nos llamo la antención de este producto mientras paseabamos por un centrico comercio de alimentación oriental, fueron sin duda sus vivos colores. Un rosa atronador destacaba refulgente en la truculenta y ocre estanteria de las patatas fritas y snacks varidos. Desde lejos creimos que se trataba de una especie de pierna de algún animal exótico troceada… barritas de carne indefinida, por fin uno de nuestros anhelos gastronónimos hecho realidad. Pero no, pequeñuelos, si bien el dibujo del embalaje resulta un tanto ambiguo y tanto podria ser jabalí en porciones como batata en rodajas, el rótulo lo dejaba claro: barritas crujientes de taro.

¿Cómo explicarles nuestra sensación al descubrir el tesoro que ocultaba tan colorida y brillante bolsa? Lo que encontramos fueron una especie de patatas fritas congeladas de color rosa cadaver con una extrañas franjas de color malva semejantes a capilares congestionados. Más que una apetitosa raiz del trópico bien podriamos pensar que nos encontrabamos ante unas barras elaboradas a base de choped o de descartes de mortadela o ¿por qué no decirlo?, ante algún producto cárnico marca Lidl de extraña procedencia. Eso si, debemos decir en su favor que el olor que desprendian era casi agradable.

Al catar una de estas barritas tropicales de lo primero que se da cuentra uno es de lo durisimas que están, por un instante nos pareció estar masticando tiza. Más que crujientes el envoltorio las deberia definir como crujidoras. La dureza de este engendro alimeticio hace que se tambaleen los cimientos de la fábrica de Corega.
Si hablamos de su sabor, pues que quieren que les digamos… las opiones han ido desde sabor a castaña envuelta en algodon de azucar hasta sémola hervida en leche, es decir, dulces. Lo aspero y duro de su textura hace que no se hagan muy empalagosas pero eso si, tremendamente cansinas y excesivamente melifluas y neohippies como para pretender ser una alternativa real a una buena patata frita recubierta de saborizante cancerígeno al uso. Que tengan un buen dia, grumetes.

¡Viva todo!

Hola niñas y niños de España, aunque los que nos leen allende las fronteras de nuestro pais también son bienvenidos en esta encrucijada de caminos mediterránea que es España. Llevábamos varios días dándole vueltas al asunto de los vídeos políticos de las Juventudes Socialistas, recapitulando y analizando sus miserias y su vergonzoso acabado, girando y gravitando en un microuniverso imaginario en el que nuestras débiles-aunque-puras mentes serían estrellas que atraen con primordial fuerza gravitatoria un sistema solar de chanzas y chascarrillos chispeantes. Estábamos acumulando masa mental en torno al lamentabilísimo, por vergonzoso extremo, vídeo maniqueista y simplón del Pasapalabra de Educación por la Ciudadanía y el otro más antiguo pero de igual efecto de risa nerviosa Fútbol Americano vs Zeppelines Malvados; cuando nos hemos dado cuenta que mañana, es decir, el día doce (12) de octubre, es el señalado día de la Nación Española. Y no sólo eso, sino que al día siguiente juega el combinado nacional contra la poderosa selección de Dinamarca.
Les parecerá una tontería, pero para celebrar la coincidencia de tamaños acontecimientos y aprovechando que Rajoy está que sale en el Youtube más que los Chanantes, hemos hecho esta animación de Mariano cantando el Oe-oe a la Rojilla. ESA debería ser la letra del himno español y no otra.

Oeee oe oe oe... oeee oeee...
“Hola, soy Mariano Rajoy”

Si no tienen nada que regalar el día del Pilar, regalen GIF’s animados. ¡Viva el GIF!

No es lo mismo estar jodido que estar jodiendo

Hola holita galletitas de gengibre que pululan por esta, su bitácora rosácea. Dejamos de la lado momentaneamente el asunto Madeleine McCann y decimos momentaneamente porque estamos seguros que en breve tendremos novedades truculentas al respecto de tan famosa desaparición. No debemos olvidar que aun no han aparecido en escena videntes, parapsicologos, gitanas y teorias de abducciones extraterrestes que esperamos como agua de mayo para regar y hacer brotar con fuerza la conspiranoia creciente que rodea a la pequeña Maddie. Pues bien, mientras quedamos a la espera, nos adentraremos en temas mucho menos fantásticos mas no me nos fantabulosos.
Tras este cacofónico juego de sonidos y significados, queriamos hacer una reseña a una necia noticia internacional que arrancará por lo menos una sonrisa de sus somordos rostros y que ha servido de inspiración para rescatar la célebre frase de Cela como título de este post. Hela aquí: el gobernador de Brasilia ha decidido prohibir los gerundios. Así, a bote pronto y leyendo sólo el titular, pensarán ustedes que ya era hora de que alguien se alzase en contra de esta malvada y tirana forma verbal, azote de bienpensantes y contribuyentes. Pero la verdad va un paso más acá, y la prohibición se limita exclusivamente al ámbito de la administración pública, para evitar respuestas del tipo “estamos trabajando en ello” que por lo visto tanto proliferan en el verbo del funcionariado brasileño. Menos mal que a Zapatero, amigo de vagos y maleantes (e independentistas, que viene a ser la suma de ambos) y lastre de la rectitud española, no se le ha ocurrido imitar la medida del mandatario brasileiro porque tendría que cargarse la mitad de las locuciones de la lengua castellana: desde “vuelvo en 15 minutos” a “pásese usted la semana que viene” pasando por el más sincero “estoy en el bar”.

Campañas cantamañanas de España
Nuestra web de cachondeo de referencia ha tenido la más deliciosa de las ocurrencias. Permítannos cortapegarles un fragmento de su anaranjada página web antes de que tengan que rajarse por esas cosas de las difamaciones y los derechos de autor:

HO ha conseguido que Pink Floyd adapte su famosa canción de “Another brick in the wall” para apoyar la campaña contra Educación para la Ciudadanía. El famoso grupo de rock inglés apuesta por la libertad de educación en España.

ÉlEs decir, el colectivo de acción cívil de más difícil acceso del planeta España (prueben a registrarse en el foro de HazteOir.org… nosotros llevamos cuatro (4) intentos fallidos, pese a que tenemos constancia de amigotes nuestros pululando por esos lares), repetimos, el colectivo de acción civil de más difícil acceso del planeta España afirma en la portada de su página en internet que han logrado que el mítico grupo Pink Floyd, superventas y superéxitos sin parangón ni cuestión, se haya metido en un estudio de grabación tras trece (13) años sin hacerlo y haya readaptado su tema más conocido para satisfacer los intereses del boicot a una asignatura que se cursa ya en toda Europa y parte del extranjero.
Ojo, hay que puntualizar dos (2) aspectos de esta larga frase. El primero (1º), que nosotros detestamos bastantes a Pink Floyd pero que no por ello se les quita el mérito y brasa brasa brasa…. El segundo (2º), que a priori no sería nunca nuestra intención poner en duda la extravagante posibilidad de la reestructuración de la banda para apoyar a nuestros hermanos en el humor de HazteOir.org, pero sin embargo tenemos que señalar con el pesado dedo de la culpa a HO, y su dolo no es otro que la MENTIRA. ¡MENTIIIIRAAAAA, MWA HA HA HA! Pero por dios, por dios, ¿donde están todos los fans del progressive masturbándose con fotos de Syd Barret ante tamaña noticia? ¿Eh?

Ramón Márquez (Ramoncín) nosotros te invocamos
Por el santo poder de todos los colores de Teddy Bautista de las Grandes Historias, ¿es que ya no se respeta la propiedad privada nisiquiera en los sectores más liberales del mapa ideológico? ¿Qué hay de los derechos intelectuales tanto del videoclip como de la música? Tal vez, como los Pink Floyd son como medio sicodélicos, pongan sus trabajos bajo una licencia jipiosa de Creative Commons y nosotros no nos hemos enterado… y aquí nos tienen, difamando al pobre creador del vídeo, llamándole poco menos que ladrón, asesino, déspota, hijodeputarl basándonos en argumentos falaces. Lo que si es verdad es que la obra resultante de mezclar una de las joyas del rock progresivo con las más recalcitrantes consignas de cariz catolico-neoliberal queda cuanto menos extraña. A nosotros nos han encantado los subtitulos que acompañan a la canción para que puedan ser cantados como si de una excursion del APA de un colegio opusiano se tratase. A modo de karaoke procatólico ahora podemos gritar: ¡Hey! ¡ZP! Deja a los niños en paz/ Educación para la ciudadania es un error de tu Gobierno… Bello, ¿no creen?

Pero bueno, amiguitos, como nos estamos embalando más que Fungairiño haciendo el amor con Irene Villa en un descenso del K-2 en carrito de compra y pringados de aceite hasta las cejas (es un supuesto), les dejamos con el video en cuestión. Helo.

ACTUALIZACIÓN
¡Oooh, qué pena! Como era previsible, los mandamases de HazteOir.org han decidido modificar somera pero decisivamente la frase con la que anunciaban su espectacular videoclipe, quedando la misma tal que así:

HO ha conseguido adaptar la famosa canción de Pink Floyd, Another brick in the wall, para apoyar la campaña contra Educación para la Ciudadanía. ¿El famoso grupo de rock inglés apuesta por la libertad de educación en España? Así parece.

¿Notan la sutil diferencia? Antes el significado de la frase podía resumirse en “Pink Floyd apoya a HO”, mientras que ahora queda tal que “HO tiene el Premier”. Bravo, ¡bravo!

Escuchando: Tas Pasao / Manolo Royo

¿Dónde está Madeleine?

Salud y victoria, camaradas, tenemos el honor de anunciarles que el título de la entrada de hoy es posiblemente el más descriptivo del cuatrienio de historia de Lametones de Amor. Disculpas por la reiteración en la temática, pero es que realmente no exagerábamos cuando les deciamos que nos obsesiona sobremanera el tema de la terrible perdida de Madeleine McCann, la niña de los ojos rarunos. Nos mantuvo en vilo la aparición de la instántanea que esa amable turista española tuvo a bien a remitir a la Cadena COPE y que situaba a la inglesita en las áridas e impías tierras marroquís. Si bien por la calidad de la foto bien podria haber sido un gnomo del desierto lo que acarreaba a sus espaldas la campesina musulmana, cuando uno tiene fe ya se sabe, hasta puede llegar a ver a la mismisima virgen y entonces si que lo correcto es llamar a la Cadena episcopal. Sí.
Sin embargo, estas apariciones aleatorias y continuadas de la pequeña Maddie han hecho que nos replanteemos nuestra postura acerca del tema de moda y nos decidamos a prestar toda la ayuda que este en nuestras manos; no por el hecho de que nos sintamos culpables, sino para prestar una mano amiga a la sufridora familia. ¡Qué puedan ver los McCann que incluso descreidos ateos como nosotros apoyan su búsqueda!

Aquí antaño salía un mapa, pero como se tenía que cargar la aplicación de Google Maps cada vez que uno entraba en Lametones de Amor nos lo hemos ventilado.

A modo de consejo, nosotros buscariamos por las zonas azules del mapa, concretamente las que ponen “Océano Atlántico”.

Página 2 de 47

& Creado con WordPress &