Lametones de Amor

Una llamada a la incorrección en agradables tonos pastel

Mes: Abril 2008

Se te puede hacer juez!

Muy buenas, cucuruchines democráticos. En una tarde cualquiera de un dia cualquiera de incipiente primaveralidad y de caluroso mediodia, hallábamonos nosotros vagando erráticamente por las vacias calles de la ciudad condal cuando nuestros pasos describieron una trayectoria browniana que nos encaminó de manera irremisible hacia las puertas de un comercio oriental, concretamente de un bazar chino y más concretamente aún, un bazar chino cerrado por ser la hora de la comida. Conociendo la afición de Amanda por dichos establecimientos y su habilidad a la hora de encontrar en ellos tesoros de formas imposibles venidos de tiempos remotos y de allende los mares y los continentes, encontrar la tienda con la persiana echada era una desgracia. Pero a veces las joyas no se encuentran sólo en el interior y uno se puede topar con sorpresas pegadas con cinta adhesiva en la puerta… Miren qué belleza de cartel manuscrito a rotulador hemos podido fotografiar en la entrada de la tienda china. Podrimos decir mucho. Tanto que mejor, no decimos nada.

Nos inquieta sobremanera la centuación correcta del 'tú''...
Es reseñable que pese a todo, el pronombre ‘tú’ luzca su signo diacrítico correctamente.

Han muerto dos (2) personas

Hola, amiguitos, ya están aquí las consecuencias de la codicia de la maquinaria alimenticia postindustrial. Ya se nos había dicho años atrás, cuando el ministro Cañete iba de comedor en comedor poniéndose hasta las cejas de ternera en lo que fue su versión del affaire Palomares pero en atasco arterial, que el periodo de incubación de la encefalopatía esponjiforme bovina era de cinco a ocho ( 5 a 8 ) años tras el cual uno acababa con el cerebro hecho un queso gruyere. Este trágico hecho encierra una gran carga de justicia poética y kármica, amén de una trama más abigarrada que la de Marbella: reses que, en su ignorancia animalesca, habían sido forzadas a comer restos pulverizados de sus propias congéneres destruyen de manera póstuma y ciega los sesos de personas cuya implicación en la oscura trama necrobovina era seguramente nula. Venganza inter-especies a lo caló, xeno-enfermedades cerebrales, beneficios multimillonarios para los auténticos responsables y, por supuesto, el familiar sentimiento de impotencia que le causan a uno los desastres naturales, los accidentes imprevisibles y las acciones perversas de las megacorporaciones del mal.
Como pueden pensar, pese a la futilidad de cualquier acción llevada a cabo a día de hoy, se ha desatado una cierta psicosis que recorre como la pólvora las conversaciones más populares. Al fin y al cabo, a cualquiera le podría tocar acabar sus días con un rápido declive neuronal, locura y muerte, y todo por una afición desmesurada a la casquería (Pérez Abellán debe estar acojonado) o al tuétano. Podrían ser ustedes, o nosotros mismo, mas ya no hay nada que hacer, sino esperar. Sin embargo, en este mundo loco loco loco, la noticia de la mortalidad causada Creutzfeldt-Jakobs ha hecho que las acciones de Pescanova suban hasta un siete por ciento (7%). Así hasta el próximo vertido petrolero o de metales pesados, que subirán los tomates; hasta que se descubra la toxicidad del último pesticida, que subirá el pollo; hasta que aparezca una nueva fuente de dioxinas,… y cosas así.

Esta vaca locaa. loca, loca...

Renovación y oración
Seguramente se hayan dado cuenta de que su página de referencia en decadencia del nuevo milenio y tonos pastel, Lametones de Amor, está últimamente respondiendo de una forma renqueante. No nos referimos al hecho de que hayamos publicado tres (3) artículos en sendos meses, sino ya a un nivel puramente técnico. La base de datos que sustenta esta bitácora, o revistilla, o como quieran llamarlo, está fallando como una escopeta de feria aceitada con grasa animal en manos de un chimpacé ciego. Nuestra hipótesis, aunque un tanto descabellada, es que el culpable de dicha anomalía es la versión anticuada del gestor de contenidos. Por lo tanto, nos vemos en la obligación de actualizar a la última entrega de WordPress, que Dios nos pille confesados.
Las posibles consecuencias de este trámite son múltiples, entre ellas la pérdida total del diseño de la página. Pero no se alarmen demasiado, que lo peor que puede pasar es que desaparezcan todas las entradas y los comentarios… ¿ven como no era nada grave? Afortunadamente, tendría solución, pero no queremos aburrirles contándoles cuan pesadito es llevar todos las copias de seguridad actualizadas al día.
Ahora, a redondear la analogía: nuestro posible declive conduce al alza de otros. Si hay un colectivo en internet que siempre ha merecido tener en favoritos de su navegador, éste es sin duda el de la maravillosa web Esponjiforme Entertainment. Llevan más años en la brecha que nosotros dando el callo semana sí, semana también; algo que no podemos decir nosotros. Son más y más divertidos y además con estudios académicos. Sabemos también que no es ninguna novedad, y que recomendar a los Esponjis como e-zine es un poco como recomendar a Philip K. Dick como escritor de ciencia ficción, es decir: una obviedad. Y sin embargo eso no es óbice para que insistamos una vez más en que si usted no visita Esponjiforme Entertainment, y en especial suWeblocke, es usted un mindundi y un pelagatos.

Esos domingos de extática indulgencia

Se les da la bienvenida, estimados lectores y el resto. El sueño del estado del bienestar genera monstruos, eso lo sabe cualquiera que haya visitado alguna vez una facultad de Bellas Artes o, en menor grado, de Filosofía. Junten ustedes un sustento alimenticio asegurado con muchos días de ocio y asueto contemplativo y se harán una idea de la de necedades que pueden surgir de tardes inanes de proceso creativo. ¿Cómo dicen?, ¿que lo que obtienen fácilmente se podría equiparar moralmente a Lametones de Amor? Emm… err, un poco sí, con una salvedad: nosotros nunca hemos pretendido obtener beneficio material de nuestra creación. Nosotros, a diferencia de Amenábar, no queremos su dinero (ref.: MB #35 ó 36, chi lo sa?).
Pero bueno, no dejemos a la libertad de conciecia divagar sobre las etéreas formas de nuestra vaguedad verbal. Nave industrial atestada de gentes de elevada sensibilidad disfrutando de videoarte, sesiones de erótico fino en directo (spanking, carne aprisionada y sufrimiento del cuerpo en el amor) y/o recitales de poesía existencialista musicadas por una piara de jabalís ciegos de éxtasis trotando por un juego de paelleras de El Corte Inglés, cuando uno entra en un sitio así le vienen a la cabeza muchas cosas y pocas terminan sin sangre en el suelo. Que conste en acta también que íbamos sobre aviso, de hecho, al ver que se propiciaba una noche de pose de las de aupa, tuvimos que ir al H&M a comprarle a Casimiro un chalequito a rombos que quedó divinamente retro con su raya al lado. Tanto se asemejaba su insensible servidor a un personaje de “Cuéntame” que hubo alguno que gustoso hubiese pagado una riñonada por el vestuario en alguna tienda de segunda mano cool, pese a que nosotros insitiamos en que era nuevo de trinca.

Si tú estudias diseño, yo fontanero nuclear
De todos modos, si se preguntan el porqué de nuestra presencia en tan inicuo lugar, la respuesta es sencilla y concisa: doña Amanda, su referente cultural y estético favorito, tenía que hacer una suplencia en el seno del grupo de electropop Ultraplayback, concretamente de la sinpar Ponny Tail, cuyo paradero actual en el espacio y en el tiempo no coincide ni por asomo con las actuaciones del propio grupo. Así que ya ven, se nos brinda la oportunidad de entrar gratis a las fiestas y de compartir escenario y bambalinas con figuras de la escena underground cuyas ínfulas sobrepasan a veces límites de lo que se puede considerar humano. Si además es usted una de esas personas que suele ir prácticamente sobrio en cualquier situación, el abismo entre uno y los adulterados arties se hace ya insalvable. De hecho, muy a menudo, nos da la impresión de que en esas conversaciones medio gritadas y medio intuidas, quedamos como unos insoportables gilipollas, pero por suerte nuestras vacuidades quedan diluidas en la oscuridad de la necia noche y en sonrisas de incomprensión. Más o menos como en las reuniones familiares.
Aun así, pese a lo hastiante de la situación, ya les decimos que el planazo para este fin de semana en Barcelona, por una vez y sin que sirva de precendente, era considerablemente mejor que el que habiamos encontrado para Madrid. Recuérdennos, si alguna vez decimos lo contrario, que preferimos cortarnos las venas con una cucharilla de postre oxidada a frecuentar reuniones sociales como la que nos brindaba el CSO El Antídoto

Físicamente sucios, moralmente.

Les juramos que no hay ni un retoque digital en el cartel, ni siquera la frase del pie. Es dramático que hasta los propios perroflautas estén hasta los mismísimos de la abundancia canina en las reuniones con sus semejantes. Por no hablar del comedor vegano por la financiación, que para estar en contra del kapital bien que cobran por servir zanahorias con seitán y acompañamiento de cartón y zumo de apio. ¡Lava tu perro, lava tu perro!

Mañana

Hola de nuevo, amiguitos y amiguita. Muchos días han pasado y, tal y como apuntaba nuestro estimado amigo Nikochan en un comentario anterior, nos hemos dejado muchas cosas en el tintero que bien se merecían una reflexión más o menos extensa de nuestra barroca pluma virtual. No siempre aguda, mas sí bienintencionada desde la perspectiva global del equilibrio entrópico del universo. De entre todas ellas, la que más nos ha afectado a nivel personal y emocional es, sin duda alguna, la tragedia de la niñita Mari Luz. Ya son ustedes conocedores de la especial sensibilidad de los Lamedores de Amor hacia las criaturitas desaparecidas, y con la autóctona pues más aún.
Ah, los paralelismos con el caso de la pequeña Maddie son inevitables. Cuatro (4) años y se esfuma de un lugar público sin dejar ni rastro, sospechas de secuestro, padres un tanto negligentes y circo mediático inmediato. Sin embargo son más interesantes las divergencias patentes: Maddie sigue todavía sin aparecer (y lo que te rondaré morena) y a Mari Luz le han hecho ya la autopsia; mientras la infanta guiri lucía una idílica apariencia, rubia, dulce y ataviada con un etéreo pijamita infantil, la nacional era de etnia gitana y vestía con un chandal y unas botas que abarcaban una gama cromática del rojazo al fucsia; la primera (1ª) dormía inocentemente mientras sus padres se pegaban una juergaca de las del quince (15) mientras la segunda (2ª) había sido enviada al kiosco por la mama.
Este es un punto en el que debemos hacer un inciso. Nosotros estábamos viendo la tele tranquilamente, en una de esas tarde de fin de semana en las que nos preparamos para la diversión y el alborozo de la noche la edificante actividad de rascarse las junturas de las extremidades mientras está la caja tonta encendida, cuando vimos salir por la pantalla a una pareja de etnia alternativa clamando a los demonios por la desgracia que les había caido encima. Efectivamente, los padres de Mariluz en antena a través de El Buscador o España en directo o alguna basura similar, explicando la situación tal y como la veían por aquel entonces y haciendo unas declaraciones, concretamente ella, que nos dislocaron las meninges. Vino a decir que, al insistir la niña con gran vehemencia, la mandó a la calle con un euro para que se comprase unas patatas fritas; que tardase Mariluz un cuarto de hora o así no le preocupó porque pensó que estaría la niña en casa de la abuela como solía hacer, y que se empezó a preocupar cuando llevaba como una hora y pico fuera de casa.

Punto de cruz útil

Es un hecho horrible y lamentable que una niña inocente y adicta a las patatas fritas fuese secuestrada y sacrificada a los enfermos designios de un sátiro, que para más inri estaba en la calle pese a estar condenado a vaya a saber usted cuántos años. Sobre todo porque se mezclan dos (2) circunstancias de especial inhumanidad, leáse la negligencia reiterada y ya casi legendaria del poder judicial en España (un saludo afectuoso a todos nuestros lectores magistrados), y sobre todo el hecho más perturbador para nosotros: que alguien tenga hijos como quien se compra un cocker spaniel, que cuando da el coñazo lo saca a que se dé una vuelta por el barrio. Por cierto, no queremos hacer sangre, pero qué hastío de can el cocker spaniel, ¡cómo lo odiamos!
La pirueta final de los padres, de los que nos declaramos fans en lo demencial, ha sido pedir responsabilidades a Zapatero, confundiendo churras con merinas y lo judicial con lo administrativo, y sobre todo desentendiéndose públicamente de cualquier responsabilidad atribuible a su pasotismo infantil. La culpa es de los padres, que las visten como fucsias. El día que hagan un psicotécnico para poder tener un hijo se va a quedar España en cuadro.
Para terminar, no queriamos despedirnos sin dar el pésame a los familiares del “payo malo” (sic), presunto asesino y condenado pederasta, que… bueno, aún no está muerto pero así avanzamos trabajo.

& Creado con WordPress &