Lametones de Amor

Una llamada a la incorrección en agradables tonos pastel

Mes: Junio 2007

Las mentiras sobre nuestro señor JC

Saludos, niñas y niñas de la tierra. En este día de hoy en nuestra bella megalópolis vacacional posmoderna de la hostia se celebra con gran gasto de pólvora y petardos la festividad de San Juan. En estas fiestas paganas de celebración de las dádivas de la naturaleza y regocijo estival con el equinoccio se han juntado dos (2) conceptos que no deberían haber cohabitado nunca en esta dimensión: inmigración y explosivos de potencia de baja a moderada. Si uno transita las calles o las plazas del centro urbano no se sabe si los niños están jugando a destruir cosas (eso sí que mola, ¿eh?) o si uno está contemplando la preparación de los muyaidines del futuro, porque el gusto que le tienen al petardeo (en el sentido más literal de la palabra) los pueblos que vienen de allende nuestras fronteras es más que notable. Junten esto con el furor del nuevo converso al estilo de vida capitalista y obtendrán como resultado un dispendio en armas de proyectiles en potencia que haría las delicias de cualquier manifestante antiglobalización.
En esas estábamos, contemplando los movimientos brownianos de las nubes de pólvora y humo en una céntrica plaza cuando pudimos comprobar que este San Juan era dóblemente fatídico si uno deseaba reunirse con gente que no es uno mismo en sitios públicos. Es decir, quedar con alguien puede poner a prueba la salud mental propia, porque a los explosivos estallando alrededor y a la toxicidad de la atmósfera hay que sumarle el riesgo añadido de sentarse a leer en un banco público en domingo. ¿Que qué tiene que ver eso con nada? ¡Ah, pipistrellos!, afortunados aquellos que desconozcan los peligros implicitos del día del señor, porque no han tenido que enfrentarse a “ellos”.

No son humanos
Que los proselitistas son un coñazo es algo que viene implícito en la misma acepción del término, más aún cuando éstos buscan nevos adeptos para su doctrina basándose en argumentos que requieren una aceptación previa de hechos no demostrados ni demostrables, léase fe. Ya se pueden imaginar la situación: nosotros, sentados a la sombra de un sol abrasador, con la distracción que supone la detonación periódica pero aleatoria de las pirotecnias varias y concentrados en nuestros hábitos de lectura cuando se nos acercan dos señoritas de origen transatlántico del sur. Sin previo aviso nos asaltan dirigiéndose a uno de nosotros manteniendo la siguiente pregunta surrealista: “Perdona, ¿estás leyendo ese libro?” De acuerdo, se puede fingir que se lee un libro o un periódico en determinadas situaciones, por ejemplo si uno es agente secreto o no desea ser molestado por sus semejantes. Sin embargo, en cualquiera de los casos la pregunta es fútil, porque la respuesta será obvia o un sarcasmo.
Entrando en detalles, el librito al que se referían las señoras de etnia alternativa era uno que al ser de prestadillo decidimos forrar con papel de embalar para evitar desperfectos. No contentos con la apariencia general del mismo, afeada por la protección, le dibujamos en la portada una Gioconda lamentable con un bolígrafo azul y escribimos en el lomo y en la contraportada el título y la sinopsis respectivamente. Decían así:

El código da Vinci
Es la historia de un tipejo (Tom Hanks) y una tía (Audrey Tatou) que van por París resolviendo misterios y poniendo en evidencia al Opus Dei. Al final ella es la prima-nieta de Jesucristo, o algo así.

Ahora que ya se pueden hacer una idea de la apariencia externa del patético tomo pueden suponer que ante nuestra respuesta afirmativa, ellas contestasen aduciendo una serie de argumentos en detrimento de Dan Brown y denunciando todas las mentiras que en ese libro se cuentan sobre nuestro señor Jesucristo (sic).
Como iban cogiendo carrerilla para arengarnos en la lucha contra el Maligno les paramos los pies argumentando que en realidad no era más que un forro, que era una broma sin gracia que sus ingenuas mentes no habían coseguido abarcar ni comprender. Porque en realidad lo que se ocultaba tras las tapas de falsete era Pop Control, una bella colección de artículos sobre los usos y costumbres de la cultura postindustrial y de como ésta ha convertido la ultraviolencia en el opio del pueblo civilizado. Del genocidio nazi a la conspiranoia terrorista, el autor nos da una serie de píldoras de humor negro que no tienen desperdicio alguno. Compren Pop Control, lean Pop Control, les será útil en la vida y para espantar visitas inesperadas.

Pop Control
Evangelistas: 0 – Lametones de Amor: 1


Ya que lo han pedido un par de veces y para ahorrarles disgustos, nos hemos hecho con los servicios de un amigo-con-escáner para mostrarles nuestra obra dibujada a boli Bic. Hela:

Escribe normal

Capítulo 20

¿Qué te ha pasado, gótico?
Tu antes molabas.
El lado oscuro de la fuersa!

España, como los hombres, se conquista por el estómago

Lunes por la tarde sobre el asfalto abrasador de Barcelona en junio. Se avecina un agosto interesante, parece decirnos el pavimento con una sonrisa fruto del delirio termal de nuestros cerebros al baño maría. Lo mejor que pueden hacer si se ven ustedes atrapados en una situación similar es meterse en algún local de restauración acondicionado y degustar allí unos altramuces añejos y un quinto. Se lo decimos por experiencia.
Veiamosnos en esta penosa y agobiante situación calorífica cuando decidimos hacer uso de las instalaciones del ultimísimo bar de la manzana con más bares por metro cuadrado que hayamos visto jamás en nuestra corta (pero intensa) vida. El origen de esta masiva presencia de dispensadores de cerveza y bocadillos es sin duda que las calles en cuestión se hayan entre dos (2) puntos críticos de afluencia turística: el metro y el Camp Nou. El flujo guírico causado por estos elementos geostratégicos es más que reseñable a lo que se tiene que sumar la presencia semanal de unas cuantas decenas de miles de aficionados barcelonistas.
La peculiaridad de este nuevo local estriba en que, a diferencia del típico bar de tapas y bocadillos, los camareros y propietarios de éste son chinos. Chinacos, chinorris, ¡chinos! Estos chinos han decidido extender su dominio para traspasar las fronteras imaginarias de lo que ya definimos en su día como Hoschinalet y han montando un bar-restaurante de menús en plena zona de afluencia místico-futbolera. Hay una segunda y última difencia respecto al típico bar y es que en éste hay bolas de pollo frito.
Y ya está.
El menú, a siete veinticinco (6’95) está compuesto de primer y segundo (1º y 2º) plato, bebida y postre. Los jueves hay paella, los viernes hay codillo. Pueden pedir tapas de boquerones, o croquetas, o bravas. Cuando hay partido ponen el pay-per-view y se peta… Ya saben, un bar. Eso si, un bar donde ayer encontramos un elemento digno de mención: el HOLA, la revista. En efecto, pavipollos, parece que el papel couche se ha trasladado de la peluqueria al local de restauración castizo oriental, hecho que provocó en nosotros una reacción ya no de sorpresa sino de constación de una realidad, los chinos ven el Tomate. Nosotros la verdad es que lo vemos más bien poco, por eso para mantenernos al dia de la actualidad rosa, nos vimo impelidos a ojear y hojear la revista en cuestión. Y en esta labor estábamos inmersos cuando llegamos a la que sin duda es una de las secciones estrella de esta publicación. Nos referimos a esas páginas en blanco y negro repletas de idioteces irrelevantes relacionadas con famositas de antiguo régimen; páginas de sociedad, creemos que las llaman… Y allí escondida entre bodas, bautizos, puestas de largo de alta alcurnia, avestruzes voladoras e imágenes humorísticas de mucha risa, encontramos la siguiente noticia: Un bar de Zaragoza sirve jamón gratis a todos aquellos que saluden al entrar con un ‘Viva España’. Si. La grandeza de este hecho es indiscutible pero que quedó momentáneamente eclipsada por el comentario del Hola acerca de esta bella iniciativa a la que se refería (y citamos de memoria) como una loable iniciativa, bien lejos ideológicamente de aquellos que venderían por un plato de lentejas el nombre de la patria que les vio nacer. Maravilloso, creemos que vamos a dejar de leer Libertad Digital y nos vamos a pasar a la revista Hola que además tiene más colorines.
Por lo demás que quieren que les digamos, mezclar la política con la gastronomia no es algo nuevo, más bien viene ya de antiguo, peró la exaltación del patrotismo via tapa es sin duda un hecho que queremos apoyar desde aquí. Visca Catalunya! y tu platito de pà amb tomàquet. Gora Euskalherria! y tu tapita de pintxos. Seria muy hermoso. De momento, parece que los foreros de derechas se están organizando para ir en masa al Bar La Perdiz, con el objeto de exaltar su patriotismo y arruinar al bar en una espiral de sentimiento nacional que dejará en ridículo la bandera gigante de Trillo y la nueva letra para el himno de España propuesta por Rajoy. Viva España, coño!

De pata negra, de pata negra. Nosotros somos de pata negra

El dios unicornio

Hola, niños y niñas del internet rosado y a topos. Vamos a capitular de nuestras no-creencias. Así de claro, por fin tenemos un dios que se ajusta a nuestras necesidades de horrismo y de necedad y no, no es el Dios del Catolicismo ni ninguno de sus santos mártires. Pese a que las imágenes (que no ídolos) de estos últimos cumplen de sobras con ambos requisitos, a los patronos populares les faltaba un rasgo vital para una deidad decente según nuestras elevadas exigencias: el color.
Ayer, no pregunten por qué, anduvimos buscando imagenes de unicornios en el Google con las que hacer montajes de powerpoints de photoshops de esos de oficinista que tanto gustan en los espacios de trabajo diáfanos. Casi de casualidad, en uno de los recovecos de GIF’s de equinos místico-roleros vimos una imagen que nos deslumbró, pues a pesar de ser un cuadrado en blanco contenía en sus níveos píxeles toda la paz y la subiduría de las maravillas de tiempos más espirituales que los actuales. Las apariciones marianas de George Bush debieron ser algo parecido, pero con más alcohol.

Diosa rosa
El nombre de la imagen blanca, Invisible_Pink_Unicorn.png, nos llevó a buscar a su sagrada persona, que se nos reveló a través de su invisible presencia en la red de redes. Fue así como conocimos a la Unicornio Rosa Invisible (a partir de ahora URI) y nos guió con su rosado e invisible cuerno hacia la creencia en dioses falsos.
Hace unos años, surgió la falsa deidad del Monstruo Espaghetti Volador a cuya blasfema figura se le dio bombo y platillo en los medios oficialistas de la judeo-masonería. Este amorfo ser surgió de la iniciativa de un resentido científico de la rama física (los peores, eso lo sabe todo el mundo) cabreado con el gobierno de los Estados Unidos de América por la decisión de enseñar el diseño inteligente en las escuelas como alternativa al darwinismo. En clase de naturales, se entiende, no en la horita y pico semanal de religión/ética. El tal Bobby Henderson exigió en una carta abierta que se dedicase el mismo tiempo lectivo la doctrina de los pastafaris, de tal guisa se hacen llamar, que al resto de las teorías de creación universales.
Hay que admitir que esta divertida profanación de lo sagrado tiene su parte de gracia y sus imaginería jocosa, pero hubo algo que desde el principio nos desalentó. Tal vez fuese que puestos a creer en deidades imaginarias siempre es mejor por optar por alguna que no esté conformada a partir de comida italiana.
Y es que si algo no se puede negar es que el unicornio rosa es mucho mas glamouroso y estiloso que un trozo de harina alargado… donde va a parar. Además lo de ser invisible es algo buenisimo, sobretodo cuando se es dios.

Evangelios sonrosados
Como toda buena doctrina teista y como todo buen director de cine tendencioso de hace unos años, los seguidores de URI tambíen tienen su dogma.

  • Nuestra Señora Unicornio es Rosada e Invisible
  • Ella prefiere la pizza de jamón y piña a la de pepperoni y champiñones. Se dice que la segunda sólo la comen los seguidores de la despreciable Ostra Morada (de la Perdición). Aquí amorosos, debemos expliacarles quien es la némesis malvada de la rosada diosa. La Ostra Morada de la Perdición era al parecer uno de los asalariados la Unicornio Rosa Invisible, pero cual ángel caido fue expulsada del paraiso unicórnico por intentar convencer a los creyentesde que a URI le gusta más la pizza de champiñones y pepperoni que la de piña y jamón. Una explusión merecida, si señor.
  • Cualquier día santo de cualquier religión es automáticamente un día santo de la URI. Los días santos son usados por los fieles para sembrar semillas de duda e incertidumbre en las mentes de los adictos de otras religiones… que vendria a ser algo así como ejercer de antitestigo de Jehova.
  • El cuarenta y dos (42) es un número importante para los seguidores de la URI. Es la respuesta a la pregunta “¿Cuál es el significado de la vida, del universo, y de todo?. Si unes los dígitos del año en que ella se reveló (1+9+9+4) obtienes veintitres (23). Si añades cuatro (4) (por Sus cascos), añades dos (2) (por Sus orejas), añades uno (1) (por Su cuerno), añades uno (1) (por Su cola) y luego añades nueve (9) el resultado también es cuarenta y dos (42)… el tema de la numerologia y la kabalística es uno de los favoritos en esta santa casa y anuestro modesto entender si la relgion hebrea puede tener a cientos de rabinos haciendo sudokus judios, porque no darle la categoria de número mágico al cuarenta y dos (42).
  • Algunos seguidores elegidos son bendecidos con visitas, que se muestran con señales en la ropa de la lavadora. Si, como buena diosa también hace sus milagros, en este caso haciendo desaparecer calcetines y dejando pares huerfanos a gogó. Ven, una muestra irrefutable de la existencia de URI… a quien no se le ha volatilizado alguna vez un calcetín, eh?

Recuerdenlo, a partir de ahora, todos los días son fiesta para los creyentes en los unicornios. Nosotros además creemos en la hadas. Suerte ahi fuera, pequeños.

& Creado con WordPress &