Lametones de Amor

Una llamada a la incorrección en agradables tonos pastel

Mes: Junio 2006

Bene bene

¡Buenos dias, amorosos beatitos! ¡Yuhu hu! ¡Felicidad! Alborozo y alegria en esta Santa Sede del Amor, y no, este arranque de euforia no se debe a la eliminación mundialera ni a las sustancias extrañas, esta vez nuestros motivos no son de este mundo, como tampoco lo es el reino de nuestro protagonista de hoy. Pero dejemos las cosas claras desde el principio, que con toda esta cháchara católica y referencias ultramundanas no nos estamos refiriendo al nuevo empleo del modélico español Chema Aznar allende los Pirineos, ¡quede claro! Que resulta que a la mínima que a un honrado exfuncionario, armado con información privilegiada, se le ocurre abrir una empresa para gestionar este o aquel derecho de autor y de paso utilizar esta entidad para cobrar jugosas sumas de magnates de la información se le echan al cuello los buitres de los periodistas, como si esto no fuese lo más normal en el exfuncionariado. Lo que ya es incompresible del todo es que tenga que ser el mismo ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, el que lance una acusación de incompatibilidad, porque esto entonces no sólo es una injuria sino también una execrable falta de moralidad: es evidente que si hay algo de este desgraciado malentendido que es objetivamente detestable es sin duda el nombre de la sociedad constituida por Aznar y su esposa la Legionaria de Cristo Ana Botella, nada menos que Famaztella S.L.. Vaya tela… Familia Aznar Botella, como si del bar de la esquina se tratase, o el colmado Frapino (Francisco, Pilar, Noemí), … realmente execrable.
Pero, como les habiamos anunciado anteriormente, no es el principal objetivo de esta pequeña tonterida de hoy el criticar las carencias creativas del dueño de la cafetería Nuryvan, sino más bien fascinarnos y exclamarnos en éxtasis con los fastos y los lujos de la visita de nuestro amado Pontífice del catolicismo, SS Joseph Ratzinger. Una vez más, el más alto líder de la Iglesia de Occidente sale de su palacio-templo con rumbo la tierra de la rumba y la timba, que por si no han captado las referencias al marcado gusto patrio hacia el cachondeo y el juego, les aclararemos sin demora que se trata nada menos que de España. Concretamente a Valencia.

Momentos Publicitarios
Amigas de Lametones. ¿Cuántas veces han pensado ustedes que este Santo Papa no mola, que el que molaba era el otro, Juampa the Second? De acuerdo en que Karol fue el que creó el concepto del Papa Espectáculo, no fue en vano su carrera de actor; el Pontífice como producto a explotar, pero venimos a sacarles de su error, si nos lo permiten ustedes. Y es que el bueno de Benedicto XVI mola mazo-mil y no sólo por lo que fue y ha sido, ora miembro de las Juventudes Hitlerianas en un antiaéreo, ora director de la Congregación por la Doctrina de la Fe (cargo antaño conocido como Gran Inquisidor) sino porque ha abrazado el papel papal de Estrella de los medios que le dejó su predecesor y lo ha hecho suyo a su germánica y anciana manera. Engrandeciéndolo, elevándolo a las alturas del disparate. ¿Qué no?
Tomen como ejemplo el faraónico montaje, con su consecuente gargantuesca dilapidación de recursos, que se ha preparado en la capital valenciana para tal evento.

  • Un escenario de dos mil quinientos (2500) metros cuadrados; lo que supone, así a ojo de buen cubero, un cuadrado de cincuneta (50) metros de arista. Como sabemos que estas cifras no significan absolutamente nada para sus visuales cerebros, utilizaremos la medida de área aceptada por la academia de las ciencias española: medio campo de fútbol.
  • Dicha plataforma estará coronada por una torre luminosa de treinta y c… bueno, de unos quince (15) pisos de altura.
  • Alrededor de semejante mamotreto se levantará una corona de asientos (sic) para nada menos que tres mil (3000) sacerdotes concelebrantes; esto es, que también están contentísimos. En el puente, por si esto no fuera suficiente, se dispondrá una segunda zona de butacas para otros tres mil (3000) invitados especiales (sic).
  • Aparte de las pantallas gigantes, los cañones de luz, las cortinas de aire acondicionado (supones que como medida preventiva anti-tabardillo) y otros gadgets de tecnología eucarística destaca la previsión de asistencia al concierto, que asciende a un millon y medio (1.500.000) de gentes.

¡Qué bien, eh! Que pasote este evento… y todo por las familias. Qué contentas tienen que estar las familias viendo que destinan cientos de miles de ecus a apoyarlas con esta efímera inversión. Vamos, nosotros si fuesemos una familia estariamos exultantes de ver como se organizan lucrativas oportunidades de negocio en nuestro nombre, aprovechando de paso la venida de Der Panzerpapen, sea la venta de recuerdos de la visita, sea la comercialización del pack del peregrino.
Hay algo que resulta, si más no, escamante, y es este extraño énfasis que se pone desde hace un tiempo desde los sectores religiosos en defender la Familia. Así, como ente genérico… acto en favor de las Familias. Quieran que no, aunque las suyas no le gusten a ustedes porque les consideren raritos o porque los primos les tirasen del pelo y de las orejas por leer libros de “Construye tu propia aventura” en lugar de cualquier otra actividad necia, las familias son algo que ha existido y existirá siempre en la condición humana a lo ancho y largo del globo. Es algo biológico, la tribu, la sangre. Es por tanto una perogrullada del tamaño del Estado de Illinois el defender “la Familia”, a no ser que con este estamento pretenda uno mandar un mensaje implícito en contra de un modelo familiar que se considera corrupto por convicciones morales propias o se sea un mafioso de origen italiano.
Sin embargo, al contrario que algún colectivo supuestamente espontaneo que se ha posicionado frontalmente a toda esta farsa, nosotros como Sancho haremos lo que vemos. Así pues, quede claro que a partir del día de hoy en Lametones de Amor no habrá un día sin que dediquemos un momento para reiterar nuestro apoyo al metabolismo humano. Y al arco-iris, también estamos a favor de él.

La tercera edad

Que la paz sea con vosotros y con vuestro espiritu y que el niño Jesus os proteja de todo mal y del sol del mediodía.

Pequeño Escolar

¡Buenos días, amiguitos de la web! Nos van a perdonar que dediquemos el espacio y el tiempo de hoy en Lametones de Amor a hacer eso tan desagradable y tan cargante que suele ser el buscar prosélitos. Efectivamente, eso mismo que criticamos en colectivos tan inclinados a esta actividad, como son los ecologistas o la Iglesia o incluso la gente que cree en algún dios; porque estas dos últimas categorías, aunque coincidentes en según que abanicos de población, no implican necesariamente la una a la otra. Ni mucho menos, oigan, nosotros mismo tenemos serias sospechas de que el Papa Benedicto XVI, también conocido como SS Joseph Ratzinger, no cree en Dios. Ahí queda dicho.
Sin embargo, hay dos (2) factores que nos exculpan del agravio que supone ir por el mundo dando la murga con nuestra supuesta vara de medir la verdad. A saber:

  1. Que la iniciativa cuya divulgación nos hemos propuesto no es propia sino ajena, y eso, quieran que no, ennoblece y da el vigor espiritual de un repollo fresco.
  2. Que la iniciativa cuya divulgación nos hemos propuesto promete dosis de hilaridad a niveles de proporcionalidad exponenciales a la participación. Traducido para entes mortales: que cuantos más seamos, más nos reiremos… ja ja-jajota.

Y dejando ya de lado todo circunloquio innecesario, que no sirve más que para enturbiar nuestro necio discurso y diluir nuestras ya de por sí etéreas ideas en un inmenso barreño de retórica y dialéctica sin sentido ni objeto, queriamos azuzarles hacia la última convocatoria de los referenciales Esponjiforme Entertainment, encarnada en el Festival Petit Écolier de Cinéma. Usted puede participar con una video-creación que, a modo de parodia, lleve al espectador al espeso mundo del cine de autor sin necesidad de sesudas reflexiones acerca del proceso creativo o el mensaje de la obra. Lo importante, como dicen ellos mismos es que “el corto parezca profundo, experimental y difícil de entender”, y ponemos el enfasis en el verbo conjugado de esta frase porque, seamos sinceros, esto es lo que hemos pensado todos alguna vez de las obras de éste o aquel director de culto. Quien más quien menos ha reflexionado alguna vez sobre la presunta vacuidad de este género, posiblemente construido sin ningún mensaje intencional porque es el mismo consumidor de este tipo de cine, el cinéfilo con mayúsculas autoadjudicadas, el que se encargará de llenar esos huecos con sus ideas preconcebidas acerca del contenido que deberían tener estas obras.

Si me vas a follar mi amor...fóllame ya!

Que conste que nosotros, pobres pecadores, hablamos desde la más bendita ignorancia académica y que si de algo nos pueden acusar es de perogrullistas, porque es evidente que esta idea acerca del cine de autor existe y no es patrimonio exclusivamente nuestro. Ni suyo. Así que ya saben, amigas, si quieren llegar a la fama tienen ustedes hasta el diez (10) de octubre de este año que corre.
AMEN.

Dinero!

¡Hola, piratones y perráncanas del amor! En estas señalada fecha del calendario, víspera de San Juan, estarán ustedes preparando sus chakras para la noche más breve y pagana del ciclo solar o quizás, vaya usted a saber, estén concentrando sus espíritus para la trascendencia final hacia la comunión con la madre naturaleza en vinagretas o alguna otra chorrada de revival pagano con sus posmodernos amigos de las rastas. Ay, herejes posmodernos, no se nos vayan a perder ahora en el torutoso camino del fuego y del dolor que conduce a la condenación, ¿eh? Sobre todo tengan cuidado esta noche de evitar cualquier playa o cualquier otro lugar que huela a pelo de perro añejo, y a la mínima que vean una hoguera u oigan un bongo, corran, corran como alma que la persigue el diablo de la ortodoxia underground.
Con estos consejos paternales no les queremos desalentar a irse de fiestas, ni mucho menos, ni pretendemos que dejen la arraigada costumbre de ponerse hasta las cejas de sustancias en estas señaladas fechas (y en tantas y tantas otras). Nada más lejos de nuestra intención. San Juán, en muchas cultos ancestrales, y basta con fijarse en Occidente para darse cuenta, ha marcado el inicio de la bonanza climatológica y de vigor corporal, y que nos aspen si esto no es motivo de celebración. Así pues, no es de extrañar que ante la perspectiva de un estío venidero montemos una juerguecilla para celebrar que poco a poco se va aproximando el tiempo de rascarse la entrepiernas a dos (2) manos conocido como vacaciones.

Close the door, open the window
Y ahora que llegamos al tema del ocio, ¿qué podemos contarles de los protocolos P2P que no sepan ya, briboncillos? Sabiendo que la mayoría de… para qué engañarse, la mayoría de España tiene el e-Mule echando violentas llamaradas de entropía desatada en descargas de la más diversa índole, la nueva ley aprobada en el congreso de los Diputados acerca de la protección del artista debería ser motivo de brindis esta noche de parrandeo, ¡motivo de gran alegría! Efectivamente, señoras, el canon sobre los soportes digitales ya ha sido aprobado por la cámara baja por una amplísima mayoría de sus Señorías, asimilado por el Estado y regurgitado sobre los ciudadanos en forma de una finísima red invisible que es la LEY y el ORDEN.
Les pedimos que mediten unos segundos acerca de las deliciosas implicaciones de esta nueva norma de convivencia entre los españoles con carnet, entre ellas la mejor de todas nos parece el reconocimiento por parte de los órganos del Gobierno de su incapacidad total de luchar contra una actividad delictiva como es la piratería, aplicando como solución un salomónico acuerdo con la sociedad general de autores de que pagarán justos por pecadores. Todo el mundo, de esta forma, paga las consecuencias de las ilegalidades mafiosas del top-manta y de sus consumidores, que aprovechan sin duda la excelentísima oportunidad de comprar el disco del maromazo o la suripanta de turno a un precio irrisorio. O de Pópera, o de Il Divo. ¡Pero no se asusten!, que esto no es malo, sino todo lo contrario, amigos. Dense cuenta que con esta decisión aplicada a nuestras vidas, está lejos de toda carga moral el hecho de copiar discos enteros y regalarlos para uso propio, personal, ¡para todo el mundo! Si cada disco compacto virgen viene con su pequeña píldora de relajo moral, cada uno en su casa, frente a su grabadora de CD puede exclamar a los cielos y a los dioses, ¡tengo derecho a piratear, pago mis cánones!

¿Émulo de Schörreder?

Capítulo 14

¿Qué te ha pasado, Mujer Madura Acosadora?
Tú antes molabas.
Aaagh... Ics...
** Contribución humana moral y estética de Elvira Infante **

Tras muchos años de indecisión…

Hola amigos, hola amigas. Qué contentos estamos, niñas, porque aunque llevamos ya unos años en esta singladura por el etéreo mar de Cybernia en nuestro barco del amor, con bandera rosa y velas a topos, y por estos motivos deberiamos ser ya unos rudos marineros de pelo en pecho (metafóricamente hablando) a menudo nos habiamos sentido un tanto perdidos sin motivo aparente. El motivo de tal desdicha existencial se hizo claro y transparente como papel de churrería un día anónimo en el calendario, de la forma más casual: estábamos en el salón de la mansión-gruta videando el programario de la televisión cuando aparecieron en la pantalla unas evocadoras imágenes del pasado lejano, ¡del pretérito!; resucitados como espectros de vengativos dioses olvidados, el tubo catódico nos arrojaba a través de innumerables líneas de luz las imágenes de Cobi y Curro compartiendo abrazo fraternal.
Fue en esos momentos posteriores a la funesta impresión de ver resucitadas en nuestras retinas las tristemente fallecidas mascotas del noventa y dos (92), y cabe recordarles en este punto de nuestro relato que el barco de Curro se hundió en el Guadalquivir con todo el pasaje y que a Cobi le encontraron tirado inerte en la playa días después del final de las Olimpiadas, fue entonces cuando vimos casi en éxtasis mariano-etílico-onanista que Lametones de Amor necesitaba una mascota de proporciones distorsionadas, necia sonrisa y vacua mirada. Esta idea, pese a su simpleza, no era sin embargo de fácil ejecución. Muchos habían sido los intentos de encontrar un ser o un objeto que nos convenciese a los dos (2) seres de luz que manejamos los hilos de esta publicación de periodicidad impredecible que tanto amamos. Tuvo que ser de nuevo la casualidad la que nos brindase la dádiva de sus caprichosas y aleatorias atenciones, sólo tuvimos que tener los ojos abiertos y las mentes despiertas para darnos cuenta de que la nueva mascota de Lametones de Amor estaba frente a nuestros ojos.
Et voilà:

¿A que es monísimo, eh? ¿Cómo hemos estado tanto tiempo sin él, cómo hemos podido? Oh, mini-caballito feo, ahora formas parte de nosotros, de todos nosotros, y sin embargo aún no tienes nombre. Seguro que ustedes, ingeniosos lectores, tienen alguna ocurrencia con la que bautizar a nuestra nueva adquisición.
Nos reservamos el derecho a veto.

Tras deliberarlo fríamente ante varios quintos de cerveza hemos decidido que el caballo pequeño, nuestra amada-aunque-fea mascota, se va a llamar Ramoncín. Teniamos nuestras dudas porque entre los nombres debatidos había algunos de gran risa y alborozo, como para revolcarse, vamos; pero este vídeo del Youtube nos ha acabado de convencer. Así que por tradición lametoniense, por adicciones caballiles recurrentes y por hacer feliz a más de un lector… a partir de hoy mini-caballo es RAMONCÍN

...o camina hacia atrás, tu decides

Huevo de pato chinako

No hay huevos, una nueva subsección de Semos lo que Comemos

Saludos, ávidos lectores de Lametones de Amor. Que los chinos comen cosas rarísimas es sobradamente conocido por todos. Y es una suerte que haya tantos en nuestra amorosa ciudad, L´Hoschinalet, porque nos brindan la oportunidad de deleitarnos en ese mundo tan variopinto y misterioso como son los extraños alimentos de allende los Urales.

Proteinas ovoides desnaturalizadas por elevada concentración salinaPues qué bien, debo decir que cuatro (4) horas después de ingerir el producto de hoy, aún me huelen las manos y cada vez que las acerco a mi cara mi nariz ésta se frunce e incluso me provoca náuseas. Y todo por un huevo, un huevo chino. No se trata del famoso huevo cien (100) años, sino de un huevo envasado al vacío que no sabemos como se llama, pero que es de igualmente de pato aunque cocido en sal. Lo venden en el súper chino y para probarlo, esta vez y para variar, hemos visitado un bar restaurante de Dürums y Shawarmas regentado por nepalíes.

Tras rasgar el envoltorio, lo hemos intentado descascarillar, y lo hemos conseguido, pero no sin dificultad y además dejando el huevo como marcado por la viruela. La chinita que nos lo vendió nos dijo que el huevo era, como efectivamente comprobamos más tarde, muy salado, pero no comentó nada sobre un fluido que ha empezado a supurar, un líquido anaranjado de lo que una vez debió ser una yema, de cuyo olor por desgracia aún no se han desprendido mis manos. Pobre huevo, solo he podido pegarle dos mordiscos, estaba tan salado y tenía un gusto tan penetrante a huevo que he desistido de comérmelo entero, gracias también a Amanda, que decía: “No coma usted más, ¡no hace falta comérselo todo!”. Gracias, Amanda, le debo unas papilas gustativas.

¡Leches!Menos mal que hemos tenido la precaución de adquirir una lata de brebaje lácteo para diluir esa posible contingencia. Sentimos no poder concretar la denominación de nuestros alimentos hoy, pero nuestro conocimiento del chino es francamente pobre, por no decir nulo, y la única palabra en inglés decía: “Milk”. Si algún chino lee esto, le agradeceremos que nos traduzca lo más relevante del etiquetado.

Lo que mejor define el contenido de la lata de brebaje lácteo es: leche condensada diluida. De sabor francamente bueno y dulzón, ha logrado neutralizar el estropicio que estaba haciendo el huevo saladito en mi estomaguito. Ya ven, mientras Casimiro usa la leche condensada para untar su cuerpo y hacerse fotos-sexys, los chinos la diluyen y envasan en divertidas latas para compartirla con todos nosotros.

Amorosos, nuestro consejo es que si quieren, ejem, “deleitarse” con estos manjares ovoides de hiperbólica salinidad, como medida de precaución usen guantes de látex. Quien avisa no es traidor.

¡Pony bonito!

Sábado por la mañana, día de mercadillo en Lametones de Amor. Entre las sábanas revueltas y las legañas rampantes abrimos el buzón virtual de correo para encontrarnos un email de esos electrónicos del buen Capitán Minifalda, que al ser una persona de orden y de corazón puro como algodón de Tenn ha cometido el honorable acto de referirnos su último hallazgo en la red. Un Youtube, dirán ustedes; pues no, no y más no. ¡QUE NO!, que no todo son videos de mucha risa y/o bizarrez en el internet, que ya sabemos que estarían ustedes viendo todo el día al ninja negro que se espiña o al chaval de la paja del World of Warcraft, ¿verdad? ¡Pues basta ya! ¡Asesinos!
El enlace que nos manda Don Lindyhomer es objetiva e incuestiblemente bueno, del bien, vamos. Para eso estamos, amiguitos, para promulgar el amor y la ayuda al prójimo de una forma similar a la Iglesia pero sin proselitismo y con menos vírgenes. Así pues, la ONG del amor quería hoy mandarles a la mierda a una bella página de ayuda al discapcitado con la que cualquiera de ustedes podrá comulgar ideológicamente. Porque aquí no somos pocos los que estamos cansados de un monopolio injusto, clasista y racista como es el de los lazarillos animales. Hay que alzar la voz y decir bien claro y alto que no todo en esta vida son perros guía y que los que apoyamos al mini-caballo somos ya legión.
Dejando de lado lo bonitos, lo requetebonitos y pocholosos (uiisss… pero que cositas más suaves y más guri-guri-chupi-chupi , si hasta les ponen mini-zapatillitas de deporte…) que son estos pequeños caballitos de tamaño alternativo, a nosotros, seres de pragmatismo exacerbado y gélida alma, nos ha preocupado sobremanera un aspecto higienico derivado del uso indiscriminado de animales de granja fuera de su entorno. Porque asumimos que el invidente que lleva a un animal lazarillo mainstream conocerá bien el gesto que hace éste a la hora de hacer sus deposiciones; sin embargo, el mini-caballo, a la hora de soltar sus mini-mondogos, no hará más que levantar la mini-cola en un pequeño ángulo y mini-apretar, con lo que la personita a la que esté guiando va poder hacer bien poco por evitar comerse el marrón (ja je). La solución evidente sería, a todas luces, instalar giróscopos en los anos de todos estos animales, con lo que se ahorrarían miles de disgustos fecales y encima se crearía empleo en forma de caballista-instalador.
Ahora mismo vamos a mandar un e-mail a la Guide Horse Foundation con nuestra propuesta, a ver qué dicen. Lametones de Amor por un mundo mejor.

¿Está un poco gordo, no?
Esto, por muy raro que les parezca, no es un fotomontaje

Las del paquete azulete

En estos convulsos tiempos de separatismos y resquebrajamientos estatales… ¡coman galletas!

Hola, soy Mariano Rajoy!

El ladrillo del verano

Buenas tardes y saludos cordiales, selecta audiencia que atiende a las ondas de Lametones de Amor desde sus casas, desde sus trabajos y desde sus aulas de informática. Si se creen que hemos comenzado la semana con la misma coletilla que empleaba Don José María García, cuando el bueno del Butanito aún tenía un “programa” desde el que radiar insultos extravagantes (abrazafarolas, ganapán, tuercebotas, mandamal, chiquilicuatre…), por mera casualidad o por error andarían ustedes muy equivocados. Y es que el entusiasmo que nos inunda los senos nasales no es ninguna reacción alérgica a las gramíneas, sino un profundo fervor que raya el éxtasis hacía el mayor evento futbolístico de estos últimos cuatro (4) años: el tundial de fúmbol, como lo llamamos los buenos españoles por las tundas a las que estamos habituados. ¡Tsk!, pero sin complejos, ¿eh?

¡Por el poder de Ghandour!
Ya en el día a día el nacionalismo es una idea que a muchas mentes de bien les resbala bastante, ¿verdad, acratillas?, cuando no es directamente vilipendiado como concepto absurdo proviniente de una burguesía extinta hace eones. Pero si hacemos que este foco de odio humano que es el sentimiento nacional se una con otro vórtice confluyente del desprecio de miles de personas “alternativas” como es el negocio del deporte rey, el sagrado balompié económico, el hijo de esta unión antinatural no es otro que los Mundiales de Fútbol.
Aparte de ejercer la función de metadona estival de la liga junto con su prima-hermana la Eurocopa, el mundial nos da una bellísima y muy práctica lección acerca de la profundidad del conocimiento colectivo de una sociedad, y ésta es que el Hombre como especie no tiene memoria historica ni nada que se le asemeje. De otro forma no se explican esas hordas de adultos apareciendo en España Directo en considerable estado de ebria euforia ante la expectativa de un supuesto triunfal paseo militar frente al combinado ruso que indefectiblemente devino en un tedioso encuentro e igualada en el marcador. De otra forma no se explica ese doce por ciento (12%) que auguran en las apuestas que España va acabar con la deseada copa en sus manos, frente a una cuarta parte de la población que opina que perderemos en la final… je, pues sería la primera vez, LA PRIMERA.

Idealización del futbolista patrio

Este año dudamos entre el descalabro del equipo por sí solo, como ha sucedido tantas veces, o entre el hilarante pitorreo arbitral al que somos sometidos a la mínima que nos enfrentamos a un equipo medio serio o al anfitrión del torneo. De lo que no hay ninguna duda es de que si algo se va a echar de menos en estas larguísimas semanas de ausencia liguera es justamente el deporte nacional, léase La Quiniela. Y es que el español medio, antes que patriota, cejijunto y futbolero, es un jugador con mayúsculas; el ser peninsular europeo tiene un gusto por el azar y la apuesta que deja el gusto por la ruleta de Dostoyevski en una mera aficioncilla ridícula. Y claro, esta desmesura por el juego se refleja en nuestros primos bigger than life los famosos: personajes tan conocidos como Ángel Cristo y Barbara Rey, Lola Flores, Paco Marsó e incluso el mismísimo seleccionador de la española Luis Aragonés son conocido por su manirrotez extrema y su gusto por dejarse los dineros en cuanto ven un edificio con lucecitas y ruidicos.
Tanto es así que cabe destacar dos (2) hechos que nos parecieron inquietantes a la par que representativos. En primer lugar, señalar que el pais del viejo continente donde más veces ha tocado el Euro-Bote millonario es justamente (redoble de tambor…) ¡ESPAÑA! ¿Cómo lo han adivinado? Y en segundo lugar, apuntar a la increible proliferación de casas de apuestas virtuales, alojadas en servidores allende los Pirineos, que hemos visto crecer como hongos a la sombra tanto cualitativa como cuantitativamente, hasta un nivel que incluso la virginal camiseta del F.C. Barcelona se ha visto manchada por el negocio de dudosa ética. Y ustedes, cerruspines del amor, se preguntarán “¿Y qué piensan de esto los clarividentes intelectos de pura energía que elaboran desde su óvalo de sabiduría la hermosa página de Lametones de Amor?” Pues sinceramente nos parece muy mal muy mal, porque el juego es una cosa que ha arruinado a miles de personas, ha destrozado miles de hogares y además estos casinos on-line practican un intrusismo que desagrada a cualquier bucólico socialista que ve como están siendo invadidas las competencias del Estado por el sector privado.
Como dijo el sabio, es más probable que le caigan a alguien dos (2) rayos encima que ganar el bote de la primitiva.

Rocio, vuela hacia el cielo!

Con todos nuestros respetos

& Creado con WordPress &