Lametones de Amor

Una llamada a la incorrección en agradables tonos pastel

Mes: Julio 2005

The Amazing Sawing-Man – Vol.2

¡Hola hola hola, caracolas de amor! Si se venían preguntando ustedes cuál sería el motivo de nuestra escasa actividad en estos asfixiantes días de estío, pese a la maratón de comentarios ramonciniana que se está disputando en el articulillo anterior, tenemos una respuesta la mar de satisfactoria. No sólo hemos dedicado nuestro tiempo de asueto a viciarnos como perras a la Zona Arcade de Mondo Pixel, no se vayan a pensar que somos unos vagos maleantes de esos que juegan al Grand Theft Auto, sino que hemos estado trabajando gratuitamente para su divertimento en otro de nuestros tebeitos hechos a golpe de corta-y-pega.
Sin más preambulos que volver a insistirles en la estricta veracidad de los hechos aquí relatados, por el simple hecho que a menudo la realidad es tan hilarante como la ficción más rocambolesca, aquí tienen:

Capitulo 8

¿Qué te ha pasado, Ramoncín?
Tú antes molabas.

Black is block

¡Hola amiguitos del amor sincero y sempiterno! Como se podrán imaginar la mayoría de ustedes, ayer el bello núcleo de Lametones de Amor movilizó sus cuerpecitos para asistir al concierto-festival Indieferencia en la ultramodernísima sala Apolo, donde actuaban entre otros excelsos conjuntos musicales nuestros idolatrados Ultraplayback.
Y bueno, mirando el cartel en los días previos al evento ya nos andábamos exclamando ante la curiosa heterogeneidad que se podía encontrar en el cartel del viernes; a saber: Ultraplayback y Sigue Sigue Sputnik, y Blutengel y Covenant. Si nos hubiesen dicho unas horas antes que en realidad eran dos (2) los conciertos que allí se celebraban nos lo hubiésemos creido sin reparo alguno, con los roqueros plaka-plakistas por un lado y los góticos por el otro. Así que con estas dudas, con estos pequeños quehaceres mentales, nos presentamos en el Club Apolo donde nos asaltó el pensamiento que efectivamente se había dividido el festival en dos (2) salas y que nosotros nos habiamos equivocado de pleno, pues al habitual gafapastismo y flequillismo que suele rodear al entorno de UPB lo habían sustituido por un bloque de crepados, vinilo, polvo de arroz y toneladas de maquillaje negro. Y entonces lo supimos, por fin íbamos a asistir a nuestro bautismo de fuego (y sangre) en lo que se refiere al aspecto lúdico del neoromanticismo autodestructivo.
Debemos decirles que los Ultraplayback, pese a la frialdad del público un tanto disperso y confundido por las verdades existenciales que se estaban diciendo sobre el escenario, hicieron un buen espectáculo digno de la entrada que se pagó e incluso consiguieron movilizar a gran parte de la gélida concurrencia con sus hits. Sobre todo con Viva la Anorexia que imaginamos despertó simpatias entre los morbosos y pérfidos gotiquillos. Además, acabado ya el concierto, se arrejuntaron con los organizadores del festival y con los mismísimos Sigue Sigue Sputnik para saquear el backstage de los cabezas de cartel, los suecos Covenant, porque éstos atesoraban chorizo, queso y pan bimbo. Qué mala es el hambre y qué dura es la vida del artista, oigan.

I want my baby-bock
Pero avispados amorosos, cuando nuestras minifaldas favoritas abandonaron el escenario la oscuridad se cernió sobre nosotros. La multitud vestida de negro que nos rodeaba empezó a agitarse y a palidecer, la tensión se palpaba en el ambiente y entonces, cual niebla nocturna de camposanto maldito se materializó ante nuestros ojos Blutengel; el ángel de sangre germano.
Como en esta casa no somos, ni mucho menos, expertos en los nuevos sonidos electrónicos venidos de Alemania, nos podemos ahorrar la crítica y/o la opinión a cerca de su música. Pero lo que no podemos dejar de comentarles es el curioso espectáculo que desplegaron los teutones en escena.
El frontman, Chris Pohl, con una estatura y un porte intimidatorios, es un Señor muy bien vestido. Enfundado en un traje de negro de esos tan elegantes que hasta llevan chaleco y con los ojos de color blanco lentilla tenía pinta de ser muy malvado. Y seguro que sí que lo era, porque todos los títulos de sus canciones contenian la palabra ‘muerte’. Pero por mucho que su sóla presencia ya hiciera entrar en éxtasis demoniaco a los allí presentes, Pohl no se encontaba sólo en escena. Junto a él se hallaba un bello émulo de vampiresa guiri con pintas de venir de comerse un Fish-and-chips, con la que estuvo cantando a duo como si de los Gothic-Pimpinela se tratase. Y para completar el cuadro escénico dos (2) señoritas muy ligeras de ropa llevaron a cabo diferentes performances que no entendimos; que si ahora salimos vestidas de angeles, que si ahora nos encadenamos, que si nos ponemos jugar con unas cintas de gimnasia rítmica, que si nos tiramos mermelada de fresa por encima para fingir que morimos desangradas, que si ahora simulamos una boda con un tio disfrazado de Emperador Palpatine… en fin, demasiado complicado y difícil de entender para unas mentes tan acostumbradas a los colores pastel como las nuestras.
Por eso bailamos mucho más con los Sigue Sigue Sputnik, qué savoir faire, cuánto colorido, que yeyés y que punchi-punchi más del Amor.
Para terminar tocaron los Covenant.

Donut azul + Coolatta de kiwi

Hola, hola pitufines. Hoy venimos a contarles que Internet no es tan malo com les dicen sus papas y sus mamas. Que Satanás no esta detrás de cada una de las URLs que teclean a diario y que no todas las citas a través de mail tienen que acabar en una cena antropofágica. A nosotros, por ejemplo, internet nos ha servido, y nos sirve día a día, para conocer a gente bonita y rara. Y no sólo para conocerlos y manifestarnos con ellos, ¡no! También para ir a merendar y perpetrar conjuntamente una cromática y divertida entrega de Semos lo que Comemos.
Si, amiguitos, este sábado por la tarde nos fuimos de merendola con Jake y nuestros pasos acabaron conduciéndonos a una franquicia azucarada de la que poco hemos por estos lares, Dunkin´Donuts. Como en esta ocasión eramos más de dos (2) los posibles catadores, decidimos que repartiriamos el trabajo: Don Jake el donut y Casimiro y Amanda la bebida. Así que ahí o tienen, perpetrado a medias, Donut azul + Coolatta de kiwi. Dos conceptos que nunca debieron mezclarse.

Donut de pitufo por Jake
Si uno quiere analizar las comidas con las que nos embrutecemos todos y cada uno de nosotros, no podemos marginar el arco iris híper calórico del Dunkin´Donuts, centro del rosquilleo mundial. La Meca policial por excelencia. El santuario del ‘homerismo’ absoluto.
A simple vista, la diferencia entre un donut estándar y el donut azul especial es casi ninguno. Ambos tienen el mismo tamaño de apróximadamente la palma de una mano y un grosor de unos tres (3) dedos y un creativo y extraño agujero en el centro del rosco. La diferencia está que uno tiene unos trozos de azúcar lamidos y posteriormente solidificados por toda la superfície de producto, mientras que el otro tiene una capa azulosa.El tacto de esa cosa azulada es un poquito pastosa. Y sin lugar a duda es azúcar coloreado. Es decir, que además de que el donut es una fuente inagotable de calorías, es además colorante y conservante.El problema viene al ser de color azul. El hecho en sí es antinatural, loque produce que sea poco amigable a la vista. No se puede asociar ningún sabor ni olor a una cosa azul porque no hay nada natural azul que hayamos probado antes. Al mordisquearlo no hay casi diferencias. El sabor del donut es el mismo. Es simplemente donut. Y la cosa azul es algo dulce. Muy dulce. Con un regusto a anís. Pero es casi imperceptible.
En definitiva, una guarrada, como todas las demás. Asquerosa, como todas las demás. Si te gustan los donuts te gustarán y si no, en fin, no.

Coolatta de kiwi por Casimiro y Amanda
Así, con ese nombre tan molón y tan italianizante, lo que viene a ofertarnos el emporio del Donut no es más que un granizado de kiwi. De kiwi verde, verdisimo. No puede ser más verde. Porque si algo llama la atención del brebaje es el iriciscente y casi fosforito color verde que tiene.
El sabor es asombrosamente a kiwi y como está fresquito y el hielo está muy uniformemente batido pues te lo tomas en un pis-pas y te quedas la mar de feliz. Vamos que está bueno y hasta tiene semillitas de kiwi flotando dentro del vaso.
Pero amorosos, el hecho de estar bueno no quita que sea altamente sospechoso. Lejos de proceder de esos tanques de granizado tan característicos de horchaterias y heladerias patrias, cuando nos pedimos nuestro coolatta, el empleado del Dunkin, extrae el líquido verde de un bote blanco con inquietante aspecto de bote de barniz, llena el vaso hasta la mitad y añade hielo picado. Y lo sirven con una sonrisa en los labios.
Pensamiento del día: desconfíen de la gente que sonríe mientras le sirven un brebaje verde y espumoso.

El día de las Palomitas

Hola, campeoncitos de amor, querrán saber ustedes cómo nos fue la concenctración Pro-Palomitas Blanquitas, ¿no? Pues a mal sitio han venido, amiguitos, pues nosotros estamos embriagados por el éxito inconcebible de la manifestación. Si quieren leer váyanse a Habemus Plaka, que nos han ahorrado el trabajo con una crónica miles de veces más fiel que la que nosotros relatariamos…
Pero eso sí, ya saben lo que nos gustan las fotos grandes y las miniaturas pequeñas, por lo que hemos decidido pasarles unas diapositivas virtuales de nuestra gran hazaña en favor de la renovación espiritual del Hombre Moderno. Ahí están, si pinchan las verán en tamaño XXL:

Momentos de espera previos a la manifestación, entre nervios y necedades las fotos salían disparadas a cualquier punto necio del espacio. Hemos seleccionado ésta porque las palomitas que anidaban sobre el puesto de palomas daban bastante asquito… ¿o al revés? Pueden comprobar, de paso, que en Crispilandia también hay ratas voladoras de esas.

Llegada de dos sextas partes (1/3) de Ultraplayback, los eméritos Lalala y Way con sus pancartas despelgadas y pinturas de guerra, justo a tiempo para ver a su fiel servidor y admirador Casimiro poniéndose un gorro de ducha de señora con palomitas cosidas… hay cada friki suelto por ahí, ja ja ja.

Otsirc de los Habemus Plaka, desafiando a la disciplina de partido, compra un bote de tóxicas palomitas multicolores. El muy valiente se cree Batman pero por suerte pudimos atraerlo de nuevo al lado del Bien y de las Palomitas Blancas y como recompensa a tal acto de fe y buena voluntad, le asignamos la importantísima función de “Aguantador Oficial de la Pancarta Amorosa” que cumplió con gran aplomo y honor. Ñe.

Reparto de octavillas a cargo de Don Way entre la juventud española. Fíjense como se intentan aguantar infructuosamente la risa los dos (2) polluelos y como el Ultraplayback del Piano con camiseta roja enseña deleitando las virtudes de la Palomita Blanca. Dejad que los niños se acerquen a Way.

Lalala dejando constancia de la maldad de la palomita polícroma en un lugar inmejorable. No, no hay una señora dentro del cajón de las palomitas: es el espectro de Carmina Ordoñez que, por fin desintoxicada, estaba allí para apoyarnos.

Ante las expectativas de una afluencia de público masiva, se tomó la precaución de contar con una dotación de la Cruz Roja para prevenir esos pequeños incidentes indeseados tan habituales en los tumultos y en los conciertos de Belle Pop. Pero los sanitarios, ante la poderosa fuerza de los argumentos esgrimidos por nuestra causa y la arenga a coro de Acelga, Casimiro y Zeros, decidieron unirse ciega y fielmente a nuestra reivindicación pacífica. ¡Cuánta igorancia!

Casi mejor sin comentarios: Casimiro transformado en El Impoluto Palomito. Fíjense en el gorro que es pura artesanía, ¡señoras!

Ante el puesto de palomitas, los Lamedores Duros y Ultraplayback amorosos reivindicamos la presencia de Don Satanasito del Amor. Aquí podrán apreciar que pese a nuestra apostura apolínea y belleza afrodítica, llevamos camisetas como todo el mundo.

Como punto álgido de la Fiesta de la Palomita Demócrata se llevó a cabo una bonita y alegórica performance (en castellano, fantochada) en la que el suelo acabo sucio de palomitas de colores y sin embargo la blancura de la bata de Casimiro quedó intacta debido a la fuerza de sus convicciones morales y estéticas.

Como colofón y cierre del acto reivindicativo, procedimos a comprar un bol gigante de Palomitas Blancas y agradecer la colaboración desinteresada y el buen humor de la palomitera a cargo del puestecillo. No es que sea china, necios, es que se está riendo porque le haciamos gracia.

Qué bella estampa de hermanamiento la que captaron nuestras cámaras justo al final de la concentración. Un minuto después apareció el personal de seguridad del Corte Inglés mirándonos con caras de aturdimiento y sospecha a partes iguales. Pero por suerte para ellos ya nos estábamos yendo…

El gorro del Impoluto Palomito bien se merece una vitrina. Amanda su creadora y poseedora de las manos que le han dado forma se deleita con su aroma de caucho, palomita y laca de pelo. Como ven, la Lamedora se ha quitado su casco negro de cara al verano y ha adquirido un aire más alegre y frutal.

El punto y final de esta fiesta de la democracia tuvo lugar en un conocido restaurante oriental de China. Los amables camareros impactados por el enorme porte de los manifestantes y por el halo de bien que irradiaban nos alojaron en un comedor exclusivo y super-vip. No tienen más que ver al Molt Honorable presidir la mesa junto a Casimiro y un medio (1/2) de Way.

Y no queremos marcharnos sin decirles que dedicamos este post al maestro Don Lindyhomer, que no pudo asistir al evento y al que echamos de menos por su reconocido savoir fair. Eso sí, no se preocupen señores, ha sido la primera pero no la última…

Stop Color On Pop-Corn


Hola blanquitos salados. Hoy les traemos a sus pantallas una llamamiento a la solidaridad entre estratos sociales y culturales. A raiz de unas declaraciones de nuestra estrella del Pop y role-model particular, don Way del Amor, acerca de la indiscutible malignidad de las palomitas dulces. El nucleo duro-pero-suave de Lametones de Amor, hemos decidido de manera unilateral apoyar la manifestación convocada en el espacio virtual de los Habemus Plaka.
Dicha concentración ha sido ideada con el propósito de mostrar el desacuerdo ciudadano ante proliferación de la palomita multicolor que supone la desestructuración de los valores morales de igualdad, fraternidad y sobre todo amor fraternal imperantes en el mundo civilizado. Un constructo maligno, fruto del capitalismo más salvaje que no hace más que añadir dañinos y nocivos compuestos químicos a la bella y saludable palomita blanca.
Por eso, amorosos, les convocamos a una protesta silenciosa en pos de la erradicación de las palomita dulce y su fascismo lúdico.

LUGAR: Kiosko de palomitas dulces de enfrente del Corte Inglés de Diagonal.
FECHA: Jueves, 14 de Julio.
HORA: 14.00
* Se ruega atuendo decoroso, seriedad, discreción y puntualidad.

ACTUALIZACIÓN: Hola niños de amor; hoy, día 13 de julio, víspera de nuestra concentración de apoyo a la palomita pura y limpia, podemos anunciarles ya el (breve) programa del evento:

  • El Comando Palomitas Blancas de la Paz se reunirá, como ya se ha dicho, a las 14:00 en frente del puesto de palomitas del Corte Inglés de la Plaça Maria Cristina, Barcelona.
  • Una vez allí se procederá al despliegue de pancarta(s) y a repartir los flyers a los transeuntes, para que nuestra causa llegue al pueblo y podamos cobrar fuerza en este democrático conjunto de estados que es Europa. El coqueto boceto del panfleto a todo color lo pueden encotrar en la web de los Habemus Plaka
  • Tras unos minutos de relfexión se procederá a realizar una performance reivindicativa, en la que pretenderemos simbolizar la paupérrima situación espiritual en que se halla hundida la sociedad occidental al permitir cosas como la existencia de maiz tostado adulterado y azucarado o manifestaciones tan necias y ociosas como la nuestra.
  • Dispersión del tumulto. Aquellos de los integrantes del Comando Palomitas Blancas de la Paz que lo deseen podrán disfrutar de un banquete en un restaurante exótico de las cercanías… pagando una minucia, claro.

Esperamos poder verles a todos allí, aunque sean ustedes voces discordantes, pues ya se sabe que la diversidad siempre aporta riqueza… excepto en las palomitas, por supuesto.

J’Accuse

Buenas tardes, niños amatorios con consentimiento. A menos que sean ustedes unos desinformados, unos ignorantes y unos zafios, sabrán que la comunidad científica internacional (división física-atronomía) anda estos días revolucionada con la misión espacial Deep Impact. Pero por si aún vivían en la inopia, nosotros, como los documentales de instruir deleitando, les resumimos la epopeya científico-técnica en dos (2) sencillos, cómodos e intuitivos pasos:

  1. La NASA envía un pepinazo a un cometa que se halla a una distancia aproximada chorrocientos millónes de kilómetros de la Tierra y lo hace explotar con la potencia de una bomba nuclear de tamaño medio.
  2. El telescopio Hubble y otros gadgets hipertecnológicos captan una ingente cantidad de imágenes del evento en todo el ancho abanico que conforman las frecuencias de la luz habidas y por haber.

A partir de ahí, el resto no son más que conjeturas humanas al respecto de los resultados: los geólogos cósmicos dicen que ahora disponen de gran información al respecto del origen del universo, los químicos que si había agua helada en el núcleo del cometa de marras, pero… ¿y la bella paraciencia de la astrología? Acaso no ha estudiado el Hombre las constelaciones y los designios que se ocultan en las estrellas desde que levantó su simiesca y peluda cabeza de la recogida de bellotas y otros frutos silvestres no cultivados ¿Eh, qué dicen ellos al respecto de esta flagrante intromisión humana en el cosmos?
Entonces, con esta pregunta retórica e innecesaria en el aire, viene cuando nosotros les mostramos el conejo oculto en el sombrero: el roedor blanco y fofo se llama esta vez Marina Bai, astróloga rusa aficionada que acaba de denunciar a la NASA por dettructoreh de cometas; afirmando además por boca de su abogado que los putos yankis han ‘arruinado el equilibrio de fuerzas del universo’, que han ‘alterado su horóscopo’ y que pretende interponer una demanda conjunta de todos los usuarios de telefonía móvil cuyo terminal deje de funcionar debido a la ausencia del cometa. Así pues, la rusa loca pretende cobrar de la NASA una indemnización de tres cientos millones (300.000.000) de dólares en concepto de ‘daños morales’, … tantos años de comunismo para terminar luchando activamente por un premio en los Stella Awards, ains…

Habemus Chino
Y hablando de comunistas y de rusos y de humor locuelo. El pasado miércoles tuvimos el honor de compartir mantel oriental con los dueños de Habemus Plaka. El camarada Acelgafrita y el kamarada Otsirc nos deleitaron con sus risas y su buen humor, y juntos experimentamos las propiedades crepitantes del pan de gamba. Todo un placer, señores.

SEMEN LO QUE COMEMOS: Albóndigas en salsa de lefa

¡Hola, amiguitos de lo ignoto!
El otro día cené con unos amigos de la industria del porno, y me sorprendieron con este suculento segundo plato. Según me contaron, el secreto está en freir poco las albóndigas, para no reducir el sabor de la lefa. Si la eyaculación es pobre, se puede batir el semen con crema agria. La salsa no hay que servirla muy caliente, porque hay peligro de matar los espermatozoides y se puede llegar a cortar el esperma.
Lo primero que resalta del plato es la viscosidad de la salsa. Si se parte cada albóndiga en semicírculos más o menos idénticos, un hilo de salsa ondeará de la carne, bailando el pulso del comensal.
El sabor no es en sí desagradable. Lo que lo es un poco más es la inmiscibilidad de salsa y carne. Puede llegar a parecer que se están masticando dos bolos alimenticios distintos. Pero el sabor que queda en el paladar tras la deglución es ligeramente seco, pasado por un tamiz agridulce.
Nunca me había tragado la lefa de otro, así que no puedo cotejar la frescura del esperma en su presentación final. Sí me he tragado el mío, pero hace tanto tiempo que he olvidado el sabor.
No es aconsejable mojar pan en la salsa, ya que la pasta resultante tampoco llega a ser completamente homogénea. Lo más indicado puede ser servir la salsa aparte, y mojar en ella las albóndigas.
Eso sí, no quiero ni imaginar cómo la tiene que salir este plato a Peter North.

A rey muerto, rey negro

Hola libélulas de Amor. El trabajo que no hacemos durante todo el año se precipita estos dias sobre nosotros cual alud de tareas inaplazables. Pero el exceso de trabajo no es, ni será nunca, excusa para dejar de regalarles nuestros más irresponsables y descabellados pensamientos diarios. Por eso estamos aquí, más necios de lo habitual, para hablarles de principes y princesas.
Bien conocida es la pleitesía que rendimos en esta casa a los pequeños estados y a la evasión de impuestos, pero hoy no venimos a cantarles las excelencias de relojes suizos ni de quesos traidos de Andorra. Hoy estamos aquí para homenajear al que sin duda es el mejor país del mundo: El Principado de Monaco. Y más concretamente del que será el proximo jefe de estado monegasco, Alberto Grimaldi. No se engañen amorosos, un país cuyo territorio es un ochenta por ciento (80%) Casino, un veinte por cierto (20%) playa y que está regentado por una familia apellidada Grimaldi no puede ser malo. Todo es bonito en Monaco, tan bonito que desde el resto de paises y esgrimiendo la prensa rosa como arma, se ha conspirado para desprestigiar a este coqueto estado europeo. Se han fabricado rumores totalmente infundados sobre la ligereza de cascos de las bellas princesas, sobre el exceso de empinamiento de codo de Ernesto de Hannover, sobre el supuesto snobismo de sus simpáticos habitantes y hasta se ha llegado a decir que el Principe Alberto era homosetsi.

Negro sobre blanco
Si, amorosos, muchos fueron los que confundieron la imagen de hombre sensible y refinado con la de principe modosito y dieron por finiquitada la existencia del principado. Ya saben sin descendencia no hay monarquia, pero Albertito nos tenía una sorpresa reservada al respecto. Y es que esta semana, y citamos palabras del ABC, ‘Alberto de Mónaco reconocerá a su hijo negro’. ¡Un hijo! ¡Y negro! Un vástago hijo de una azafata togolesa de Togo que ahora y después de dos (2) años va a tener por fin una familia como Dios manda, un Papá y una Mamá.
Pero la felicidad no podía ser completa. Sí quieren ustedes ver un principe negro a cargo de un pais tendran que volver a visionar el Principe de Zamunda porque el churumbel monegasco no es hijo legítimo y por lo tanto, como bastardo, se tendrá que conformar con vivir en la opulencia pero sin título. Una injusticia, oigan y un ejemplo más que demuestra que la interracialidad no llega a las altas esferas y que el mestizaje sigue siendo cosa de hippies.

Recortables a gogó

Hola, jóvenes calenturientos. Esperemos que no nos hayan echado de menos en nuestra breve ausencia porque su pareja de webmasters necios favoritos (nosotros) está más ocupada que una prostiputa barcelonesa en la semana del Construmat. De todos modos, les brindamos un delicioso enlace para su disfrute, entretenimiento y para que no nos extrañen tanto en horas de oficina: Paper Doll Heaven. Una ingente cantidad de cyber-muñecas recortables con caras conocidísimas y con unos armarios que a veces son tan fieles a la realidad que da escalofríos.
Nosotros seguimos ahí, apostando por la monarquia. Una reina y un Rey.

& Creado con WordPress &