Lametones de Amor

Una llamada a la incorrección en agradables tonos pastel

Mes: Octubre 2004 (Página 1 de 2)

El odio, el odio…

Hola, amigos del Bien. Quizás alguno de ustedes pueda solucionarnos esta duda que lleva asolando nuestro espíritu desde hace mucho tiempo: si cada año se realizan miles y miles de películas, ¿por qué rediantres tienen que volver a poner por enésima vez El Príncipe de Zamunda en la TeleVisión?
Disfruten de un buen fin de semana y Feliz Walpurgis.

¡Negro!

…simplemente Jordi

Esta es una bonita ilustración de KirazLa primera vez que vimos un dibujo de Jordi Labanda, hace unos años, no pudimos evitar pensar en una de aquellas viñetas de la revista Semana que nuestras madres compraban cuando nosotros todavía éramos unos tiernos infantes. Sus modernas y rosadas ilustraciones no eran más que una recreación de aquellas que habíamos visto antaño en la revista del corazón. Sin embargo al artista catalán no queria que su público fuese el tipo de persona que compra prensa rosa. Vendiendo sus obras a Wallpaper* o a otras revistas pop de decoración ha conseguido rodearse de un halo de cosmopolitismo y creatividad que parece colocarle por encima del resto de los mortales. Con ese estilo chic para quillas se ha convertido en la imagen más exportable de la Barcelona- Cool, del diseño de papeleria y del glamour adolescente. Sus pijos sonrientes resultan agradables a las niñas para poblar sus carpetas de tonos pastel pero ni ellas ni la mayoria de marcas publicitarias que contraran al dibujante le buscan un sentido oculto a sus diseños, simplemente les gustan. Por eso mismo, resulta cuanto menos inquietante que el propio autor afirme que tras sus dibujos subyace una agria crítica social y una sútil y perfida ironia… Hombre, si la Camiseta – Custo- designed- by -Labanda la llevará embutida un heavy podriamos llegar a sospechar que el tono es crítico, pero es que, casualmente, dentro de estas prendas siempre se suele encontrar una replica exacta o un wannabe del estilo labandista.
No obstante, el moderno artista ha conseguido colocar su producto en prácticamente todos los sectores del mercado. Es tan políticamente correcto que sirve para promocionar desde postales de boda hasta clubs de moda. Pero claro, cuando uno se diversifica tanto acaba por perder la exclusividad y si bien Labanda afirma que sigue trabajando con sumo cuidado y casi artesalmente en sus dibujos, no ha podido evitar que surjan multiples imitadores que adoptando su estética se dediquen a hacer camisetas para el mercadillo (diriamos para el Zara, pero es que para el Zara ya las hizo el propio Labanda). Vaya, que han hecho lo mismo que él habia hecho anteriormente con dibujantes como Kiraz, Recal o Tadahiro Uesugi , inspirarse. Algunos malpensados dirían copiar.
Tema aparte son las llamadas Chicas Labanda. Esa especie de UFO de cabeza sobredimensionada y escualido cuerpo esgrimiendo siempre una posición que denota snobismo y desprecio a partes iguales. Las chicas labanda siempre tienen los ojos muy grandes y brillantes pero no es por el Prozac, es porque son muy felices y estan muy orgullosas de llevar un bolso de Prada. Por el día siempre llevan su botellita de Agua FontVella, como los pastilleros, pero ellas lo hacen porque es lo que mejor les sienta al salir del gym y combina perfectamente con el estilo casual-wear. Y por la noche aunque indefectiblemete las veamos sosteniendo una copa, copita o copaza sabemos que lo que estan bebiendo es mosto… ¿verdad?
Así que dada la corrección que destila, la amplia aceptación de su obra y como conecta con la juventud de este país no nos extrañaría en absoluto que Labanda fuese el encargado de realizar la proxima Campaña Contra la Droga. ¿Un brindis para celebrarlo?

The Big One (a petición popular)

De la serie “ustedes lo han querido” llega la verdadera historia de Lametones de Amor vs las Criaturas del Inframundo, Las Cucarachas. Los ejemplares que podrán encontrar en la calle, en el bar o en su propia casa suelen ser de la especie Blatella Germanica, aunque últimamente y sobretodo en ambientes urbanos la Periplaneta Americana o cucaracha americana ha desplazado a la especie europea. Aquí tienen un bonito link del asco por si gustan ustedes de informarse sobre el peligro que acecha tras estas plagas. Ya ven que el colonialismo americano se extiende hasta los animales inferiores originarios de este continente. Los humanos, claro.
Las cucarachas son criaturas realmente fascinantes, pero no sólo como el insecto en sí mismo, sino porque han pasado a representar la inmundicia de una forma inigualable. Las cucarachas han desplazado a las ratas como símbolo de la omnipresente putrescencia y corrupción que mana de las urbes occidentales. Y lo que es peor, viven en todas partes, hasta en su propia casa como nos enseñaban las cantariñas alimañas del Cuchitril de Joe. Y justamente el entorno de la historia que les vamos a contar es prácticamente idéntico al de la película: un piso de renta antigua, entresuelo enano, prácticamente desastrado y con una fontanería pre-constitucional.
El día que Casimiro se instaló en el piso de nuestro amigo Bertino, de quien les hemos hablado ya en alguna ocasión se encontró ya con un ejemplar de las que serían sus más numerosas compañeras de piso. La capturó con un vaso de Pans&Company y pudo comprobar que era bastante grande, unos tres (3) centímetros de longitud. Tendrían que pasar unas semanas hasta que los Lamedores, esta vez juntos, se encontrasen con otro insecto algo más pequeño pataleando inútilmente en la pica de aluminio para histeria de Amanda, aún no acostumbrada a la presencia de las criaturas. Desde ese día no cesaron los encuentros casuales. Los más celebrados fueron:

  • Casimiro se despierta, con su habitual indumentaria camiseta manga larga y calzoncillos. Tiene hambre y quiere cereales con leche, pero al abrir el armario de la cocina una cucaracha salta del estante para colarse en lo que ella creía el refugio más cercano, la oscura y estrecha manga del dormido Casimiro que no puede hacer otra cosa que gritar y contorsionarse salvajemente para hace salir a su intrépida amiga. Ésta, guiada por el instinto animal, decide adentrarse en la cueva trepando por el brazo hasta llegar a la axila (o sobaco) donde encontró su final, aplastada entre el tríceps y el costllar del macho Lamedor. Todavía le quedan restos de exoesqueleto entre el vello.
  • Bertino está haciéndose unas patatas fritas en la cocina, mientras don Casimiro repartía mecos con Donkey Kong en el Mario Kart. Una cucaracha acechante contemplaba esta estampa de cotidianidad. Impelida por Dios sabe qué impulso, se precipitó en un vuelo suicida hasta la sartén para sorpresa de los presentes. Ese día las patatas vinieron con guarnición.
  • Unos alaridos terribles despiertan a Amanda y Casimiro en medio de la noche. Es Bertino, que está en su habitación con La Focacha, su novia. Tras preguntarle si le pasaba algo, éste responde que no, que no sucedía nada… que sólo era una cucaracha. Horas más tarde nos contaría que pensó que La Focacha tenía ganas de refocile setsi y que le estaba acariciando la pierna, en dirección a la cálida ingle. Como pueden pensar, cuando Bertino descubrió que la mano no era tal, sino delicadas patas de insecto, ya era demasiado tarde. Compréndanlo: se excitó con una cucaracha.
  • La Focacha, mujer paranoica donde las haya, estuvo insistiendo durante semanas que las cucarachas vivían en el techo falso de la cocina y que las oía caminar cuando todo estaba en silencio. La pobre chica era italiana y por eso nos la tomábamos a guasa la mayor parte del tiempo, y en esto, pues como que también. Un día, al abrir un armario, vimos unas largas antenas salir de un plato hondo. Casimiro se subió a la encimera para ver al mostruo y pudo contemplar la cucaracha más grande que ha visto y que seguramente verá. Un insecto de unos ocho (8) centímetros de longitud y negro como la pez. Le pegó un chorrazo directo con el espray disfuncional (que habiamos trucado para que la apertura fuese más ancha) y la mamá-cucaracha se giró, trepó por el fondo del armario para acabar adentrándose en el falso-techo con un ruido horripilantey crujiente; no sin antes volverse para ejecutar un coordinado corte de mangas múltiple con sus seis (6) patitas.
  • Al cabo de unos días, Bertino contrató a un obrero para que tirase el falso techo y le instalase una bajante de agua de verdad. El hombre, que muy sutil no era, lo derribó con un instrumento similar a una azada (no nos pregunten cómo se llama) y en ese instante los Lamedores pudimos ver como el agujero practicado empezaba a vomitar una cascada de cucarachas asquerosas, que cual lluvia oscura se precipitaban sobre el paleta, que exclamó ‘¡hostias! Yo he trabajado en alcantarillado y no las he visto más grandes que estas. Iguales sí, pero no más grandes‘. Nosotros tuvimos MIEDO.
Era asín de grande

Y aquí llegó el fin de la lucha contra los artrópodos. Con el cambio de piso parece que nos hemos librado prácticamente de ellos, pero algunas noches todavía creemos escuchar ese crucrucru infernal sobre nuestras cabezas.

There are bugs on my ceiling,
there are bugs on the floor.
Waiting, …

Manfestaciones marianas

Manifestantes encapuchados radicalesHijos, ¿cuánto hace que no van ustedes a misa?. ¿Acaso piensan que su falta de colaboración en el cepillo de la parroquia no repercute en las arcas eclesiásticas? ¿eh?. No sean ingenuos, saben perfectamente que con esta actitud de progres agnósticos van a acabar ustedes con la Iglesia, ¡Rojos!
Las altas instancias católicas de este país están viendo como poco a poco se va pervirtiendo a la sana juventud española; matrimonios entre homosetsuales, legalización del aborto, parejas de hecho, divorcios express, investigación con células madre, campañas a favor de los preservativos, niños sin clases de religión en las escuelas, mujeres emancipadas que trabajan fuera de casa, internet… Y ahora para colmo se le dice a la Iglesia Católica que debe autofinanciarse. Aún resultará que los inmigrantes esos – judios, musulmanes y evangelistas- tienen derecho a recibir el mismo dinero que los cristianos. Es por eso, justamente, que la Conferencia Episcopal de Curas Españoles les quiere recordar que se va a convocar una manifestación cristiana para intentar frenar en avance de la hidra roja que nos acecha. En este caso creemos que no sacaran los santos ni las vírgenes a pasear para que no lo confundan ustedes con las tradicionales procesiones de Semana Santa y que no se enfundarán los capuchones esos en forma de cono a modo de radical cristiano. Y es que todo esto se veía venir, tanto libertinaje y tantos sodomitas sueltos han hecho que vuelvan con fuerzas renovadas antiguos partidos defensores de los valores más tradicionales, la familia y la unidad de la patria.
Así que si quieren renovar su fe de forma lúdica y preparar sus espíritus para esta nueva ofensiva cristiana aquí tienen unos bonitos juegos que harán las delicias de toda la familia. Id en Paz.

Z.exe

Nuestra moscaBienvenidos, hijos del Rock & Roll, os saludan los Lametones de Amor. Tienen ganas de perder el tiempo, por lo menos cinco minutos en algo totalmente irreflexivo y descontextualizado. Se lo leemos en los ojos, en cada palabra que escriben ustedes vemos que su mayor preocupación es contemplar las musarañas o quedarse embelesado con el vuelo de una mosca. Pues en esta página tienen una interesante propuesta que surgió hace tres (3) años y que no llegó a extenderse de forma masiva, como era su propósito. “Para poder desarrollar Z, necesitamos tu ayuda: por favor, descarga e instala Z en tu pc.”
Como moscones ya los hay siempre, quizás este sea un buen momento para llenar de moscas nuestras pantallas. No tengan reparos en bajarse un hijito de la nuestra pulsando en la imagen que ilustra este poste. ¡Mojca Mojca!

Es la hora de los Teletubbies

Una Abraçada!¡Hola pequeños! Si hay algo que no podemos negar los Lamedores es nuestra tendencia al odio ciego, a presuponer que todo lo que nos rodea es maligno y a creer en la existencia de redes ocultas que manejan a la humidad en la sombra. Seguramente, por esto mismo, alguno de ustedes podrá llegar a creer que odiamos a los Teletubbies, ¿no?… Pues no. Ya sabemos que sería mucho más moderno, tendencioso (de tendencia) y rompedor posicionarnos en contra de estas bellas criaturas amigas de los niños, pero es que creemos que lo Teletubbies son NECESARIOS, ellos representan todo lo que la sociedad occidental y el subconsciente colectivo de mentes españolas considera tabú, discriminable y en definitiva malo.
Tinky Winky es homosexual, como todos saben. Pero claro, ¡esto no es nigún problema, eh!… que yo tengo amigos gays y los quiero igual que a los otros, pero yo no soy gay…
Dipsy es negro, es de otra etnia. El ánimo y el raciocinio nos dicen conjuntamente que sus genes, distintos a los nuestros, no deben perdurar. Los negros, gitanos, moros, judios todos deben morir porque son diferentes y sucios e inferiores. Eso sí, a muchos los queremos para jugar a futbol, que corren que se las pelan…
Lala es una mujer, y por lo tanto una criatura a la que el macho debe poseer y proteger como la madre de sus futuros hijos que será. Las mujeres son inferiores porque tienen menos fuerza física y se les puede pegar más fácilmente. ¡Y encima quieren trabajar las muy zorras, ja ja ja! Anda, Mari traeme una cerveza o te avío una somanta palos que tedejo tiesa, ¡soputa, tontalculo!…
Po es un niño, es una mente débil e inocente que nos recuerda lo que fuimos y lo que nunca seremos otra vez. Él es también, en consecuencia, una metáfora de los desequilibrios mentales, de los retrasados a los que tememos y odiamos…
¿A que reconocen alguno de los comportamientos de ahí arriba?. Pues a pesar de este tipo de prejucios malsanos, aún contando con ese diabólico aspecto y con el sol con cara de bebe que rie, han conseguido que nadie pueda llegar a odiarlos cerrilmente, de una forma realmente visceral. ¡Y a los niños les encanta! Los Teletubbies son el símbolo de hermanamiento de una generación futura, por eso son necesarios ¡Ninguna bandera sin Tinky-Winky! ¡Ningún niño sin Tubbicrema! ¡Sean ustedes Teletubbies! ¡Un Abrazo Grande!

Arashi no Ken- La espada de la tempestad

Por el camino que lleva de Kyoto a Edo, caminaba Kaeru Hiwata, un samurai descendiente del clan Hiwata de Satsuma. Las hojas empezaban a caer sobre el camino en aquella mañana de octubre del 1528 de la Era Gonara. El emperador Kyoroku había acabado de alcanzar el poder, y eran muchos los grandes señores y samurais que se acercaban a la corte para demostrar su lealtad y habilidades al gran emperador. Kaeru no era una excepción, ya que quería ganar fama y nombre derrotando tanto rivales como pudiera. Quizás así llamaría la atención del emperador y se convertiría en un señor de la guerra.
Había llegado el mediodía y el hambre empezaba a acuciar dentro del estómago del joven samurai. Había llegado al pueblecito de Kenkyo y entró en la taberna local. Pidió de comer y algo de sake para quitarse la fatiga del camino. Ya acabando de comer empezó a contar como él sólo había derrotado en combate singular a cinco ladrones hacía dos días. También relató que había vencido en ocho duelos de iaijutsu, el arte del desenvainado rápido de la katana, en un solo día y contando entre ellos a los cuatro hermanos Tsuru. Ya, ebrio de soberbia, le preguntó al tabernero si sabía de algún maestro de la espada que viviera cerca. El tabernero no le contestó. Visiblemente ofendido levantó la voz y gritó: ‘¿Alguno de vosotros sabe de algún maestro que viva cerca? ¡Vamos, contestad!’. Hayase, la camarera de la taberna, le contestó: ‘Allí, en la colina Kirameki vive un viejo kensei, un maestro de la espada que ha estado al servicio del Shogun durante 30 años. Quizás quieras ir a verle’. ‘Por supuesto’ gritó Kaeru.
Una hora después se encontraba en la colina, y en la lejanía vio la silueta de un viejecito encorvado. Se acercó y le preguntó quién era. ‘Me llamo Kimura Koizumi. Vivo en esta colina esperando que llegue el abrazo de la muerte. Ahora, sólo quiero acabar mis días en compañía de Marina, mi mujer, después de haberme llenado las manos de sangre, con 30 años de lucha continua’. Kaeru se quedó mirando al viejecito, y pensó ‘¿éste es el hombre más fuerte de la región? Estos aldeanos se están burlando de mí. Pero mírale, si ni siquiera podría desenvainar la espada’. Aún así le dijo que quería luchar contra él. El viejecito le miró y no contestó. ‘He venido desde Kyoto para luchar contra grandes contrincantes. Me habían dicho que eras un gran rival, pero veo que los achaques de la vejez te han afectado de sobremanera’. El anciano, sin inmutarse, desenvainó su katana con una fluidez impropia de su edad y cortó una ramita del cerezo que había a su lado. La ramita cayó al suelo al mismo tiempo que envainaba la espada. Sin siquiera despedirse continuó su camino. Tenía ganas de un paseo vespertino con su adorada mujer. Había que aprovechar ahora, ya que en invierno las flores no crecen.
Una hora después Kaeru entraba en la taberna con aire de superioridad. ‘Vaya, vaya, ¿y éste era vuestro campeón? ¡Pero si ni siquiera ha querido luchar! Se ha limitado a cortar esta ramita de cerezo’. Se acercaron a ver la ramita y volvieron a su sitio. Haruka, otra de las camareras, le dijo ‘Si eres tan imbécil de no ver la maestría con que el maestro ha hecho el corte no mereces llamarte samurai. Lo que Kimura-sama ha tratado de decirte es: Fíjate como he cortado esta rama. Fíjate en mi técnica. No eres rival para mí. Vuelve a provocarme y lo próximo que lacere será tu carne’. Acto seguido, Haruka se fue a servir a los demás comensales.
Visiblemente enfadado, Kaeru salió de la taberna. Al día siguiente las lavanderas encontraron el cuerpo sin vida de un joven samurai con un corte a la altura del diafragma, un corte limpio y definitivo. Llevaba la cabeza adornada con una corona de flores, como si éstas quisieran imprimirle una vida que no volvería a sentir.

Last night a DJ save my life

Hola, corazones, hoy venimos con una historia que podría aparecer perfectamente en cualquiera de esos espacios tan repetitivamente macabros de telerealidad, como el infravalorado Diario de Patricia, “Gente” o el espacio de comprendido entre las 18:30 y 19:30 de la cadena en la que dan “Gran Hermano”. Lean, lean la crónica de lo que pasó la noche del sábado y verán.
Como ya les informamos, asistimos al Glam Rock Festival para poder idolatrar a nuestros amados Ultraplayback y para poder celebrar un regreso de la Rubia Montoya que, desgraciadamente, no pudo ser. Las actuaciones cubrieron todo el espectro de puntuaciones desde “bastante mal” hasta “rajadamente bien” y podriamos decir que el festival, en general, valió la pena. Conocimos por fin a los Ultraplayback y a Juandju, quien puso la anécdota absurda de la noche al presentarse preguntando con cara de niño bueno si éramos los Lametones de Amor, ante lo cual Zeros respondió con una tajante negativa. El pobre Juandju todavía está maldiciendo el ridículo que le hicimos pasar, ji ji ji…
Tras el concierto nos reunimos todos para confabular nuevos planes absurdos de los que podrán disfrutar en esta página, sobrecargamos el coche de Lalala para desplazarnos al centro a continuar la fiesta, Don Way saltó del coche en marcha en medio de la Avinguda Paral?lel y nos divertimos muchísimo con estos locuelos.
A la mañana siguiente tras un par de cafeses, nos enteramos que el local que flanquea el portal de la Guarida Amanda y donde nos solemos reunir los Lamedores para la tertulia post-fiestecilla había volado por los aires porque su habitante se había quemado a lo bonzo con gasolina y los vapores habían terminado por explosionar…
Ultraplayback saved my life!

Prefieren Dixie Chicks

GRF…

¡Hola, mostros! ¿Saben ya qué hacer este sábado? Salir de fies, con la peñita guapa, como viene siendo habitual en los últimos quince (15) años, ¿verdad? Pues anulen sus planes para el día de descanso judío porque se celebra el Glam Rock Festival, donde actuarán nuestros idolatrados Ultraplayback y La Rubia Montoya entre otros. Y todo eso por el precio de cero (0) pesetas, ¡grounchy!
Y hablando del entorno Montoyesco: Juandju, sin duda el más visceral miembro de la lista de los Focomelos y lector emérito de Lametones de Amor, ha creado su descacharrante Montoblog, donde podrán ustedes leer qué opina del homenaje a Radio Futura, votar por sus preferencias respecto a su momento sensorial del día y en general disfrutar de la incorrección y mala leche que suele exhudar Juandju. “El Blog más absurdo al que podrán acceder sin tener necesidad de leer”, toda una declaración de principios.

Otra vez en nuestro auto

Pastitas del Amor

Salaam aleikum, effendis del Amor. Qué esta ñoñez sirva para inaugurar un Semos lo que Comemos étnico, como del mestizaje. Ahora que ha acabado el Forum y los desharapados se baten en fiera lucha por un jirón para el recuerdo, alguien tenía que retomar el hilo del buenrollismo intercultural y nos hemos dicho, así como quien no quiere la cosa e impelidos por misteriosos efluvios arabizantes “¡Ja ja ja! ¿Y por qué no nosotros mismos?” Y así, descontextualizando completamente, aplicamos nuestro arbitrario y absurdo criterio para traer a sus ojos y a sus glándulas salivares uno de los más grandes comestibles que ha dado el Mediterráneo. El baklawa.
Seguramente ustedes conocen ya estas mini delicias venidas de Africa, quizás como pastitas árabes o similar, pero nunca está de más un homenaje al hojaldre más empalagoso y denso que uno puede encontrar en el hemisferio norte. La fórmula no podría ser más sencilla, de ahí proviene todo su encanto: las hojitas de masa edulcoradas con miel se pliegan sobre diversos frutos secos, que dependiendo de la variedad pueden ser almendras, avellanas, anacardos o pistachos. Siendo todos ellos deliciosos e hipercalóricos. Cabe destacar que al coger un baklawa sorprende su inesperado peso, teniendo en cuenta que no suele medir más allá de tres centímetros (3 cm); el summum en este aspecto es sin duda la pasta de avellanas con chocolate, prácticamente una piedra de azúcar con algo de hojaldre y cuya densidad alcanza cotas próximas a la de la antimateria.
En definitiva: un producto obligatorio para su paladar por sólo sesenta céntimos (0’60 €). Y por supuesto, si quieren ser modernos no se las tomen con un Cacolat; acompañen el manjar árabe con un té a la menta.
¡Bravo por el Baklawa!

Haabibi

Página 1 de 2

& Creado con WordPress &