Lametones de Amor

Una llamada a la incorrección en agradables tonos pastel

Mes: Agosto 2004

El 3er mundo en su camiseta

Más de la mitad de los brasileños ODIAN el carnavalNo saquen todavía sus banderas de confederados, nenes, que con este sugerente título no queremos decir que se les haya encaramado al hombro un ciudadano de un pais en vías de desarrollo, de esos que ustedes (y nosotros) llamarían pobre. Tampoco pensábamos hablarles de la explotación a la que se ven sometidos los púberes de dichos paises para que ustedes se entallen una bonita samarra con tres (3) rayas, como Pocholo; para eso ya están las buenrollistas tiendas de comercio justo y el Forum de la Culturas, tan lejos y tan cerca estos dos (2) conceptos.
No, hoy venimos hablarles de cosas que molan, de coletas, de minifaldas, de gafas ciclópeas, de pechos musculados y de bíceps torneados. Y el tema no es la prostitución callejera sino la moda, la moda veraniega de los cojones. E intentaremos no extendernos en demasía, de hecho intentaremos ser breves porque se podrían verter rios de tinta y sangre al respecto. Al trapo.
Recordarán que a principios de año les anunciábamos que se llevaría el rosa y así fue, al menos durante la temporada de primavera todo el mundo que fuese al Zara, o al Bershka, o al Stradivarius, o al H&M podía adornar su cuerpo en bellos tonos rosados a la vez que mutilaba sus oidos. Porque esa es otra, lo único que diferencia físicamente uno de estos comercios de una macrodisco de la periferia es que los primeros no tienen aparcamientos. Sin embargo, si ustedes tienen ojos y les funcionan correctamente, habrán podido ver que los colores imperantes tanto en playas como en urbanizaciones han sido mayormente dos (2), el verde y el amarillo, omnipresentes en escaparates y en transportes públicos. Y si tenemos que proclamar una ganadora absoluta de todas las prendas para white-trash, ésta ha sido sin duda alguna la camiseta de la selección brasileña, pero no esa anchota como de futbolista o de jugadora de baloncesto rusa, ¡norl! Pasadas por el tamiz de las multinacionales de la ropita se ha transmutado en tops, tangas de baratillo, bolsos, culottes, chándals, chanclas y hasta chubasqueros. E infinidad de complementos papichulescos con la marca registrada de Brasil, siendo nuestro favorito la gorra de espumita y rejilla de plástico, esa que sólo llevaban los camioneros porque los bares y restaurantes regalaban a sus clientes preferentes, la misma que con la leyenda ‘U.S.A. 94’ lleva diez (10) años descoloriéndose en la bandeja trasera de su coche-móvil, junto al perrito head-banger.
Así que el populacho ha hecho que este año las calles se convirtiesen en una sempiterna rua de carnaval. Hasta el inefable alcalde de Barcelona, Joan Clos, bailó públicamente vestido con la dichosa camiseta; mientras otros cuatro cientos mil (400.000) neo-conversos cariocas se agitaban catárticamente con la samba fusión de Carlinhos Brown. No obstante, esta moda no sólo ha hecho furor entre los adolescentes patrios y los inmigrantes cumbianos, como esos que cantan en el hilarante videoclipe de Obsesión. También los más despreciables habituales del Born, el barrio más rabiosamente modernillo de Barcelona, han tomado como suya esta indumentaria brasileira. Y claro, cuando una moderna impostada intenta hilvanar dos (2) frases para justificarse y para deslumbrar con su sabiduría a los otros wanna-be allí presentes puede soltar joyas como: ‘… todo esto ha llegado porque en Brasil tienen un concepto mucho más amplio y arraigado del sport street-wear‘. ¡Bravo! Y es que mal que les pese a los EE.UU., el pais más grande de sudamérica es tendencia. Siempre hemos sabido que los meninos da rua han estado muy preocupados por su imagen y que las favelas son la cuna del sport street-wear. Sport street-wear, … no podemos parara de decirlo, se ha convertido en nuestro haiku mágico. Y al parecer, este concepto también está muy extendido por las agitadas calles (por la fiesta y los disparos) de Kingston y los campos de guerra de Belice, porque aún se pueden ver en las tiendas de Zara bonitas prendas con los nombres y banderas de estos lugares. Y si son ustedes rectos y honrados pero quieren lucir la moda del tercer mundo, siempre les quedará la rojigualda camiseta de España. Harán que sus padres neoliberalistas se sientan orgullosos.

MUERTE AL COLOR

Soy el extremo oscuro de la tabla cromática.
Soy la paranoia que domina tus bajones psicotrópicos.
Soy la pesadilla que te asola cuando cierras los ojos.
Soy tu miedo al ridículo.
Soy la tenia que habita en la oscuridad de tus entrañas, y que te devora desde dentro.
Soy el tumor que tiñe de negro tu sangre cuando rezuma por tus poros tumefactos.
Soy el pozo oscuro de tu desolación.
Soy el virus que te arrasa desde el agujero negro de tu ordenador.
Soy el dialer oculto que acompaña tu navegación por páginas pornográficas gratuitas.
Soy la foto pederasta que se cuela en Tus Imágenes y se niega a ser borrada.
Soy Casimiro Durden.
Soy Amanda Mayhem.
Soy el reverso tenebroso de esta página.
Soy El Lametón Negro. Y he venido para quedarme.

Verano Rosa

¡Hola, niñas y niños! Pues sí, nos hemos dado un descanso vacacional; aunque realmente no hemos estado vagueando como ustedes se imaginan, sino más bien maquinando para la hora de nuestro retorno. Y aquí estamos, amigos y amigas, hemos vuelto como hacen los grandes, como haría esa amistad plasta que les proyecta las ochenta y siete (87) diapos de su Viaje Halcón (Pack Económico) Playa Bávaro mientras le sirve unos cacahuetes y unos ganchitos del LIDL; sin ni siquiera haber tenido tiempo de quitarse la delatora pulserita del “todo incluido” de su hotel pseudo-caribeño.
Como pueden pensar, lo de los aperitivos de saldo lo tenemos dificilillo, pero no nos ahorraremos los comentarios graciosillos. Así que siéntense y vean esta arbitraria selección de fotografías absurdas.

¡Pinchen en los recuadros para ver un mundo de luz y amor!

Aquí tienen la entrada del al puerto de Ibiza, llegamos en avión (como los buenos burgueses) pero no queriamos dejar de enseñarles esta representativa estampa. En primer plano tienen ustedes la zona más deprimida de Ibiza, el barrio de los gitanos con su playa de gitanos. Al fondo, el puerto deportivo, el Divino y el Pachá, ¡oig! Un bonito ejemplo de los contrastes que encierra la Isla Blanca.

Llegamos a Guarida Godzilla y allí esperaba uno de los seres más feroces de todo el hemisferio occidental, la mascota oficial de esta página: Pus. Una perra con trastornos alimenticios graves, esquizofrenia y embarazos psicológicos de renos. Adoramos a este ser por su demencia y porque se come los papeles de las madalenas.

Nosotros sabemos que la locura del reciclaje se ha apoderado de la Generación Forum, pero es que hay cosas intolerables oigan. Eso que ven ahí es un orinal, sí. Tiene forma de orinal, precio de orinal y lo utiliza un niño para cagar. Y en la etiqueta pone claramente “Cocina Ecológica”, ¡mundial!.

Esto es Ibiza, señores, y por lo tanto los famosetes de tres al cuarto (3 al 1/4) dejan su huella por todas partes. Y por supuesto no iba a ser menos el rubio más alegre de la fiesta ibicenca, que (con grandes aspiraciones) ha abierto una cadena de establecimientos de distribución de merchandising ególatra. Ahí tienen a Amanda esperando que abran para comprar material.

Lo que les íbamos diciendo. Nada más acercarnos al puerto de Ibiza, Meca de peregrinaje del Glamour Patrio y disco-fashions en general, nos encontramos con el Famoso Niño Lobo Mexicano a punto de lamerle la oreja a un David Beckham reconvertido en flyer. ¡Cuanto vicio! Más tarde esa misma noche tuvimos la suerte de ver nada más y nada menos que a Marc Ostarcevic tripón y a Marlene Moureau pintada como una puerta.

Ante tanta impostación de modernismo e italo-lentejuela caduca decidimos acabar la noche revolcándonos por el polvo de algún parque, azuzados por el ánimo festivo de resinas exóticas. Para ello escogimos el Parque de los Yonquis por excelencia, bellísimo, con PipiCan y a 30 (treinta) segundos del centro. Algún día debería hacerse en Ibiza un homenaje a esa figura mítica del folklore contemporáneo que es el toxicomano en vena. Por si no lo sabían, ésta es la ciudad (ejem…) con más heroinómanos por habitante del mundo.

Ahí tienen a Casimiro preparándose para una jornada de playa, haciendo bueno aquel dicho maternal de “los calzoncillos de hoy son como bañadores”. ¡Y ustedes se avergonzaban y/o se reian de tal aseveración! ¡Ah! Y no hace falta que busquen la Biblia entre los libros de la estantería porque justamente está siendo tapada por la pierna derecha, ¡cachis!

Aquí un trocito de la playa que visitábamos asiduamente. Lejos de quedarnos con el lado más bucólico, queriamos enseñarles la basura, en este caso no-humana, que abunda en las costas ibicencas (y costas en general). Es bellísima la forma en la que los elementos han erosionado esta lata y es impresionante la cantidad de cosas que se llegan a encontrar en la playa.

Otro mostro primigenio salido de los abismos del tiempo. Las lagartijas de la isla, con la excusa de que son especie endémica protegida, se han puesto a reproducirse como alimañas y se llegan a poner así de hermosas. No es de extrañar viendo la voracidad con la que saltan sobre los bocadillos de los turistas despistados. Muchas, como la de la foto, son de color turquesa, por lo que no entendemos por qué no las han convertido en icono gay de las lagartonas locales.

Lo que les ándabamos diciendo, más cosas tiradas en la playa. Un sitio raro para dormir el de este indigente, incómodo, húmedo y expuesto a un sol abrasador; y allí estaba todas las tardes, esperando que anocheciese para ir a pedir a los turistas en las terrazas del Puerto. El sombrero de Casimiro es, efectivamente, de Gazpacho Alvalle (la huerta en casa).

Aquí lo tienen, el Bodegón Moderno. Esta merienda de los campeones nos ayudó a reponer fuerzas para el encuentro Lametone-Satanasito que se avecinaba. Ni en vacaciones podemos dejar las patatas fritas de paquete, ya lo ven, pero el resto es comida de verdad. Al menos en teoría.

Habiendo matado el gusanillo, toca un buen merecido relax. Además de la estridencia cromática de la Game-Boy también pueden admirar las delicadas manos de pianista de Amanda y varios anillos de su ingente e inabarcable colección de bisutería de plástico. ¡Hazte con todos!

Bajamos hasta los avernos para encontrarnos con Satanasito y Señora que, como ya les dijimos, son malísimos y asustan a los niños por las calles. También es verdad que son muchísimo más interesantes que la media de los humanos y unas bellísimas personas para con los animales y los motros. Hablamos de muchas cosas, del Papa, de los pastilleros, de prostitutas inglesas, de música, de Vico y, sí, de ustedes también. Comimos tortilla, paseamos por un cementerio y vimos la teletienda. ¡Fue todo tan hermoso!

Ante la disyuntiva “¿super-glamour-chillout o ultra-caspa-tocotó?”, don Satansito eligió la segunda; así que nos encaminamos a la pequeñísima Bodega los Gatos. Al entrar nos recibe don Pepe, dependiente de video-club durante el día y tabernero de noche; preside la barra una ristra de ajos y un bote de banderillas, de una pared cuelga un descomunal cuadro de gatos jugando al póker y la tele indefectiblemente retrasmite la peor opción de cada noche. El precio de la bebida en este local fluctúa misteriosamente en función del estado etílico del camarero, habiéndose llegado a pagar una mediana a ochenta (80) céntimos.

Les mostramos en esta instantánea uno de los enclaves más descontextualizados de la Europa de los veinticinco (25). La Virgen de las Nieves, paradójica Patrona de Ibiza, disfruta ahora de un lugar preferente en La Calle de la Virgen, Templo Gay y centro mundial de reunión de homosetsuales cachondos (que ya es decir). En el momento de la fotografía, algún lugareño había tenido a bien hacer una ofrenda de flores a la Imagen, ¡en una jarra de cerveza! No podría haber estado más acertado el hombre…

¿Intrusismo o reciclaje? Nosotros ya sospechábamos que Sanitas venía utilizando miembros de cadávares como “piezas originales”. Pero esto ya es demasiado, oiga, que financian una empresa tan fea como es la del tabaco para obtener beneficios a largo plazo. Negocios Circulares es el futuro.

Tiempo ha, a eso de finales de junio, Amanda decidió comprarse unas chanclas surferas de baratillo para reventarlas en verano. En un puesto del Mercat de Sant Antoni encontró unas de desconocida marca italo-disco, Gioseppo, por el módico precio de ocho (8) ecus. Un par de meses después llegamos a Ibiza y no dejábamos de ver carteles como ése que pueden ver en la imagen; el calzado Gioseppo no baja ahora de los veinte (20) eurodólares. ¿Visionarios de la moda? ¿Gurús de la pasarela? ¿Empanadillas de carne? Sí, todo eso y mucho más: Gioseppo Beachwear, para Los que pueden.

Tuvimos muchas jornadas de relax playero en la Isla del Amor. Amanda, que desafía a la muerte como quien se toma un carajillo, se puso a tomar el sol bajo este risco arcilloso. Los modernillos new-age, esos que recurren constantemente a la espiritualidad vacua y que te recomiendan los libros de Coelho y Bucay, dicen que estas tierras rojas ibicencas les llenan de vitalidad y les refrescan la piel. Probablemente, la película de “Lucía y el sexo” fue la llamada definitiva para probar esta experiencía mística, así que siempre se puede ver a uno o dos (1 ó 2) embadurnados en arcillas arrancadas de la pared. Cada año muere uno (1) aplastado por los desprendimientos. El refranero español, siempre tan socorrido, ya nos dice “para presumir hay que sufrir”.

Este no es uno de los modernos de los que les hablabamos hace un momento, es de otro tipo, él es Mestre Me; que mientras contiene la respiración contempla como bordea la costa un velerito de nueve (9) metros con bandera pirata. Es muy-mucho-extremadamente-cool izar la bandera negra en el barco de papá y salir con los friends a navegar para la puesta de sol. Y es que la pirateria ya no es lo que era antes, pero sigue siendo un delito por el cual le retiran a uno la Licencia de Navegación.

En la playa había un gordo que nos miraba mal y por eso ha quedado retratado ¡Sonrie, majo, que sales en internet!. Le acompañaban una troupe de jóvenes tocadores de bongos (y por extensión de huevos) de esos que mendigan en plazas junto a sus perros y que, pensábamos, vivían en la indigencia. Cual fue nuestra sorpresa al contemplar los ciclópeos implantes de silicona de ellas y el Audi con el que abandonaban la playa. Así que ya saben, no les de dinero a estos mendigos, que se lo gastan en colágeno y en cuidarse las rastas.

Esa es Amanda, probablemente calzando sus Gioseppo’s y su bikini rosa lametoniense. Y es que Lametones sigue en sus trece (13) sin sucumbir a la absurda moda verde-amarilla importada de la selección brasileña de furgol. Casimiro siempre va en pelotas, y como la web la leen muchos niños no podemos colgar su foto. Si la quieren nos escriben un mail.

Esto es un testigo muy gráfico de lo que sucede si ustedes chutan una piedra. Don Ramonet, amigo nuestro y asiduo de esta página, tuvo a bien mostrarnos el resultado y dejar que hurgásemos con una ramita en la herida sangrante. Moraleja: no jueguen a palas, ¡coño ya!

Y aquí llega el fin de esta crónica, con esta bella y poética estampa contemplada por los Lamedores con su visión rosa de la vida. Esperamos no haberles aburrido terriblemente con nuestras andanzas personales. Prometemos no hacerlo muy a menudo.

De-generación Windows

Pretty Sammy dice 'No a MS'Hola amigüelos del amor eterno e imperecedero. Hoy hablaremos de sistemas operativos. Pero no huyan, tontuelos, que no vamos a rayarles con palabras raras ni con explicaciones incomprensibles. No vamos a agobiarles con tecnicismos en primer lugar porque no nos apetece y en segundo lugar porque tampoco somos unos gurús de la informática.
La primera pregunta que se han de responder es, ¿son ustedes generación MS-DOS o Windows? Nosotros todavía somos generación MS-DOS. Sí, seguro que recordarán aquella pantallita en negro, desoladora, con un cursor blanco que esperaba órdenes. El ratón era una cosa cuadrada que servía para decir ?¿Qué es esto?” , para acabar tirándolo de vuelta a la caja a los 5 segundos. Pero hacia el 1992 se hizo famoso un programa, complementario del MS-DOS, el Windows 3.0. Con él se podía dar alguna utilidad al ratón, ni que fuese para arrancar tus juegos favoritos. Sin embargo todo quisqui aún seguía usando el DOS para mejorar el ?autoexec.bat? para tunear el rendimiento, usando el ?memmaker.exe? para pasar los programas a la memoria alta y que los juegos tiraran mejor. Y a ser posible con sonido. ¡Si incluso los 4 primeros PC-Futbol iban en DOS! A estos mortales que abandonaron la dureza de la pantala oscura los (nos) llamaré ladillas. Parásitos que viven en los testículos de los seres vivos.
En el 1995 llegó Windows 95 (qué original) invirtiendo los papeles. Cada ser humano veía el Windows, construido sobre la base del DOS (o del OS-2 de IBM), pero moviéndose en windows. Si incluso podías dejar en blanco el ?autoexec.bat? y no pasaba nada. Con el tiempo, las nuevas generaciones fueron cogiendo en ratón, que no el teclado, heredado de sus hermanos/as mayores y re-descubrieron la informática. Así es como llegó la generación windows. No alcanzan a imaginar lo que es formatear el disco y reinstalar el sistema operativo. O hacer un Fdisk para hacer particiones o simplemente, para formatear discos duros de más de 1 giga. Pero por lo menos, son cuidadosos con el ordenador. Igual que sus hermanos mayores, saben instalar antivirus, anti-spawners y demás. Incluso llegan a técnicos informáticos o programadores multimedia, superando con creces a nosotros, los MS-DOS. A esta subdivisión de mortales los llamaré cuquimaquis. Los cuquimaquis son unos bichitos pequeños que viven en los testículos de las ladillas. Efectivamente son parásitos de los parásitos.
En el 2001, según mi windows piratilla, llegó el windows XP. O sea, eXtrema Putada. Ni siquiera tiene uno la opción de ponerse en la pantallita de MS-DOS, no está. Busquen en la barra de tareas, no la encontrarán. El DOS ha muerto. ¿Viva el XP? Esa pregunta se la responden ustedes. Los usuarios que sólo han probado esta generación no conocen la pantallita en negro, excepto cuando se cargan por las bravas el ordenador y han de reinstalar. Entonces todos sus conocimientos de Messenger y de escritura móvil-politono no sirve de nada. ¿Qué sale algo raro? Ya tendrán a alguien que se lo arregle. Aunque sea un técnico informático que les cobre. ¿Un virus? Bueno, mientras no joda demasiado el ordenador? ¿Un marcador 906? Ya me daré cuenta a final de mes? bueno, papá se dará cuenta. A estos proyectos de mortales, a estos infraseres les llamaré waiquiris. ¿Qué es un waiquiri? Un bichito muy pequeñito que vive en los testículos de los cuquimaquis. Efectivamente. Lo han adivinado. Parásitos de los parásitos de los parásitos. De-generación Windows. Viva siempre yo. En esto se ha quedado el ordenador para los señores de MSN y sus acólitos teenagers. Menos cuando la ?ladilla? arregla el ordenador. Sólo ese momento.

Y por si les ha aburrido este artículo de ira contenida, ahí tienen unas de esas cosas extrañas que son de sus agrado y disfrute, una bella colección de pósters de pelis mexicanas.

Tan cool…

¡Hola amiguitos! Esta semana hemos podido celebrar un año de existencia cibernética. Hemos aguantado ya más de 365 jornadas sin que nadie se enfade lo suficiente como para bombardearnos la página, dando palos de ciego a diestro y siniestro y diciendo insensateces en general.
Posiblemente éste sería un buen momento para la introspectiva y para la reflexión, volver la vista atrás y considerar cada paso realizado en el extaño camino de la blogosfera (o algo). Y aunque semos unos descerebrados y nos sentimos orgullosos de ello, oye, en éste autoanálisis hemos podido comprobar que sólo hemos colgado la letra de una canción de Yulio… Pese a la idolatría que podamos profesar a nuestro cantante más internacional, esto no deja de ser un error que debe ser enmendado: y lo hacemos a continuación con una bella tonada de los Azucarillo Kings que es toda una declaración de principios de esta página, su hogar brainless en internet.

Soy Tan Cool

Guardaespaldas, discjockeys, gogós y camareras
colas en el baño desglosan las carteras,
va siguiendo mis pasos algún recogevasos
y es que siempre hay barra libre para los más deseados.

Y es que soy tan cool
anhelo de tus gafas
es la estereovisión
de mi expresión
qué sensación
tus lentes de espejo
devuelven mi reflejo

y confieso que siempre me encanta lo que veo,
seductor feliz, el promotor de tus jadeos.
Yo tu eclectic boy, tu mi elastic girl,
escribiremos el tiempo en servilletas de papel.

Y es que soy tan cool
que a veces ni me entero
cuánta es la expectación
que mi actuación
qué sensación
levanta en las masas
cuando de sus gargantas sale
je t’aime…
je t’aime…
je t’aime…

Regiré un antro moderno en color blanco
con barmans rapados y acento anglogermano
y performances y diapos y álbum de poesía
y te habrás equivocado si vienes a por sangría

Y es que soy tan cool
deseo de tus noches
no soy ciencia-ficción
soy la encarnación
qué sensación
de Warhol, de Bowie
¡y tu eres un panoli,
vive Dios!
¡Vive Dios!
¡Vive Dios!

Dry Martini (in)
Litrona (out)
Escai (in)
Charol (out)
Sushi (in)
Sobrasada (out)
Disc Jockey (in)
Pinchasdiscos (out)
Cerillas (in)
Mecheros del Barça (out)
Vegetariano (in)
Gallego (out)
Astrud (in)
Azucarillo (out)
Gauche Divine (in)
Rock Laietano (out)

Y es que soy tan cool…

Devedés y supernenas negras

The man who saves the world¡Hola, amigos! ¿Nos han echado de menos? … ¿NO? ¡Qué hijosdeputa! Claro, ahora deben estar ustedes en sus respectivos resorts caribeño-levantinos, hartándose de mojitos, y adquiriendo números para contraer un futuro cáncer de piel.
Pues que sepan ustedes que la vida de Lametones de Amor también puede ser interesante; sobre todo cuando intervienen en ella unos titanes de lo bizarro como son Satanasito y Señora (a los que nos referiremos como SS). No dejamos de sentir alivio al comprobar que no eran peruanos soplaflautas, rumanas acompañadas de una prole de niños drogados, costras malbaristas, u otros hijos del mestizaje que circularon por delante de nuestro puesto de vigilancia en un bar moderno del centro de Ibiza. Más bien al contrario, SS demostraron ser unos divertidísimos seres de Luz y Amor y nos honraron invitándonos al primer Festifrikibiza.
No hace falta decirles que el festival fue todo un éxito de público (se sobrepasó el aforo del local) y crítica. La pericia y el buen gusto del programador hizo que pudieramos disfrutar de la telenovela zombi Stacy; la turbadora historia que pregoniza el futuro de Melody, el Club del Suicidio; de la disfuncional versión turca de la Guerra de las Galaxias con cama elástica, Dunyayi Kurtaran Adam; y de la hilarante y políticamente comprometida interpretación de Pajares en el Liguero Mágico. ¿Acaso existe algo más bucólico que las películas del destape a la luz del amanecer ibicenco? Y aún así se quedó alguna cosilla en el tintero, como la programada Visitor Q. Pero no se preocupen amigos, que ya llegará el catártico Festifrikibiza05 de todos los pajeros. Ya hemos plantado la semilla para desbancar a Sitges.
Debemos destacar también el ágape PowerPuff Girl con el que fuimos agasajados, los mosquitos elefante devoradores de personas, el intento fallido de flambeo de melón con Herbes Eivissencas (y posterior fractura de la botella por parte de Casimiro), el agradable y reconstituyente brebaje Millenium, del parecido de Casimiro con Carlitos Subterfuge, los apasionantes proyectos de los mostros SS y más cosas bonitas.
Desde LdA decimos, proclamamos: “¡sí a Satanasito y Señora! ¡Y sí al Amor!”

& Creado con WordPress &