Lametones de Amor

Una llamada a la incorrección en agradables tonos pastel

Mes: Julio 2004 (Página 1 de 3)

Lametones de Vacaciones

FelisidadSeñores, Agosto se acerca de forma inexorable y los Lamedores nos trasladamos a nuestra residencia de verano. Como la monarquía o el mismísimo Santo Padre cogemos nuestros bártulos y emigramos a tierras cálidas más propias de mostros como nosotros, donde podremos retozar y revolcarnos por la arena cual animales en celo. Ya ven que las condiciones de vida van a ser mejores y hasta es posible que se nos suba el feng shui a la cabeza. Pero no podemos decir lo mismo de nuestra conexión al ciberespacio, que si bien nunca ha sido extraordinaría ahora podemos decir que pasa a ser nefasta. Con esto no queremos decir que vayamos a cerrar en agosto, no caerá esa breva; nosotros, como los superhéroes de lo mostrenco que somos, estaremos vigilantes ante las amenazas de la mediocridad y de los efluvios de los costras.
Así que incluso durante sus vacaciones podrá disfrutar usted de Lametones de Amor, su blogzine rosa favorito. Puede que no publiquemos tan amenudo pero ahí estaremos, tramando y urdiendo planes absurdos con los que deleitarles. ¡Es todo tan hermoso!

Lame-Tetris

¡Hola, Amigos del Amor Libre! Qué precioso es el tiempo, y qué ganas tiene a veces uno de destruir algo hermososo, cual Tyler Durden que deforma a guantazos al estéticamente agraciado.
Pues para que ustedes no tengan dificultad alguna para destruir parte de sus neuronas y malgastar su valioso tiempo; Lametones de Amor se congratulan presentándoles: Lame-Tetris. ¡A jugar!

Choque de Mostros

Miren, miren qué monada de cartel ha elaborado nuestro Satanasito Amoroso para el Festifrikibiza 04. Nosotros aportaremos también nuestro granito de arena con películas de invocaciones ibicencas y luchadores payeses. ¡Todo cine fru fru y diversión sin drogas*!

Mostros Antigas
* Este último punto es opcional.

El Triunfo de la Mediocridad

Peor que los ShoggothFlipados y conmovidos aún por la venganza de La Novia llegamos anoche a la Guarida del Lametón, pateando el aire poseidos por el espíritu de Pai Mei. Pero cuando encedimos el televisor vimos como el clima tarantiniense se rompia en pedazos al materiarizarse en nuestra pantalla la figura gris y anodina que aparece en las pesadillas de las gentes más sensibles. Un rostro no especialmente horrendo, la persona más escalofriantemente normal del mundo: Ramón Garcia con sus vaquillas y su pose de cuñado con polo Lacoste. Tal vez alguno de ustedes pueda llegar a pensar en el presentador del Gran Prix del Verano como un loser televesivo, ¿no?. Pues nada más lejos de la relidad, oigan.
Fíjense que desde hace ya varios lustros, Ramón Garcia ha contado siempre con un programa en antena. Desde aquel horro-espacio del humor patrio (ejem…) que fue No te rias que es peor, pasando por ese estandarte de la España cañí y la lucha fraternal entre Villa Arriba y Villa Abajo que representa el Gran Prix del Verano (con 10 temporadas ya a sus espaldas) o el muy infravalorado El Gladiador, hasta las obligatorias campanas de Fin de Año con ese look de tuno transilvánico que se calza, Ramontxu se ha hecho omnipresente en nuestras vidas. Y no, no nos olvidamos del tristemente desaparecido ¿Que Apostamos?, pero ese tema ya lo trataremos algún día más extensamente… Creemos también recordar una cosa muy horrenda, como de muy mal gusto; un concurso que implicaba dos (2) familias de inmigrantes pobres y un billete de avión para que una (1) de ellas se reuniese con un familiar. La familia perdedora (nunca mejor dicho) era obsequiada con un flamante teléfono móvil y la sonrisa estándar de Ramón García.
Personajes como éste, aupados a la fama mediante su flamante mediocridad, se han convertido en los triunfadores de nuestros dias. Y es que la mediocridad, señores, está de moda. El detalle que corrobora aún más nuestra teoria es que su triunfo no se limita a lo televisivo, también ha llevado su éxito al mundo de la publicidad. Gracias a Viajes Marsans podemos ver cada mañana en el periodico de turno el careto ‘de toda confianza’ de Ramón Garcia con pose de turista a punto de ser desvalijado en alguna calle estrecha. Y es que nuestro Ramontxu no es ni feo ni guapo, ni alto ni bajo, ni de izquierdas ni de derechas, no es gordo ni delgado. No destaca demasiado y eso hace que le podamos estar viendo todo el día, todos los días, sin apenas darnos cuenta de su familiar presencia. Sería el típico especimen que se pide un cortado con la leche tibia y un azucarillo, un tipo normal como el de aquel proyecto de canción de La Rubia Montoya. Y suponemos que ahí es donde está su triunfo. Ya ven, en una época en que todo el mundo se esfuerza por ser original, el mediocre es el que gana.

Felaciones trascendentes

Mujeres alegres
Hablan las algunas leyendas orientales y más recientemente algún libro sobre la existencia de cierta sociedad secreta de mujeres que de crear una religión contarian con más adeptos que el mismísimo Buda en una comunidad de zen-modernos.
Al parecer desde hace más de 3000 años campan a sus anchas por reconditos lugares del sur-este asiático unas misteriosas mujeres de pelo extra-largo apodadas Las Tigresas Blancas. A estas señoritas les gusta chupar miembros. Sí, sí, como lo oyen, son felacitrices profesionales, entregadas y gratuitas. Pero no se vayan a creer que actuan así guiadas por el vicio o por la lujuria, lo suyo es simplemente devoción. Devoción por los falos y su blanca semilla pero devoción al fin y al cabo.
Las tigresas lamedoras, educadas según los principios del tantra, tienen la creencia que alcanzarán la eterna juventud y la salvación de su alma mediante el contacto con el semen. Para ello durante su vida llevan a cabo miles de felaciones con las que a modo de Yedi sexuarl trascienden a un plano superior de la existencia. ¿Ven qué bien pensado? Ella consigue la inmortalidad y él se va a casa tan feliz con su mamadita taoista. La verdad es que con creencias como estas no entendemos como el aburrido catolicismo, donde el sexo oral te lleva directo al infierno, puede contar con tantos fieles/reprimidos. Y no entendemos tampoco cómo se ha llegado a importar a occidente el rollito Fehn-Sui, buenas vibraciones, decoración zen (que hasta existen juguetes Feng Shuipara perros) y sin embargo no se haya promocionado algo tan saludable como es esta filosofia de la fellatio redentora.
¡Beatos del mundo, laman muchas pollas! Mucho más placentero e interactivo que besar un santo.

Autobombismo

¡Hola, amigos! Cuando vean la nueva implementación que esta página del Amor les ofrece, van a pensar que nos sobra el tiempo. Y puede que tengan razón, porque aquí está la mega-absurda y novísima página de:

Tras varias semanas de planificación ya está por fin acabada esta oda al píxel grueso, y todo gracias a que la todopoderosa señorita Chili Temple nos hizo ver que los cuadros están de moda.

Eliminados en Cuartos de Final

¿Se imaginan ustedes qué pasaría si un meteorito gigantesco se dirigiese a la Tierra, surcando el vacio espacial a una velocidad absurda? No sólo se lo imaginan, lamedores del amor, sino que lo han visto en diferentes películas americanas: los Estados Unidos, con la ayuda de algunos sacrificados héroes, salvarían a la humanidad.
Año 2004, 13 de julio. La Agencia Espacial Europea, con el afán de proteger al mundo de los peligros del espacio exterior (¿los Primigenios?), da prioridad a un proyecto para deflectar los asteroides gigantescos que podrían llegar a amenzar la vida en la Tierra. El proyecto seleccionado tiene por nombre Don Quijote, y sí, es español. Casi na…
Ahora vuelvan a imaginar el asteroide asesino dirigiéndose a la Tierra. Las dos (2) pequeñas naves que conforman el Proyecto Don Quijote listas para actuar, todo el planeta pendiente del elegante baile de Sancho alrededor del gigante y la brutal embestida del Hidalgo. Todo ello para que al final, debido a un error de cálculo, ambas naves acabasen estrellándose en una bella explosión termonuclear; la última y efímera obra de arte del ser humano.
Sí, amigos, aún nos queda esperanza para que la humanidad se extinga en una épica llamarada, como las estrellas del rock.

Nuestra selección en Korea

Starbucks, el café endiosado

Skoda¡Hola, amiguitos del amor! Hace ya un par de semanas que deseábamos visitar uno de los abundantes Starbucks que han brotado en apenas unos meses por toda Barcelona. Curiosamente, pese a esta proliferación y a la fama que precede a la multinacional del café, no teniamos ni la más remota idea de qué demonios ofertaban para hacerse tan especiales y tan triunfadores; cosa que por supuesto multiplicaba nuestra curiosidad. Y sin embargo hasta hace apenas unas horas no nos habiamos animado a ir, coartados por la conocida prohibición del fumeque y por la semajanza del logotipo de la cadena con el de Skoda, lo que hacía sospechar a Amanda que ambas multinacionales eran en realidad la misma y que el café contenía restos de aceite de motor y otros subproductos industriales. Habiamos postergado la visita hasta que el inefable Jake relató sus hazañas en el Starbucks y la historia de cómo lo echaron por ir despeinado y barbudo. Hilarante, ¿verdad?
Así que, decididos a saber cuán elevada era la categoría de los establecimientos del Mal nos pusimos nuestras mejores galas de moderno (un camuflaje perfecto para lo noche de Barcelona) y nos encaminamos al Starbucks de la ciudad condal que a todas luces era el mejor para nuestros objetivos: el de la zona más pija, junto a Pedralbes Centre. Tras una ojeada exhaustiva del establecimiento no pudimos ver el cartel de “Reservado el derecho de Admisión” que buscábamos, pero sí que hallamos un símbolo malrollista objetivamente feo: una maceta llena de gravilla y colillas apagadas, una especie de jardín zen para exfumadores o pipican para cigarrillos.
Cruzamos las puertas del establecimiento y mientras esperamos en la cola nos cae encima un huracán gélido proviniente del aire acondicionado y Non, Je Ne Regrette Rien de Edith Piaf; mal empezamos, parece que para degustar un buen café hay que escuchar música soporífera en francés… Mientras hacemos unos minutos de cola cabe destacar que en el mostrador, a parte de los típicos productos de bollería norteamericana, se podían adquirir una bonita colección de chapitas solidarias de la fundación Save the Children, a dos (2) ecus cada una, y así limpiar la conciencia del consumidor de café que de vez en cuando se acuerde que los recolectores de café suelen ser mujeres y niños explotados. ¡Ah! Y también se puede comprar el disco de los Beach Boys, imaginamos que para ser solidarios también y pagarle el psiquiatrico a Brian Wilson.
Nos llega por fin el turno de enfrentarnos a la barera (absurdo término que utiliza Starbucks para denominar a sus empleados), que resulta ser guiri, y a los precios de los cafeses, que oscilan entre 1’25 ecus que cuesta un café sólo pequeño y 4’55 ecus que vale un frappuccino de fresa grande con extra de café y leche de soja. La prudencia nos exige que nos pidamos un cappuccino, un frappuccino de mocca y una cookie de chocolate blanco y avellanas; y aún así con lo que nos cuesta la broma nos podriamos haber comprado catorce (14) sopas chinas instantáneas y un (1) Happy Hipo de Kinder. Ahí queda eso.
En un bar normal, tras pedir en la barra le dan a uno su café o se traen a la mesa. En el Starbucks, que es un bar anormal, le piden a uno el nombre y comunican a un segundo barero lo que se va a consumir. Tras un breve tiempo de espera, el segundo barero anuncia a voces que el café en vaso de cartón de Casimiro ya está listo; pero se equivoca, porque los aditivos como el indispensable cacao del cappuccino o el azúcar son self-service y encima tienen el morro de presentar esta carencia de servicio con la consigna “Tú personalizas tu café”. Mientras tuneamos nuestros vasos con las decenas de cucharillas que abusivamente adquirimos, reparamos en que el local está plagado de pasquines que anuncian el compromiso de Starbucks con sus clientes y con el planeta. Nos hacemos con uno de cada, en total unos siete u ocho (7 ú 8 ).
El café está bien pero la cookie no va más allá de pasable, consecuentemente esto hace que los precios pasen a adquirir el calificativo de obscenos. A nuestro alrededor se sientan exclusivamente pijos y/o guiris, todos vestidos entre hortera y hilfigeriano e incluso una tipa con un horrendo abrigo blanco hivernal y bufanda de cuadros Burberry; algunos leen los periódicos que proporciona el establecimiento, que son dos: el Periódico de Catalunya y el Marca. Y todos, por supuesto, respetan el eufemístico cartel que cuelga de una pared mal pintada y que reza “Para preservar la calidad de nuestro café les rogamos que no fumen”. Nos refugiamos en la lectura de los panfletos, que resulta ser harto-satisfactoria. Lean, lean.
Uno de ellos, el de colorines más bonitos, nos recuerda que todos los Starbucks tienen un repetidor de Wi-Fi, por lo que trayendo el portátil y pagando una cantidad indeterminada de dinero podemos convertir nuestro Starbucks favorito en un cyber-café en el que el ordenador lo pone uno mismo. Otro nos invita a los seminarios grauitos para la cata de café que organiza la cadena, el miércoles a las seis (18:00 a.m.) en una céntrica calle de Barcelona; puede que vayamos para realizar la últma vuelta de tuerca de la broma, nunca se sabe. Otro, el mejor sin duda, nos vuelve a recordar que Starbucks es tan bueno como Jesucristo y que ” Uno de los principios básicos de Starbucks es colaborar positivamente con la Sociedad a nivel social, económico y medioambiental”; fíjense que sutileza en la frase empleada: la Sociedad está en mayúsculas porque no se refiere a la sociedad española o humana, sino más bien a las ‘Tres Estrellas Unidas’, compañía que a modo de King Ghidora de la mafia cafetera aglutina al Grupo Vips + El Molí Vell + Starbucks Coffe International . El emporio del grano molido.
Al final salimos con la impresión de haber sido estafados, pero con una autoestima conspiranoica reforzada. No vayan al Starbucks, a no ser que sean ustedes situacionistas incendiarios. Si pese a nuestra crítica siguen planeando visitar la multinacional chunga de las merendolas, que sepan que Starbucks pone a su disposición una calculadora de calorias de sus productos; el guiño definitivo al compromiso que tienen con sus clientes, que hasta se preocupan por nuestras importantísimas y esbeltas figuras. Ya saben que es muy importante para la salud cuidar la línea, y también para ser un superhumano de anuncio y no un infraser.

¿Para qué sirve un famoso?

Todo un dandyNo deja de ser curioso que habiendo mil y una (1001) formas de perder el tiempo, eso que la gente llama hobbies, la mayor parte de la humanidad esté interesada básicamente en conocer y destripar los devaneos setsuales de conocidos y parientes; saber quién se ha metido en la cama de aquel. Y si es posible criticar airadamente, mejor que mejor.
¿Qué es un famoso? Supuestamente es una persona que es conocida por mucha gente; es decir, que sale en la tele. Los famosos sirven a modo de familia universal a la que criticar o amar, la piedra fundacional del inconsciente colectivo. Esta familia virtual tiene muchos elementos comunes con la real, y que sirva como ejemplo destacado el papel que se le ha asignado a nuestro role-model Don Jaime de Marichalar. La prensa del corazón no ha dejado de cargar contra el Duque de Lugo una y otra vez, sea por su relación con los cubanos, por sus estrafalarias costumbres o recientemente por los extraños rumores de adulterio. Don Jaime, cuñado de Don Felipe de Borbón, es también el mítico personaje del folclore español “cuñado indeseable”, el Cuñado de España. Con el permiso póstumo de Peíto, claro.
En su apocalíptica obra Fahrenheit 451, Ray Bradbury nos presentaba un mundo en el que sólo el ocio está permitido, abanderado éste en la televisión uniprograma, la familia. Es, cuanto menos, gracioso comprobar las similitudes de aquella descripción catastrofista con la actual programación de la televisión del politono:Tele 5, en la que la gran mayoría de los programas giran en torno al reality show de turno y las barrabasadas de sus personajes. Empezando a las once (11:00 a.m.) con Dia a Dia, siguiendo con Aquí hay Tomate, A Tu Lado, Pecado Original y, finalmente el buque insignia de toda esta bazofia, Crónicas Marcianas, un programa con el que Coto Matamoros se hizo rico. Y cuando dan Salsa Rosa ya es el acabóse.
¿Saben ya para qué sirve un famoso, entonces? Para muchas cosas, dirán ustedes, y tendrán razón. Pero fundamentalmente podriamos decir que un famoso sirve como ente unificador, como elemento en común, de este animal gregario que es el ser humano en una época en la que a nadie le interesa su propio vecino, anodino y aburrido. Y Tele Cinco no hace más que sumergir al espectador en el mundo de su familia y lo hace a todas horas, rescata al televidente de la existencia y lo devuelve a su mundo.
¿Saben para qué sirve un famoso? Para ignorarlo, y mientras lo hacemos saber que a otras personas les parecen importantes todas esas tonterías.

Rock en el Supermercado

En la muy inquietante sección de música del Caprabo hay discos de índole muy diversa, todos mezclados, de manera que podemos encontrarnos con la cara de un Ricky Martin pre-fama al lado del Surfer Rosa de los Pixies, y éste a su vez junto a la horrible pareja formada por Pimpinela. Y, como característica común a todos ellos, una saludable capa de polvo que el tiempo y el olvido se han encargado de acumular, como reliquias profanas en un lugar equivocado.
Tras rebuscar un poquito, hoy hemos podido salvar de la decadencia de la estantería a dos (2) CD’s, por el módico precio de cuatro (4) euros cada uno. ¡Mejor que en el Top Manta, oigan!

Bloodhound GangDef Con Dos

Página 1 de 3

& Creado con WordPress &