Lametones de Amor

Una llamada a la incorrección en agradables tonos pastel

Mes: Mayo 2004 (Página 1 de 2)

Marx, domingueros y el guiri

No era uno de los hermanos, no¡Hola, lectores del amor! A continuación vamos a hacer un comentario relacionado con filosofía del siglo XIX (19), pero no se preocupen y no se vayan así de repente, que será modo brainless (¿y cuando no lo es?). Estarán de acuerdo con nosotros si les decimos que Karl Marx fue uno de los pensadores más influyentes de su siglo, y seguramente el más influyente entre sus contemporáneos. Los regímenes que se han declarado marxistas se pueden contar por decenas y hasta hace dos días (históricamente hablando) más de la mitad de la población mundial vivía bajo el malvado yugo de la hidra roja. ¡Qué malos son los comunistas a ojos del neoliberalismo!
Nosotros, con nuestro punto de vista parcial y limitado limitadísimo, nos apropiaremos de la acepción marxista del hombre: el ser humano se define por su capacidad de trabajar, no sólo para sí mismo sino también para los demás. ¿Ven? Todo el mundo puede trabajar y producir algo; incluso los famosetes de tres al cuarto producen algo (aparte de caspa y náuseas), si no ¿de qué vivirían los redactores del Lecturas? Así que, esgrimiendo este argumento, podemos decir que si un humano no ejerce su derecho al trabajo pierde su condición de humanidad y, por lo tanto, su raciocinio e intelecto. Se convierte en un ente gris e indefinido, no muy alejado moralmente de un paramecio.
Y es en este punto cuando tenemos que hablar de esos periodos de inactividad forzosa que en Occidente (con mayúsculas) nos autoimponemos: el domingo y las vacaciones. Estos espacios en el tiempo que periódicamente vivimos deberían ser aprovechados para reposar. Sin embargo podemos comprobar como una y otra vez llegan las vacaciones y el tumulto humano se embarca en una odisea que ríase usted de Homero. El periodo vacacional, la época que ocasiona más divorcios, se convierte en una fuente de estrés y preocupaciones: una obligación más, otro escalón en la cadena de consumo. Y, lo que es más inquietante, una fuente de estupidez antinatural, desnaturalizadora.
La naturaleza, que es muy sabia, también tiene algo que decir al respecto de los viajes. Las aves migratorias recorren miles de kilómetros para trasladarse a latitudes más apropiadas cuando llegan temperaturas extremas. ¿Que hace calor? Pues al norte. ¿Que hace frio? Pues al sur. Ahora comparen estas traslaciones con los movimientos humanos que ofertan las agencias de viajes masivas. ¡Al reves! ¿Conlleva este comportamiento algun percance al organismo? Insolaciones, millones; quemaduras de tercer grado, habituales; indigestiones, a patadas (esas ensaladillas…); extravíos en la nieve, a la orden del día; congelaciones, alguna que otra. La pérdida de toda conexión sináptica y de toda entidad moral se puede observar perfectamente en los hooligan-resorts, como Lloret de Mar o Sant Antoni Abad; estos lugares no son buenos ni malos, pues su esencia trasciende más allá simples conceptos llegando a un estado de inhumanidad que acongojaría a los Primigenios más aberrantes. La situación se hace aún más escalofriante cuando se llega a la conclusión que los seres que se hallán ahí, revolcándose por la inmundicia, no son ni salvajes tercermundistas ni niños de la guerra ni productos de un régimen totalitario, sino simples currantes londinenses o de Sheffield.
La imagen de muchísimos domingosAcabando ya con este hilo mental, nos encontramos con el concepto por todos conocido de dominguero, esa raza de humanoides que sólo existe los días festivos. Su incapacidad para adoptar las más básicas normas de urbanidad se puede ver cuando toman el volante, cuando suben al metro, andando por la acera o incluso comprando el pan. Esta incompatibilidad con la vida moderna no se debe a una rebeldía asocializante sinó al hecho de que, al vivir para trabajar, en domingo no son humanos. No son humanos, son domingueros, son alienígenas que buscan sus almas. Y sus aquelarres malvados se pueden observar en el parking del Pryca o en el de Barajas. ¿Ven como hay comportamientos inexplicables? Y eso por no hablar del fenómeno futbolísitico…
Concluyendo, podemos quizás pensar que Marx tenía razón, y que las personas que no tienen nada que hacer con su tiempo libre se enajenan. LdA les propone que, para curarse en salud, se miren cada mañana al ombligo y digan bien alto: ¡Sí al ocio necio!

Amiguismo Descarado

Hola otra vez, cerruspillos de la pradera setsi-setsual de abajo, queremos presentarles a nuestro amiguito Alan, algunos de ustedes ya lo conocerán; un personaje del que podemos destacar que pese a conducir una Wolkswagen reconstruida y tuneada por él mismo es buena persona. Resulta que el clip que presentó a Notodopublifest ha sido preseleccionado entre más de dos cientos setenta (270) clips. ¡Enhorabuena y ánimo, Alan!

Pinchen el jeto negador de Alan para ver el clip:
artista de amor

Badness Calculator

Visitando el otro día Paréntesis Metodológico, reparamos en un curioso detalle que aparece a pie de página, el Grado de Maldad del Blog. No se asusten, no se trata de un jurado de Personas Objetivamente Malas que opinan sobre la bondad de sus posts diarios o la categoria moral del webmaster en cuestión. Es evidente que esto resultaría harto compilcado ya que topariamos de pleno con el archiconocido debate que siempre suscita la dualidad bien/mal y todas las piruetas filosóficas que ello conlleva y que para nada queremos tratar en este momento.
Se trata de algo mucho más científico (¿?), un ingenio numerólogico que actua a modo de Calculadora del Mal denominado Gematriculator, una ciberaplicación kabalística que asignando números a cada una de las letritas que ustedes teclean determina a un nivel cosmólogico y sobrenatural si sus bitácoras son buenas dentro de la concepción hebréica del universo. Parece ser que hartos de buscar enigmas chungos y mensajes altamente encriptados en textos bíblicos mediante la gematría, los sabios de esta logia han decidido compartir con todos nostros su infalible método que asegura resultados ‘absolutamente correctos’.
Ahora y gracias al Gematriculator ya pueden saber cuan malos son, nosotros como seres de luz y amor, somos un 71% buenos y en consecuéncia un 29% malos.

This site is certified 71% GOOD by the GematriculatorThis site is certified 29% EVIL by the Gematriculator

Rap Buchanan

Hay gente que viene a este mundo tocada por las musas, dotada de una capacidad innata y semidivina que les permite convertirse en artistas multidisciplinares capaces de atreverse con cualquier reto que se les proponga. Y uno de estos seres planodéudicos es sin duda David Hasselhoff.
Hace unos dias les anunciábamos el regreso de dicho personaje con una versión cinematográfica de El Coche Fantástico, en la cual además de llevar a cabo las tareas de productor se encargará de dar vida al sustituto del malogrado Devon. Pero el lifeguard más entrañable de la televisión aún se guardaba una carta en la braga nautica, un proyecto musical que da un giro sorprendente e inquietante a su ingente carrera como cantante. Y es que, lamedores y lamedoras, el artista antes conocido como David Hasselhoff digievoluciona a…

Hassle the Hoff

¡Sí señor! A instancias de su vecino y sin embargo amigo Tracey Morrow aka Ice-T, nuestro Knight Rider favorito deja la guitarra, el cinturón y el Rock de regusto germánico para abrazar el Hip-Hop. E incluso ¡saca un disco! Según el veterano-LittleRichardWannabe rapero ‘The Hoff sorprenderá a la gente con sus habilidades y humor rapeantes’, y nosotros no lo dudamos, señora. De hecho contamos las horas que faltan para ver la transmutación de David a The Hoff, realizando alguna enérgica coreografia de video-clip urbano, con los pantalones medio bajados (tanto física como metafóricamente), las cadenas de oro y una corte de damiselas super-jamonas que detrás de él se contonearán (¿convulsionarán?) al compás de una caja de ritmos; aunque a esto último ya está acostumbrado.
Y pensar que antaño se codeaba con los Manówar… no somos nadie.
Para las fans
Pinche aquí para ver a Mitch del amor

De Chiquito a Tadanobu Asano

Chiquito y amigo¡Hola amigoides del amor y la saliva! Estamos seguros que ustedes, como buenos conspiranoicos de esos que se leen los artículos sobre Mothman de la Más Allá, son conocedores de la fantabulosa teoría de las seis (6) personas. Y si no se la explicamos y punto: ésta nos dice que se pueden establecer relaciones entre dos (2) personas cualquiera de este planeta a través de un máximo de seis (6) individuos. ¿Inquietante, verdad? De alguna forma, TODOS estamos relacionados en apenas unos breves pasos. Ya tienen algo que cavilar mientras miran las musarañas.
Para ilustrar tan peculiar hecho infracultural les referenciamos a este divertido juego de la universidad de Virginia, que emplea la base de datos de la IMBd para relacionar actores mediante los trabajos en los que han colaborado. ¡Diviértanse y no olviden lamerse amenudo!

Conduzca con Jesús

Ambientador¡Hola, amigos! Ustedes, nuestros fieles lectores amorosos, ya conocen nuestra filia por las enajenadas conversaciones ajenas. Y es porque la gente, por regla general, habla de tonterías. ¿No se lo creen? Pues para convencerse echen una ojeada a este blog.
El tunero, ese personaje que todos tienen en mente y que La Rubia Montoya diseccionó con la precisión de un bisturí y la fuerza de un mazazo en Badalona Tuning. El tunero, decíamos, es de por sí una fuente inacabable de estereotipos barrocos y una conversación tunera es, si más no, recargada (aunque previsible). Así que cuando de la boca de un joven conductor de Honda Civic surgen las palabras ‘… ayer hice que me lo bendijesen…‘ no podemos hacer otra cosa que maravillarnos y fliparnos ante tal crossover de conceptos absurdos. Tuning y cristianismo, cristianos tuneros, grandioso. Una vez captada la esencia de la conversación, que era casi un monólogo, pudimos deducir que el tunero cristiano estaba persuadiendo a su interlocutor para que él hiciese lo mismo, predicando con palabras cercanas y familiares: luces, halo (gracias, Andrés), espoiler, yantas, faros; todos convertidos en un arma evangelizadora. La Iglesia, por una vez, se ha modernizado asumiendo que el coche es centro del mundo en el siglo XXI, adelantándose al futuro y acercándose así a las nuevas generaciones de españoles tuneros católicos.
Así que, si ustedes planean retocar el coche, ya saben que cuentan con el visto bueno de la Iglesia y que Jesús, desde el cielo, mirará con benevolencia su coche bendito. Y más aún si, como pertoca a todo creyente, pluriemplea su automóvil como medio de transporte evangelizador-o-matic; todo ello gracias a estos Tunings Católicos

Fame, I wanna lose forever

Hay un nombre, un personaje, un rostro, una presencia que nos acompaña en forma de recuerdo borroso y desdibujado desde nuestra más tierna infancia. Alguien que nos obsesiona y que en cierta forma ha pasado a formar parte de nuestras vidas. Así que hoy, y a modo de catársis reparadora vamos a hablarles de Danny Amatullo .
¿Como? ¿No se acuerdan de él? Seguro que sí, que su memoria al igual que la nuestra tiene la absurda capacidad de discernir entre datos importantes y datos absurdos y , evidentemente, almacenar estos últimos. ¿Y si les decimos que nuestro personaje de hoy no es más que eso, un personaje de la tan emulada serie Fama?. Ahora si que lo recuerdan, pero por si las moscas, esta es su cara:

Carlo Imperato as DannyAmatullo

Debemos decir, en honor a la verdad, que el nombre de Amatullo siempre nos ha hecho mucha gracia y en múltiples ocasiones nos ha servido para bautizar (perdón por el ‘cristianismo’) infinidad de objetos, personas y animales. Pero una investigacion más exahustiva (como es propio de Lametones) nos ha llevado a conocer a la persona que se oculta detrás de este personaje. Carlo Imperato, es el ser que en la serie daba vida a Danny Amatullo, un actor-monologuista-graciosete de esos que hoy andaría haciendo Cinco (5) Hombres.com. Efectivamente, se trata, como en tantas otras ocasiones, de un actor que hace de actor. Por lo visto, y a juzgar por sus cuatro (4) trabajos posteriores, era para lo único que servía, el tío virtuoso. Llega a ser impresionante la brevedad de la carrera de Carlo, en cuya película más destacada trabajó con Kevin Bacon, y eso es lo mejor que ha hecho desde entonces, nada más. No es que pretendamos ser más crueles de lo habitual, pero es que el hombre es TAN loser que, pese haber participado en todas las temporadas de la serie, ni siquiera aparece entre los protagonistas de la base de datos de la IMDb. El pobre no ha hecho ni TeleFilmes, ¡¡¡por favor, ni en Antena 3 podrá aparecer!!!
Les parecerá a ustedes que nunca la Fama fracasó tanto, que no puede haber nadie más mega-loser en la serie. Pues se equivocan, precisamente Leroy Johnson, al que todos recordamos por su singularidad, por sus maillots, por sus cabriolas amorosas de pantera negra, el que menos trabajó como actor desde que acabó con Fama y hasta que emprendió su largo viaje sin retorno. Pero no hablaremos mal de él porque está feo cebarse con los fiambres, eso se lo dejamos a los necrófagos negrófagos. ¡Ánimo, Leroy!
Desde Lametones de Amor sólo esperamos que nuestros fameros patrios, esos seres objetivamente malos, malignos y maléficos de Un Paso Adelante, no den ese traspiés definitivo que les haga estrellarse y que podamos seguir disfrutando de las nefastas interpretaciones de esa cantera de jóvenes actores-bailarines-papichulos-famosetes. ¡Danzad, danzad, malditos!
I wanna fly in the sky

Contra Ataque

¡Hola, amiguitos de amor! Antes de nada, ahí van unas reflexiones acerca del servicio de transporte público urbano. Tanto autobús como metro son medios de locomoción económicos, seguros, más rápidos en distancias cortas y medias, ecológicos y un montón de adjetivos más que hemos leido en los folletos de TMB. Pero tienen un inconveniente, un punto negro, un serio problema: los usan gentes de toda índole. De todos los tipos, oigan: jebis, niños, viejas, modernos, monjas, ciegos, pijos, negros, bajitos, tunos, unicejos, currantes, pajeros, costras… pero los que más nos inquietan son los más malvados y molestos: los que intentan comunicarse y sacar a su interlocutor de ese agradable estado de autismo transitorio.
Según nuestras vivencias, hay dos estereotipos que nos asaltan selectivamente y de forma habitual, y que si los tuviésemos que definir en tres palabras serían ‘vejete lisérgico-brasas’ y ‘nerd-rolero enteradillo’. Es cierto, la variedad no abunda en el mundo de los compañeros de trayecto parlanchines. Pero qué sorpresa la nuestra cuando el otro día, viajando en un autobús urbano-ecológico, un joven sudamericano se sentó relativamente cerca y de una Biblia de bolsillo sacó unas tarjetas que empezó a repartir entre los allí presentes ¡obviándonos a nosotros! Por suerte pudimos escamotear un vistazo a una de las tarjetas que poseía la señora de en frente, comprobando que no era más que uno de esos timos de Pare de Sufrir de la secta cristiana Iglesia Universal del Reino de Dios. En un principio, el hecho de ser ignorados por el freak apologético nos alivió, no eramos carne de evangelización. Pero una vez fuera de peligro, fuera del autobús, nos supo mal no poseer una de esas bellas estampas decoradas con ese pantocrator tan bonito y con frases de alegría para los desperanzados. También es cierto que pensábamos escanearla y mostrársela en su blog del amor a salivazos favorito, una hilaridad para echar unas risas a costa del prójimo (jaja jajota).
Con estos pensamientos rondando por nuestras cabezas verdes y escamosas, con rubios mormones trajeados armados con sus maletines vs testigos de Jehovah que respondían lanzando la Atalaya, se nos ocurrió preparar un ateo contraataque en forma de tarjetas anti-tostones cristianos. ¡Nosotros también podemos repartir basura informativa por el mundo! Así que tenemos decidido perpetrar una visita a una de esas máquinas expendedoras de ‘tarjetas de visita profesionales’ que pueden encontrar en algunas estaciones de metro, esas máquinas que estaban condenadas al más rotundo fracaso desde el momento en que salieron a la calle y que, como mucho, se han utilizado para cachondeo adolescente.
¿Pero que sería de Lametones de Amor sin su vertiente lúdica? ¿Qué sería de nosotros sin nuestros lectores? Pues porque Usted es importante, será Usted quien decida el texto a incluir en las Tarjetas del Amor. Así que, anímese y participe, porque como PREMIO el ganador se llevará nuestro agradecimiento y todo lo que hallemos debajo del sofá cuando barramos el sábado.

Jesús dice: Lametones de Amor mola

1984 : El Gran Hermano Ronald

Inspirando confianza¡Ya está aquí, ya llegó! La nueva entrega de Lametones de Amor en Semos lo que Comemos. ¡Maravilloso! Si han leido ustedes el título que adorna este post y su perspicacia es mayor que la de una langosta, habrán llegado a deducir que hoy les narraremos nuestra visita a Mac Donald’s, el lugar donde la comida siempre es lo menos importante.
Según la publicidad de la tele los restaurantes Mc Donald’s son una fuente de diversión asegurada. Algo que debe está prácticamente a la altura del Club de la Comedia o 7 Vidas (humor a tutiplen). Y no andan desencaminados, oigan: las nuevas y ridículas ofertas; la tabla nutricional para ver qué nos estamos zampando, en teoría; la ubicuidad de la juventud española que, ante tal despliegue de comida sana, se llegaron a arrancar por Serrat con ‘Mediterráneo’; adivinar de qué está compuesta la salsa de las patatas deLuxe, y, por supuesto, el juguete de plástico tóxico del Happy Meal. Leyendo en los carteles de la M gargantuesca el propio término ‘restaurante’ nos suena a guiño cómico, una hilaridad más para aportarnos felicidad. Incluso en su versión electrónica chilena, la famosa cadena de hamburgueserías nos propone aspectos lúdicos de la nutrición, preocupándose por el consumidor.
Afrontémoslo, McDonald’s es la fábrica de mierda alimenticia más potente del mundo quizás empatada cualitativamente con el Kentucky Fried Chicken. Por eso no podemos hacer otra cosa que maravillarnos cuando la cadena del payaso feliz saca al mercado una línea de productos macrobióticos en forma de Ensaldas Gourmet. No es muy difícil atar un par de cabos mentales e imaginarse a un orwelliano Ronald McDonald, observando impasible y sereno desde la videopantalla, recitando los lemas del Partido. ‘La guerra es paz’ (¿les suena?), ‘la libertad es esclavitud’, ‘la ignorancia es fuerza’ y ‘McDonald’s es sano’.
Respecto la ensalada en sí, no podemos más que decir que, en contra de lo esperado, es una ensalada. Eso si, le han intentado dar un aire de sofisticación añadiendo tomates cherry (en vez de tomates), lechuga Iceberg (en vez de lechuga) y un toque de remolacha auténtica para que tenga color. Encontramos también trozos de pechuga rebozada de genuino pollo de granja y queso a discrección. Mención especial necesita la Salsa para Ensalada Caesar McDonald’s* que se nos adjunta en un sobre-dimensionado envase de 75mL; al desparramar el engrudo vemos que por fin la basura alimenticia se hace presente e inunda todo nuestro oasis pseudovegetariano, dotándolo de ese sabor a falsa vinagreta tan fast-footero. Y si, señores, aquí está el truco, el contenido energético del sobrecillo de salsa es el equivalente a 1.5 (uno punto cinco!) Bic Mac’s en forma de aliño hipercalórico.
A parte del exagerado precio (4.50 $), debemos destacar también el envase. Las mentes pensantes del Imperio de la Hamburguesa han decidido que un producto de tan alta gama debe estar contenido en un lujoso plato de plástico negro y consistente, nada de espumillas falsas o de vasos de plástico transparente, ahora ya podemos comer con plato, cuchillo y tenedor. Ante semejantes cambios, ignoramos si lo próximo será reorganizar y decorar los ‘restaurantes’ según las reglas del Feng Shui.
Así que ya saben, sustituyan su aburrido plato de acelgas hervidas por un festival de vegetales felices. Si quieren llenar su estómago engullendo las calorias de 2 (dos) Big Mac?s y a la vez tranquilizar su conciencia por haber comido únicamente una sana ensalada, Ronal McDonald les espera con los abrazos abiertos.

*Ingredientes de la Salsa para Ensalada Caesar: Agua, aceite vegetal, vinagre, queso madurado semigraso (contiene conservador E1105,7%), azúcar, almidón modificado de maiz, mezcla de especias (pimienta, orégano, cebolla, sal y dextrosa), yema de huevo, aceite de oliva virgen extra, proteinas de leche, salsa Worcester (vinagre de malta, melaza, agua, cebolla, sal, tamarindos, especias, ajo, zumo de limón), ajo, ácido láctico, sal, estabilizador E415, aroma de romero y ácido cítrico

Monjas en la Carretera

Las tres nuevas¡Hola, amiguitos de la pradera del amor carnal! Imagínense viajando por la A-7 con su automóvil mutante, sobrepasando con holgura el límite de velocidad, cuando reparan en una descomunal valla publicitaria que siniestramente reza: La vida es corta, la eternidad no. Esto, que bien podría ser una apología del accidente o un mensaje de mal rollo ministerial, es la agresiva campaña publicitaria de las Hermanas Adrianas; en Estados Unidos, por supuesto Everything counts in large amounts
La noticia la leimos ayer, mientras esperábamos que se restableciese por enésima vez Zona Libre, en la sección de religión del único fanzine diario (de la que nos declaramos adictos posesos). Resulta que las Hermanas Adrianas se cansaron de esperar sentadas nuevas vocaciones, y decidieron gastarse una pasta gansa en promocionarse en radio, televisión, periódicos, carreteras y en su página web. Con esta campaña ya han captado tres (3) novicias, que han sido investidas por la Madre Superiora Janet Capone en persona. Y es que da gusto ponerse bajo la responsabilidad moral de una persona con ese nombre.
Como creemos tener una (1) lectora del sexo femenino, no podemos dejar de recomendarle que visite (virtualmente) a las Hermanas, que comparta su sabiduría en forma de FAQ, que se zambulla en los misterios de una vida de meditación y abstinencia. Y, quién sabe, quizás escuche la llamada del Señor y pase a engrosar y rejuvenecer las filas de esta congregación, cuya media de edad es de setenta y un (71) años. ¡Ánimo, mozas!
Una sola pega al excelente diseño web del sitio, hemos echado de menos en la sección links un enlace a nuestra página para jóvenes cristianos favorita: The Truth for Youth y sus adoctrinantes tebeos.

Página 1 de 2

& Creado con WordPress &