Lametones de Amor

Una llamada a la incorrección en agradables tonos pastel

Mes: Enero 2004

De OT a GH VIP

>¡Hola, pequeñuelos! Ahora dirán de nosotros que a toro pasado todo el mundo sabe por dónde va la cornada, que somos adivinos a posteriori, que somos unos peleles y pelagatos que perdemos los papeles, pero sabíamos que en Gran Hermando VIP veríamos de nuevo a Juan Camus, virtuoso del fracaso. Si quieren visitar la página oficial de Juan Camus pinchen en la foto que aparece en la parte inferior de este articulito.
¿A qué no lo conocían?Hablando siempre dentro del concepto triunfito, tan representativos de la juventud española y por lo tanto de nosotros mismos, quizás y sólo quizás Vicente Segui sea un tipo más desafortunado que nuestro Juan. Hay que decir que éste se lo ha buscado y se veía venir de lejos, año y medio para ser más preci(o)sos, pues los seguidores de OT a caido exponencialmente edición tras edición. Probablemente sea por la falta de identificación de la audiencia con los representantes de la segunda y tercera edición, que atufaban a modelo del Corte Inglés a leguas, en comparación con los de la más popular OT1 que se podían ver más como colegas del barrio o la tonta del tercero segunda (o uno mismo). No crean que Juan Camus no ha trabajado duro para llegar tan abajo. El disco que se tuvo que financiar él solito y del que decidió sacar cien mil (100.000) copias, en nuestra modesta opinión no estuvo bien producido, y eso que con esos manierismos y sus declaraciones de idolatría a George Michael podría haber tenido su público loca, podría haber sido el Miguel Bosé de OT1 abriendose camino a golpe de voz en un programa tan hetero y tan español. Por lo visto los productores de Juan Camus no consideraron el público gay como un mercado lo suficientemente amplio o no lo consideraron a secas y sacaron un disco dirigido a las mismas mojigatas que después comprarían el disco del Bustamante, que no tragaron. Según la discográfica se vendieron un total de treinta mil (30.000) ejemplares, lo cual puede significar que el círculo de amistades de Juan Camus es amplísimo. Ahora lo vemos metido en este progama que se nos antoja destinado a estrellarse estrepitosamente, aunque puede que lo salve Crónicas Marcianas que no pararán de hacerles la retro-publicidad que se hacen estos programas unos a otros, y es que llevan así años: desde Gran Hermano 1.
Pero no todo pueden ser descalabros en esta vida. Nuestro protagonista a sacado a la venta su segundo disco Exit, título que augura su destino en la casa de GH VIP, sea por su traducción al inglés o al catalán. Juan Camus ha conseguido además estabilidad en el plano personal y emocional: se comenta que actualmente vive con y es pareja de Jose Manuel Parada. ¡Ánimo Juan!

La mejor sección la del Llongueras

Kinder Happy Hippo

Amanda Gamera
Una vez más nuestros amigos de Kinder se han vuelto a superar en el siempre competitivo mundo de las galletas. Confieso que en un principio me resistí a probarla; a priori la forma de hipopótamo pretendia ser graciosa sin embargo a mi me transmitía un mal rollo intrínseco que se vio confirmado con la posterior cata de la galleta. El color y la textura podrían llegar a recordar a esa especie de pseudoalmendra grandota rellena de crema chunga y recubierta de galleta que elabora Doña Jimena y que aparece en nuestras casas en épocas navideñas. Pero nada que ver con este entrañable producto del que seguro daremos buena cuenta en esta sección, el Happy Hippo es demasiado inquietante en su sabor, tanto que, a pesar de su ridículo tamaño, ni siquiera te dan ganas de repetir.

Casimiro Godzilla
De verdad les digo que estaba predispuesto a que me gustase esta mierda, principalmente por su absurda estética de hipopótamo albino y porque parecía prometer un nivel de empalagamiento sólo comparable a un sangüich triple de nocilla y leche condensada. Y sí, es empalagoso y dulce del copón, con una galleta de textura algo similar a la del Kinder Güeno y una lefa interior cuyo sabor bien se podría describir con el sangüich anteriormente citado. Pero el balance general es que resulta ser una puta bazofia: ridiculamente pequeño, las almedritas se caen (o escapan) sólo con mirarlo y bochornosamente caro. Ni siquiera resulta placentero decapitar o mutilar al hipopótamo a dentelladas.

& Creado con WordPress &