Vuelva al inicio

25
Junio
2009

Michael Jackson está muerto

Hola, amiguitas y niños. Es posible, españoles, que si están ustedes trasnochando, con el sueño roto y atravesado por la cruel lanza de la eliminación de la selección de fútbol, hayan leido ya esta noticia tardía: JACKO WACKO HA MUERTO. Ni siquiera nos hemos puesto a comprobarlo: nos da igual. El Periódico de Catalanes dice que sí, El País de progres dice que no, nosotros leemos la noticia en TMZ; pero a nosotros nos da igual. ¿Saben por qué? Les vamos a decir porqué. Michael Jackson lleva quince (15) años muerto porque en realidad nunca pudo superar la disgregación de Nirvana. Así era Michael, sensible como un niño animalito.
Pero para qué vamos a engañanarnos, el único interés que tenemos en esta noticia es el de pasarles por la cara nuestras dotes de videncia, ya que Amanda predijo la muerte del rey del blanco y negro hace cuatro (4) meses, concretamente en este comentario. Insistimos que no hemos confirmado, pero ahora mismo, a las 00:27 (doce y veintiséis) la mitad de las fuentes confirman el deceso. Esperamos el día de mañana con ansía, sobre todo para regocijarnos en el ruido y el olor de la pólvora del bulo ardiendo a toda velocidad por internet como esto sea una trola monumental.
Queda dicho.
En la Wikipedia aún sigue vivo, son las 00:29 (doce y veintinueve). Actualizamos y, ¡oh grata sorpresa! Jackson ha muerto para la enciclopedia comunal y por lo tanto para la sabiduría en internet. ¿Estará la noticia publicada ya en el Meneame y otros agregadores de noticias pseudodemocráticos? ¡Qué duda cabe!
En la calle suenan petardos, los últimos restos de un San Juan pagano y ácrata. Tal vez sean salvas para un ídolo caido en desgracia, al menos en las imaginaciones más turbulentas pueden llegar a serlo.

Michael protagonizando uno de sus singles más exitosos

Michael protagonizando uno de sus singles más exitosos

Actualización de las 00:52 (doce y cincuenta y dos)

Ahora El País también dice que Michael Jackson ha muerto. Si lo dice tan honesto periódico no puede ser mentira. Buenas noches, dulce príncipe.

8
Junio
2009

Surfin’ Jerusalen

archivado en en la categoría Historias de Amor   etiquetas |

Grandes Milagros

Aloha, güinipús, volvemos a traerles el lado más sobrenatural de la Biblia de mano de nuestro dios favorito: el único e inimitable Jesús de Nazareth. En esta ocasión analizaremos un milagro de bella factura y de gran calado social en el que el judío todopoderoso impone Su orden a la naturaleza y manda a las aguas sostenerle en medio de un tormentoso mar.
Tal y como se cuenta en Mateo 14 (catorce), Juan 6 (seis) y Marcos 6 (seis), Jesús acababa de realizar el milagro de los panes y los peces cuando mandó a sus discípulos a embarcar rumbo a la otra orilla del lago junto al que yacían porque Él deseaba despedir a la multitud que acababa de alimentar. Imaginamos que como buen relaciones públicas que debe ser cualquier Mesias durante el proceso repartió por doquier el equivalente contemporáneo a tarjetas de visitas: sanaciones de leprosos. De este modo se adentraron en las aguas los doce (12) jóvenes hombres aun sorprendidos por las inimaginables cualidades de Jesús para la comida rápida, mas para su desgracia no taradaron los vientos en levantarse y la otrora tranquila superficie del lago tornóse bravía y peligrosa como las puertas del Corte Inglés el primer día de las rebajas.

Viendo que sus amados discípulos la estaban pasando putas canutas, Jesús decidió llegar al barco para ayudarles y apareció entre ellos en el fragor de la tormenta andando sobre las aguas. Los acongojados seguidores pensaron entonces, entre gran griterío semihomosexual, que se les había aparecido un fantasma pero el Creador Hijo les corrigió diciendo: “no temáis, que soy el Jesus”. Sin embargo esto no apaciguó a Pedro, que exigió como prueba la misma capacidad extraordinaria para acercarse a Él en medio del temporal.
El Maestro, que para esto de las pruebas de fe no tenía un criterio sólido, animó a su incrédulo discípulo a darse un garbeo por la olas gracias a Su poder sobrenatural. Pedro accedió, olvidando como un Mulder cualquiera su inicial escepticismo, y empezó su antinatural andadura hasta que a los pocos pasos flaquó su fe y se hundió como una piedra (de ahí su nombre); por suerte estaba ahí el Todopoderoso para echarle una mano y de paso una bronca de aúpa diciéndole: “tu carencia de fe me resulta molesta”. Fue entonces cuando el humilde Mesias entró en el barco en el que se acumulaban sus acongojados discípulos y se calmaron milagrosamente los vientos y tuvieron el resto de la travesía en paz y amor.

In God we Surf

In God we Surf

Por el poder de Bryan Wilson

Si hay en la Biblia un milagro psicotrópico es sin duda éste, en el que los discípulos de bajona se regozijan mediante el divino poder del Primer Surfero. Además, se violan en el varias leyes físicas, no solo concernientes al propio Jesús sino también a su amado Pedro, y se comanda a los elementos sometiéndolos a lo voluntad del Altísimo. Cabe señalar sin embargo que la trascendencia de este hecho maravilloso es más bien secundaria y accesoria, quedando relegado a la categoría de anécdota milagrosa y más aún comparado con sus anteriores actividades.

Dificultad técnica: ♥ ♥ ♥ ♥
Grado de sobrenaturalidad: ♥ ♥ ♥
Nivel de populismo:

Nuestra valoración: 6.2